Mi Experiencia en una tienda cubana en USD II

Por Rosa Martínez

Una tienda cubana en USD. Captura de Canal Caribe-Youtube

HAVANA TIMES – Hace poco conté sobre mi experiencia para adquirir una tarjeta en dólares y mi primer encuentro con una de las tiendas que opera con esa moneda, aunque solo electrónicamente.

Debo decir que son muchas las necesidades insatisfechas las que tenemos la mayoría de los cubanos. Y ante esta situación generalmente brota el desespero y la ira. Pero ese sentimiento nos cierra las entendederas, nos vuelve agresivos y nos impide ver la luz… que puede estar tan lejos, pero quizás no.

Fue justamente eso lo que sucedió conmigo en mi primer choque con el mercado en moneda dura que existe en la ciudad de Guantánamo. Ahora ya son dos, pues inauguraron otro en Paseo, una de las calles más concurridas de la urbe.

La ira no me permitió enfocarme en mi objetivo principal durante aquella primera visita. Solo quería satisfacer a mi familia con algunos de los bienes más demandados y que ahora mismo solo pueden ser adquiridos en dólares.

Llevo varios días sin café. Y, definitivamente, mi espíritu de madre impaciente, trabajadora incansable y mujer batalladora necesita de ese polvo prodigioso para sobrevivir.

Así que, señores, no me queda más remedio que volver…

Volver, volver, volver…

Pero antes de salir de casa hice lo que me ha aconsejado tantas veces una amiga psicóloga:

“Deja enfriar la ira. Cuando te molestes, deja que pase el enojo. Después, más calmada, podrás comprender mejor por qué la gente actúa de una forma o de otra forma.

Decido seguir los consejos de la psicóloga, dejo enfriar mi cólera y entro a la tienda Los Muchachos con otra visión. Voy acompañada de una amiga.

Llego calmadamente, no corriendo como casi siempre estoy. Ofrezco un saludo a la entrada y recibo una sonrisa como respuesta. No sé si es que estoy muy optimista o las dependientas son así de agradables y hasta hoy me percato de ello.

Me detengo a mirar unos precios por aquí, otros por allá. Mi compañera y yo bromeamos sobre algunos productos que estamos seguras nunca probaremos ni en esta vida ni en la otra. De ninguna manera alguien podría pagarlos ni con ayuda del exterior, me digo. Pero y entonces ¿cómo los estantes se vacían tan rápido?

Bueno, mejor me olvido de esos precios exorbitantes, hay que seguir la terapia… Seguimos caminando por el enorme mercado. Enorme en realidad no, el de Santiago sí que lo es…

¡Por fin vi el café!

Finalmente veo el cafecito, que, por cierto, es de una marca completamente desconocida para mí. Espero que me guste.

Dice mi amiga que no tiene un sabor tan fuerte, pero mejor que el cafetín claro que sí. Dudo un poco, pues cuesta casi 4 dólares (por 250 gramos). No hay de otra: o lo compro o sigo acompañando mis mañanas con té de cuantas hojas encuentre por ahí. Esas infusiones serán muy saludables… Pero, qué va, nada se compara con ese sorbo aromático cada mañana.

Pues fíjense, la compra del día resultó agradable, hasta buena podría decir. Incluyó pasta dental, jabón de baño y una colonia barata -una ganga, considerando el resto de los precios, claro.

Fue una jornada casi perfecta. Casi, porque cuando iba de salida tuvo que ir una señora mayor a pedirme, implorarme, que le comprara unos juguitos para un nieto que tenía enfermo en casa. Según dijo me los pagaría a como estuviera el dólar en la calle.

Su mirada bastó para recordarme que por más que comprenda el objetivo de estas tiendas. Por más que me acostumbre a lidiar con esta moneda declarada enemiga con anterioridad. Por más que necesariamente deba volver aquí… no dejarán de irritarme nunca.

Lea más escritos por Rosa Martínez aquí.

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.

Rosa Martínez has 148 posts and counting. See all posts by Rosa Martínez

2 thoughts on “Mi Experiencia en una tienda cubana en USD II

  • Para un cubano son humillantes esas tiendas, pero un país que depende del turismo no se ha preguntado cómo comprarán los turistas. Dicen que admiten tarjetas de crédito pero que no sean emitidas por bancos americanos. ¿Cómo un turista americano puede comprar un desodorante? ¿Van a ir de turismo a hacer colas de horas? ¡Qué país!

  • Me has devuelto la esperanza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *