Desmembramiento de la familia cubana

Irina Pino

Con mi familia en La Havana Vieja.
Con mi familia en La Havana Vieja.

HAVANA TIMES — Cuando una amiga me habla de desmembramiento familiar, veo el retrato de mi familia: los que se han quedado en el país, los que se han marchado, y los que se preparan para decir adiós.

Los hijos de mi sobrina Catherine, menores de diez años, se adaptarán mucho más rápido a una lengua foránea, empezarán una nueva escuela, tendrán amigos. Del mismo modo, cuando crezcan, adquirirán otras costumbres y modo de vida. Sus padres tendrán que trabajar duro, en lo que aparezca, pues la ayuda del abuelo no bastará.

Mi hermana, se fue hace poco para Las Vegas, su salida fue por reunificación familiar, ahora sus hijos deben cuidar de ella, porque está enferma y no puede trabajar. Creo que se siente triste, el cambio ha sido muy fuerte, su esposa se ha quedado en Cuba, y debe esperar a tener la residencia para reclamarlo.

Solo nos quedamos en Cuba mi madre, mi hijo, y yo. Hace seis meses mi padre murió; por suerte para él, ya que no tendrá que enfrentarse a ver esta última fragmentación, desmembramiento o como quiera llamársele. Algo que duele, y dolerá, a medida que se acerque el momento.

Allá tengo al tío Carlos, un señor misterioso, alguien que no conozco personalmente, y que nunca ha escrito una carta siquiera; a mi abuela Teresa, que reposa en un desolado cementerio; a mis primos, verdaderos estadounidenses; a mis dos sobrinos, que nacieron en mi casa y ayudé a criar; a mi tía Aurora, una mujer insuperable, que nunca adquirió la ciudadanía de los Estados Unidos, pero que no escatimaba de su bolsillo para ayudarnos, ahora es anciana y vive en un Home.

Aurora fue una de las primeras que regresó a vernos, en la época en que James Carter abrió los viajes de la comunidad cubana, para que la gente se reuniera con sus familiares, después de muchos años de separación. Pienso que los recuerdos y la alegría del reencuentro siempre son superiores al contenido de las maletas.

Todas las personas son libres de buscar su camino. Las vidas cambian, las personas se adaptan, pero todos somos hijos de la misma tierra. Las familias cubanas se han roto, están regadas por todo el mundo, pero cuando se juntan se aman y aman a su país, aunque lo hayan dejado.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 254 posts and counting. See all posts by Irina Pino

11 thoughts on “Desmembramiento de la familia cubana

  • Es un tema cada vez más común para cualquier familia cubana, en mi casa vivíamos hasta 7 personas de tres generaciones, y de pronto, casi en un suspiro se quedó vacía, mi hermana emigró a un país, mi padre anda por otro, otros fallecieron y otros están en planes de irse. En estos tiempos es normal, Cuba siempre ha estado en una burbuja, el mundo actual funciona así, la separación de las familias desde muy temprana edad, lo que sucede que somos más sensibles de lo normal por eso, porque siempre hemos vivido todos juntos, en la misma casa, barrio o pueblo, por eso el cambio es tan brusco luego. La noticia daba para mucho más creo sinceramente, sobre todo cuando habla de que por suerte su padre falleció para no seguir viendo el desmembramiento de la familia, ( como crees que es mejor la muerte a eso?), ya es un tema bastante gastado creo yo, pero que siempre estará presente en la familia cubana, porque ciertamente cada vez son más las que se desbaratan en partes, hasta que lleguemos al punto en que está el mundo actual, y será común ver a un hijo partir de casa a corta edad, estamos en ese aspecto atemperandonos un poco a tiempos actuales, en otras cosas nos falta muchoooooooo, pero todavía seguimos siendo sentimentalistas y apegados a la familia, yo siento que lo soy aún, por eso aún vivo en Cuba, pero cuando miro a los lados y no veo a nadie porque se han ido casi todos (amigos incluidos), o porque están en planes, como que me pregunto, y yo que hago aquí?

    Saludos,

  • Y como mi hermano contestó a las tres, que sí, no lo dejaron estudiar la carrera que él quería. A todos nos jodieron la existencia, a los que se fueron y los que se quedaron. Antes ni podías volver y a duras penas hablar, ahora puedes volver y hablar pero te cuesta un ojo.

  • La tiranía castrista ha cometido todo tipo de fechorías pero el acto consciente separar y dividir a la familia cubana ha sido lo más cruel e inhumano.

    Recuerdan las preguntas fascistas de los formularios de aplicacion de empleo o cualquier otro cosa?
    Tiene creencias religiosas?
    Tiene familiares en el extranjero?
    Mantiene comunicación con ellos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *