Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES – Imágenes de la ayuda humanitaria que ofrece la USAID a países del tercer mundo llegan a mis perplejos ojos a través de un programa televisivo cubano, después de una semana de maniobras del gobierno cubano contra las becas de World Learning (por recibir fondos precisamente de este organismo).

Un video-clip que agrupa a gran cantidad de artistas, sobre todo, estadounidenses, cantando el hermoso tema Everybody hurts, de REM, fue mostrado este domingo en el programa Todo Pop, del canal Habana.

Varias de las secuencias del audiovisual mostraban sacos de alimentos entregados a personas necesitadas, al parecer en África, con el rótulo bien visible de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Tal incongruencia de mensajes al interior del sistema cubano no es nada nuevo, mucho menos en los medios, los cuales a la par que mantienen el obsoleto discurso seudoestalinista, promueven la estética superficial, consumista y elitista, común en cualquier otro país capitalista.

Mientras el sistema se desgasta en sacar de sus aulas a los estudiantes universitarios y preuniversitarios, para hacerlos denostar públicamente a la Usaid  con histéricos comunicados y consignas, el país continúa su proceso de actualización que lo aleja cada vez más de las pretenciones socialistas.

Es conocido que esta entidad recibe directrices estratégicas del Departamento de Estado, pero si el gobierno cubano trata ya directamente con tal Departamento, y anhela una mayor presencia estadounidense en la economía nacional, inevitablemente llegará el momento que acceda a tratar con la USAID, que es la institución de ese país que distribuye la mayor parte de la ayuda exterior de carácter no militar.

Lo que quiero señalar aquí es que todo este montaje estatal (con Iroel Sánchez incluido) no tiene un verdadero componente anticapitalista ni intenta ser fiel a no sé qué principios ideológicos, sino que pretende un modelo de relacionamiento con los EE.UU. que pase de manera exclusiva por el gobierno cubano.

Así, las mismas becas de World Learning, pero manejadas por la élite cubana, dejarían de ser inmediatamente contrarrevolucionarias, si fueran a beneficiar a los hijos y nietos de quienes todos sabemos.

Ahora, no solo el gobierno cubano tiene sus conocidos planes de perpetuarse en el poder al margen de los procedimientos democráticos. Los intentos desestabilizadores de grupos de poder en el gobierno estadounidense no han cambiado ni cambiarán, por más que Obama modifique las estrategias y las ponga a tono con los nuevos tiempos.

A través de áreas como la Educación, los agronegocios, la Cultura, y muchas otras, privados y estatales en EE.UU. buscarán influenciar políticamente la Isla, y esto lo harán de manera pública o encubierta, según cada caso.

Lo cierto es que es muy probable que ninguno de los dos gobiernos esté a favor de intercambios no mediados, directos, entre personas y colectivos radicalmente anticapitalistas en ambos países. Ninguno de los dos gobiernos está dispuesto a ceder en sus intereses (que son poderosísimos).

Creo que aquel becario cubano de la World Learning que compareció en la Mesa redonda fue muy valiente al negarse a afirmar que había sido manipulado. Y se lo dijo a Randy en su cara, en vivo, en la TV nacional, que no es poca cosa.

Casos de corrupción, de fraude, de no transparencia, de manipulación, también se conocen, y es algo que lacera la legitimidad de muchas personas y proyectos. Pero ¿está el gobierno cubano exento de estos casos? por supuesto que no.

De manera que en un entorno tan poco libre, transparente y democrático (como es el entorno mundial y el cubano), todas las partes oponen su cuota de razones. Pretender esa pose purista que reclama el gobierno cubano es, cuando menos, ingenuo, ya que, como dice el tema musical de REM (ahora con sacos de la USAID en la TV cubana): everybody hurts… some time.

 

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

19 thoughts on “La USAID en la TV cubana

  • Excelente!!! En JR también publicaron una entrevista de uno que fue a la beca de marras y viró de lo más campante (http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2016-09-28/la-edad-de-la-inocencia-3/). Pero hay que tener en cuenta que los que dirigen el trabajo político ideológico en Cuba no son los más inteligente y hay poco material real. Así que les dió por eso, y sería bueno saber cuánto dinero se gastó en tanto acto….ah, pero como dice hoy (14/oct) Granma: no hay dinero para que biocubafarma produzca todos los medicamentos necesarios ¡¡¡incluyendo Salbutamol!!!

  • Gracias por la revisión. Ya pedí al editor que corrigiera mi falta.

  • Fe de erratas:
    Donde dice “pretenciones” debería decir “pretensiones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *