Michele Bachmann, médicos, Cuba y ahorros en servicios médicos

Graham Sowa

Michelle Bachmann. photo: wikipedia.org

HAVANA TIMES, 22 feb — Michele Bachmann, representante del Congreso de Estados Unidos, y ex-candidata presidencial del Partido Republicano, dijo que el Gobierno Federal debe disminuir su contribución a la asistencia médica.

Cuando se le preguntó cómo los pobres recibirían atención médica, dijo que los pacientes que no tienen dinero serán atendidos por médicos comprensivos que aceptarán el pago en mercancías, tales como pollos.

La Representante Bachmann se sorprendería al saber que esta solución de pago ya existe, y existe bien lejos de su versión de un mundo en el cual el Gobierno Federal no tiene ninguna responsabilidad de brindar servicios de salud. Esto existe en Cuba.

Por lo que me consta, en Cuba casi todo el mundo que trabaja para el gobierno recibe un salario, incluyendo a los médicos. El sueldo que mensualmente se lleva a casa depende de las responsabilidades de educación y trabajo. Algunos trabajadores pueden alcanzar unos 200 pesos cubanos (10 usd) y otros cerca de 600 o 700 pesos (30-35 usd).

Quizás algunas personas suponen que vivir en el comunismo significa que todos deben ganar la misma cantidad de dinero, pero ese no es el caso. Al mismo tiempo, la diferencia de ingresos que existe es un porcentaje menor que el de Estados Unidos.

Aunque la escala salarial oficial es más igualitaria que competitiva todavía existen fuerzas del mercado “no oficiales” que hacen que algunos puestos de trabajo sean más preferibles que otros.

Como los médicos cubanos no trabajan directamente con dinero en efectivo, y rara vez atienden a los turistas que traen divisas, tienen pocas posibilidades de obtener un extra, por fuera, que les llegue cada mes.

Los regalos que los pacientes entregan a sus médicos, en lugar de dinero, se han hecho muy populares. Imagino que a veces estos se dan como una genuina expresión de agradecimiento y, a veces, esperando pasar por el canal burocrático más rápido que los otros pacientes que esperan en la misma cola.

He visto sobre todo alimentos y productos hechos en casa que han sido entregados como regalos. Pero no es difícil imaginar que a medida que uno sube la escalera de salud hacia los demandados especialistas y las complicadas pruebas de laboratorio esos regalos son un poco más elaborados.

La Calle Reina de La Habana. Foto: Caridad

Así que ahí radica el problema con la solución de asistencia sanitaria para los pobres que brinda la Representante Bachmann: ​​un pollo no te va a llevar lejos.

Tal vez en lugar de abandonar la importante participación del Gobierno Federal en la asistencia sanitaria de los Estados Unidos, deberíamos centrarnos en cómo lograr que el dinero que gastemos se use con más eficiencia.

Deberíamos comenzar por la anomalía, casi única, de la medicina en comparación con los otros puestos de trabajo en Estados Unidos. Es decir que los médicos que generalmente realizan los procedimientos suelen tener más dinero que aquellos que diagnostican los problemas o evitan esos problemas. En resumen: cuestan mucho.

En la mayoría de las otras profesiones, las personas que determinan el problema reciben una prima por encima de las personas que lo resuelven. Estoy pensando en los ingenieros llamados a resolver un problema en una línea de producción, los técnicos leyendo reportes de algún problema con un complicado software que monitorea motores a reacción, y consultores externos que revisan modelos de negocios. Pero en la medicina es al revés, quienes diagnostican el problema ganan mucho menos.

Para comenzar con una participación gubernamental más eficiente en la asistencia médica de los Estados Unidos se podría poner a trabajar más cirujanos para los cuidados de salud pagados por el Gobierno o clientes de Medicare/Medicaid con renta fija. Tal vez incluso podrían lanzar algunos incentivos para encontrar maneras de conseguir los mismos resultados de asistencia médica con menor cantidad de procedimientos.

Algunos de los más exitosos grupos de salud de Estados Unidos, sin fines de lucro, ya mantienen la mayor parte de sus médicos con un salario y raras veces pagan por cirugía. La Cleveland Clinic and Intermountain Healthcare son visitados por millones de pacientes cada año y se presentan como algunos de los pocos modelos de atención a los pacientes, relativamente exitosos, procedentes de Estados Unidos.

Incluso algunos médicos aceptan cada vez más el sistema de pago basado en el salario y están perdiendo el miedo a señalar que sus colegas pagados por cirugías está haciendo menos eficiente al sistema médico estadounidense.

Disfruté especialmente el comentario literario de Abraham Vergese en sus novelas acerca de la disparidad que rodea los diagnósticos médicos contra los procedimientos y las enormes cantidades de recursos consumidos por este último.

En los Estados Unidos, donde nos estamos percatando que nuestro complejo médico industrial es insostenible, deberíamos redistribuir una parte de los recursos usados en pagar operaciones hacia buenos diagnósticos.

Podría incluso cumplir con algunas exigencias de los republicanos, como la presentada por la representante Bachmann para disminuir la cantidad de dinero que el Gobierno Federal gasta en atención médica.

 

Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.


2 thoughts on “Michele Bachmann, médicos, Cuba y ahorros en servicios médicos

  • el 23 febrero, 2012 a las 8:56 am
    Permalink

    Graham es curioso como la solución que propone la señora, ya se da de manera espontánea en Cuba, parece que de tantos años de negación de la realidad por parte del desgobierno postrevolucionario se ve que no son tan diferentes de los políticos que tanto odian, podrían darse hasta la mano y explotar a la clase trabajadora cubana, e incluso a los médicos. Gracias por tu reflexión. Saludos desde el infierno.

  • el 22 febrero, 2012 a las 9:05 pm
    Permalink

    muy gracioso, jaja, es verdad que se ve mucho en Cuba, donde no esta permitido que el medico reciba dinero del paciente, pero dudo que les resuelva el problema a los americanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *