Las verdades de Cuba

Por Elio Delgado Legón

Caricatura de 2012 criticando la admnistración Obama por mantener el embargo contra Cuba.

HAVANA TIMES – La primera verdad que algunos quieren ignorar es que en Cuba el pueblo hizo una revolución con las armas en la mano, para derrotar a una dictadura sangrienta y su maquinaria militar, apoyada y sostenida económica y militarmente por Estados Unidos. No se puede olvidar que las bombas que caían sobre las casas de los campesinos en la Sierra Maestra tenían la inscripción Made in USA.

Tampoco se puede soslayar que esta revolución es la continuidad de la iniciada por Carlos Manuel de Céspedes en 1868 y retomada por José Martí en 1895, cuyo triunfo fue frustrado, precisamente por la intervención de Estados Unidos.

Esta última etapa de la Revolución cubana, que culminó con el triunfo del primero de enero de 1959, contó con la participación de todo el pueblo, exceptuando, lógicamente, a los que se hicieron cómplices de la dictadura y sus crímenes, que inmediatamente después del triunfo revolucionario se marcharon del país. Así se extinguió en Cuba la politiquería y la lucha de los partidos políticos por llegar al poder, no para beneficiar al pueblo, sino para llenarse los bolsillos y engordar sus cuentas bancarias en el exterior, preferentemente en Estados Unidos.

Al ser una revolución del pueblo y para el pueblo, que tomó el poder, esta vez sí, para defender los intereses del pueblo trabajador, todo aquel que se oponga con intenciones de retrotraer la historia a la situación imperante antes de 1959, es considerado contrarrevolucionario.

A algunos de esos personajes y a sus amos del norte les pareció muy duro ese calificativo de contrarrevolucionario e inventaron otro más suave, el de disidentes, como si no fuera lo mismo.

Los partidos políticos electorales, lo he dicho otras veces, se extinguieron solos, nadie los disolvió ni los prohibió. El pueblo fue quien, al redactar y aprobar la Constitución de 1976 y lo ratificó en la del 2019, eliminó la posibilidad de crear partidos electorales, pues el Partido Comunista es una organización no electoral.

La Revolución se hizo y se hace para cambiar todo lo que deba ser cambiado, y precisamente, lo primero que había que cambiar y se cambió fue el sistema político, que daba pie a esas pugnas por el poder que tanto daño le hacen al pueblo.

En Cuba, por ejemplo, el sistema capitalista que gobernó desde 1902 hasta 1958 no fue capaz siquiera de mejorar en algo la situación de miseria en que vivía una gran parte de la población, sobre todo en el campo, tampoco se ocupó de la educación, de la salud, de la cultura, del deporte, en fin, de nada que beneficiara al pueblo trabajador. Solo gobernaban para que los ricos se hicieran más ricos.

Por todo eso siento una gran indignación cuando alguno de estos personajes afirma que Fidel Castro fue un dictador, que Raúl Castro fue un dictador y que nuestro actual presidente, Miguel Díaz-Canel, también lo es.

Los que eso afirman, con ánimo de denigrar a la Revolución y servirle de eco al amo del norte, posiblemente no conocieron lo que era una dictadura, de las que existieron muchas, no solo en Cuba, sino en toda América Latina, con el apoyo del Gobierno de Estados Unidos, que se ha destacado siempre por apoyar las causas más innobles en todo el mundo.

Igualmente me causan indignación algunos economistas, que se creen que se las saben todas y comienzan a dar recetas para mejorar la economía cubana, y todas apuntan a restaurar el capitalismo en la Isla.

Pero ninguno habla del daño que nos ha hecho y nos sigue haciendo el bloqueo económico, comercial y financiero, que dura ya casi 60 años, y con la actual Administración estadounidense se ha convertido en una verdadera guerra económica, al desatar una persecución a las operaciones de comercio exterior de Cuba, dificultando a veces cobrar nuestras exportaciones, por no existir bancos que se arriesguen a ser multados por Estados Unidos. Esa es la principal verdad que afecta a la economía cubana y que algunos insisten en ignorar.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

Elio Delgado Legon has 229 posts and counting. See all posts by Elio Delgado Legon

8 thoughts on “Las verdades de Cuba

  • Hay dichos que son un poema: “Las verdades de Cuba”, y es cierto, las verdades de Cuba, donde el gobierno controla hasta a la “verdad”, son verdades solo para Cuba (entendida Cuba como el gobierno de Cuba, que Fidel Castro mediante , devino en alfa y omega de la nacion cubana) y para confundir a un pueblo secuestrado por una dictadura de 60 annos y a los tontos o no tan tontos siempre utiles del mundo. Las verdades de Cuba incluyen “verdades como la del Sr. Elio” mediante la cual un gobierno de 60 annos, atornillado al poder desde el siglo pasado, no es un gobierno dictatorial. No! que va! Entonces me pregunto, si eso no se llama dictadura cual es su nombre; sera que tenemos en Cuba una monarquia y no lo sabemos? La verdad que yo conozco no es la de Cuba, sino solo la verdad, sin apellidos. Si tenemos que apellidar a la verdad empiezo a sospechar que no es tan verdad, y la verdad es que siguiendo con lo de los dichos: “Llego el comandante y mando a parar” hasta el cerebro de algunos…..

  • Las verdades de Cuba, están puesta a diario en internet, recordemos que hay cubanos en muchos países, años atrás la elite social comunista viajaba y nadie los podía ver, algún comentario o chisme de eso no pasaba, en algunos caso ellos mismos suben las fotos a las redes sociales, recordemos el poema tengo lo que tenía que tener, o la canción, llego el comandante y mando a parar. Qué ironía, cuando estas en la bodega y la señora de adelante le dice al carnicero, deme solo el pollo que no tengo dinero para los huevos.

  • En pocas palabras, lo que quiere decir Elio es considera legítimo y justo que un país sea, como lo ha sido el nuestro, un trofeo de guerra, y para él el pueblo son solo los revolucionarios, que cada vez son menos, ya más o menos el 10 o el 20% de la población, y eso de revolucionarios es una metáqfora porque etimológicamente son reaccionarios, conservadores, porque se niegan e impiden con la fuerza de un estado todopoderoso al servicio de una clase dominante, a los cambios sociales que el país demanda. ese mismo estado que el propio Marx y hasta Lenin denigraron. No veo que se anule por ninguna parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *