Adoctrinamiento en los programas de orientación juvenil en Cuba

Yenisel Rodríguez Pérez

Del programa "Talla Joven"
Del programa “Talla Joven”

HAVANA TIMES – Pocos son los sinónimos del término “joven” que no refieren situaciones de inmadurez, inexperiencia o aprendizaje. Esto justifica el despotismo de los adultos sobre la cultura juvenil, auto-asignándose la responsabilidad de moldearlos según criterios ajenos a los intereses de aquellos, principalmente en el tema del “sexo seguro”.

Los programas televisivos de orientación juvenil constituyen el escenario paradigmático donde se construye este discurso oportunista del “sexo seguro”. Amparados en la necesidad real de disminuir los problemas epidemiológicos de las infecciones de trasmisión sexual como el VIH, y los embarazos precoces o no deseados, se construye una retórica que va más allá de lo didáctico e instructivo.

La simulación y la hipocresía son ingredientes básicos de estos programas donde cada emisión es un intento por coaptar, domesticar y adoctrinar el mundo de vida de los jóvenes, confundiendo responsabilidad con sometimiento.

Castrar, castrar y castrar, es la consigna silenciosa de estos espacios, opacando lo sagrado, asombroso y apasionante de la sexualidad y el sexo.

El tono de la voz, las poses y los gestos que asumen presentadores, invitados y entrevistados en la calle, todos jóvenes, revelan la escasa identificación de los implicados con los contenidos que comunican.

Muchos de los conductores usan estos espacios como escalones intermedios para acceder al mundo de la televisión y el cine; pagan cualquier precio por lograr sus objetivos, inclusive el de falsear su propia identidad generacional.

Aunque los programas de orientación juvenil influyen poco en el imaginario de los jóvenes, sí logran reforzar el discurso prejuiciado y sesgado de muchos padres, tutores o maestros, legitimando indirectamente prácticas autoritarias y paternalistas, precarizando aun más el diálogo intergeneracional en nuestra sociedad.

Programas como “Conexión” “Talla Joven”, “Noticiero Juvenil”, entre otros, abordan la sexualidad y el sexo con nombres médicos, estupidizan los debates, y extinguen el componente enigmático y herético del erotismo. De esta manera, queda descartada una auténtica cultura de autoconocimiento, la relación crítica con lo desconocido, y la aprehensión del cuerpo vivido.

Un ejemplo típico lo tenemos en el programa “Conexión”, que a pesar de presentarnos una escenografía sugerente inspirada en el arte urbano y la cultura pop, sumerge a sus invitados, muchachas en su mayoría, en un cuestionario autobiográfico homogéneo.

Finge validar los aspectos contraculturales y libertarios en la historia de vida relatada, mientras el cierre del presentador restituye de manera solapada el paternalismo gubernamental.

Ante un panorama demagógico de esta naturaleza, debemos asumir una actitud de subversión y crítica profunda. Desenmascarar las estrategias colonizadoras de la llamada “orientación juvenil”, sobre todo de estos programas que atacan la realización soberana de la sexualidad juvenil y su imaginario todo.

Sumémonos a las estrategias de resistencia que los jóvenes desarrollan para desacreditar estos espacios, y en colaboración con ellos, a partir de concesos democráticos, establezcamos una mediación reflexiva que permita reciclar la dominación, dejando en el tamiz lo auténticamente educativo e instructivo que pueda sobrevivir en estos espacios.

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.


3 thoughts on “Adoctrinamiento en los programas de orientación juvenil en Cuba

  • el 24 octubre, 2014 a las 7:54 am
    Permalink

    DE este tema creo que escribiré, resulta muy interesante que en Cuba la mayía de los casos de infección por ITS está por debajo de los 30 (aunque aumentó el índice de infestados que pasa los 55 años), además, el asunto del embarazo está creciendo en las adolescentes.

  • el 23 octubre, 2014 a las 11:09 am
    Permalink

    ….lo del sexo seguro para evitar enfermedades y embarazos no deseados es un tema bien serio que debe ser tratado como tal…no entiendo de que otra forma propone el autor que sea tratado este tema…tampoco entiendo de que forma estos programas pueden atacar la realizacion soberana de la sexualidad juvenil…su objetivo es solo educar e informar…la decision de como,cuando y donde ejercer la sexualidad ya depende de cada individuo en particular….

  • el 23 octubre, 2014 a las 8:34 am
    Permalink

    Yenisel te creo, pero no aclaras, cito:

    “abordan la sexualidad y el sexo con nombres médicos, estupidizan los debates, y extinguen el componente enigmático y herético del erotismo. De esta manera, queda descartada una auténtica cultura de autoconocimiento, la relación crítica con lo desconocido, y la aprehensión del cuerpo vivido”.
    Que aborden la sexualidad con nombres médicos no es en sí mismo malo, ¿con qué lenguaje te parecería que funcionaría mejor?, no queda claro en qué sentido y cómo estupidizan los debates y tampoco como extinguen el componente enigmático y herético del erotismo.
    Te creo, pero las maneras en que se hacen estas cosas, son a mi modo de ver lo mejor de tu denuncia y sin embargo no aparece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *