Conociendo a un terrorista en Cuba

Graham Sowa

HAVANA TIMES — He estado en Cuba durante tres años y he conocido patriotas, disidentes, gusanos, y activistas de los derechos humanos. He conocido a comunistas y anarquistas. Creo que una vez tropecé con algunos surrealistas… o quizás solo eran vagabundos sin hogar… De cualquier forma, lo que quiero decir es que en tres años de estancia en este país jamás conocí a un terrorista.

Si usted trabaja para el Departamento de Estado de Estado Unidos probablemente se sorprenda al leer la afirmación anterior.

Definitivamente, yo me sorprendí cuando leí que Cuba había sido incluida en la lista de “Países Patrocinadores del Terrorismo”, en el Informe sobre terrorismo emitido por mi gobierno la semana pasada.

¿Cuál es tu problema Departamento de Estado de Estados Unidos? ¿Es que octogenarios arrastrados de Miami y sus aduladores más jóvenes en algunos escaños del Congreso los intimidaron a mantener a Cuba en esta lista?

¿O realmente sienten que Cuba es una amenaza para nuestra patria? Les juro que: Cuba no es una amenaza para los Estados Unidos de América.

La presencia de militares cubanos existe más en papeles que en la práctica. Las fuerzas armadas funcionan principalmente como una empresa turística y una iniciativa agrícola. El trabajo en la industria del turismo y las propinas en moneda dura son el plan de jubilación de los militares.

La Agencia de Inteligencia de la Defensa de Estados Unidos afirma que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba son “… generalmente incapaces de montar operaciones efectivas por encima del nivel de batallón, y que el equipamiento está, en su mayoría, almacenado y no disponible sin previo aviso.” Así que, muy, muy temeroso.

Cuando pregunto a mis amigos cubanos sobre el servicio militar, dicen que ni siquiera tienen que vivir en barracas o manejar armas de verdad. La mayoría simplemente llegan a marcar su nombre en la lista de asistencia y luego salen.

En la calle veo más banderas británicas y estadounidenses en carros, bicitaxis, frente a las casas, y en la ropa que banderas cubanas. Seguramente, esto sólo puede ser la muestra de una población a la que se le lavó el cerebro para sentir un odio absoluto hacia nuestro país y hacia nuestros valores de libertad, ¿verdad presidente Obama?

El Departamento de Estado continúa usando el “apoyo” de Cuba a los movimientos insurgentes en España y Colombia como una excusa para añadir su nombre a la lista de terroristas. Ambas afirmaciones son erróneas.

El Gobierno español no ve ninguna amenaza procedente de Cuba. De hecho, Cuba ayuda en las negociaciones con respecto a Euskadi Ta Askatasuna (la ETA u Organización por la Patria y Libertad Vasca). ¿Cómo lo sé? En 2011, John Adams, general de brigada de Estados Unidos (retirado del ejército estadunidense) me lo dijo personalmente cuando visitó la escuela de medicina. El resumen de su investigación se puede verse aquí.

En lo que se refiere a Colombia y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias, la participación cubana de los últimos tiempos ha sido solamente la denuncia de la violencia y la promoción de las negociaciones aquí en la Isla. El Gobierno colombiano asistió a las negociaciones recientemente, en abril de este año.

En un mundo en el cual las personas se aseguran con bombas, vuelan terminales de autobuses, estrellan aviones de pasajeros contra edificios de oficinas, disparan en los mercados, y luego publican videos de todo eso en Internet, no existe ninguna justificación para igualar al gobierno de Cuba con terroristas.

En un mundo donde el terrorismo se mide por las profundidades del cráter provocado por la bomba, el radio de explosión, y el conteo de los cuerpos, el Departamento de Estado estadounidense miente a su pueblo cuando nombra a Cuba como nación patrocinadora del terrorismo.

En lugar de separarnos de nuestro vecino geográfico deberíamos conversar con Cuba sobre cómo podemos trabajar juntos para combatir el terrorismo. Cuba propuso dos conversaciones de este tipo en 2010 y 2012. El presidente Obama no respondió.

La Agencia de Control de Drogas de mi país tiene una brillante trayectoria coordinando sus operaciones con la Isla. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas también tiene una relación de trabajo saludable con sus homólogos cubanos.

Si el presidente Obama es consecuente en cuanto a la protección del pueblo estadounidense, debía quitar a Cuba de la lista de estados que patrocinan el terrorismo, y dar a los cubanos la oportunidad de explicar, al menos, sus ideas sobre cómo luchar contra el terrorismo de manera bilateral.

Graham

Graham Sowa: He vivido en Cuba durante tres años. Me gustaría achacar la pérdida de cabello, que se ve claramente en esta foto actual, a los rigores de la vida aquí y a la escuela de medicina, pero probablemente se deba a cuestiones genéticas. Las amistades más fuertes que he hecho durante mi estancia en Cuba han sido con otros autores de este sitio web. La fuerza de esas amistades casi ha restaurado mi fe de que el mundo en la red puede traer cambios tanto fuera de esta como en la vida real. Me he ajustado a utilizar Internet una o dos horas al mes. Mientras tanto he redescubierto cosas tales como pasar páginas de libros, escribir cosas a mano alzada, y tener que admitir que no sé algo en vez de buscar rápidamente la respuesta en Google mientras el profesor no está mirando.

Graham has 83 posts and counting. See all posts by Graham

15 thoughts on “Conociendo a un terrorista en Cuba

  • Bueno, Graham, no es de extrañar. Si te pones a pensar en cómo los estrategas de George W. Bush confeccionaron la lista del “Eje del Mal”, es fácil comprender que muchas veces los políticos de la extrema derecha en EEUU no tienen idea clara de quién es quién en el mundo. Y ahí mismo le sueltan el cañonazo al primero que les parece un poco raro.

  • digo: ¨convenci¨ y ¨convencido¨ my bad!

  • Gael, estoy muy feliz que te comenci, pq no me has comencido nada. Haz me un favor y responde a los argumentos que yo he propuesto. Si no sabes como hacerlo, por lo menos podrias usar sarcasmo un poco mas inteligente. Tus comentarios parace como has perdido el argumento! Gracias!

  • un amigo mio en los EEUU confundio la cara de Camilo Cienfuegos en la Plaza de La Rev. in La Hab. para la cara de Osama bin Laden. El sombrero parece un turbano y tiene la misma barba el dice.

  • Bueno, por lo menos publican algo sensato en es blog. Ya empezaba a pensar que no habia libertad de expresion aqui y solo se expresaban los ultra apatridas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *