Defendiendo el deseo de la “R”

Dmitri Prieto

La Calle Galeano de La Habana.

Se está formando cierta moda alrededor de la “R” de la palabra “Revolución.”

Parece que el cantautor Silvio Rodríguez dice en una canción reciente que quitarle la R a Revolución para empezar a evolucionar.

A desencanto, opóngase deseo.

Superen la erre de revolución.

Sus palabras fueron retomadas por Carlos Alberto Montaner –famoso opositor al sistema político cubano, a quien aquí acusan de contrarrevolucionario y terrorista-, precisamente en el contexto de un extraño diálogo con Silvio.

Sin relación con los hechos anteriores, cuando a finales del año pasado un grupo de camaradas firmamos una carta abierta defendiendo a varios proyectos culturales alternativos nos definimos claramente como revolucionarios. Y enseguida se materializaron voces críticas que aparentemente estaban con el “espíritu” inclusivo de la carta, pero rechazaban la palabra “revolución” por considerarla una concesión a la permanencia de un rígido sistema establecido.

Paradójicamente – porque revolución significa justamente lo contrario.

Está claro que esas voces reproducían el mismo discurso de muchos de los propios defensores del anquilosamiento, que se escudan oportunistamente detrás del calificativo de “revolucionario”, para disimular su conformismo y su deseo de que las cosas sigan igual.

Pienso que no es justo dejar que los conformistas monopolicen esa palabra.

Tampoco el cambio y el radicalismo, la sinceridad y la transparencia son patrimonio exclusivo de quienes hoy se sienten incómodos con la “R” de revolución.

No estoy de acuerdo con Silvio, ni con quienes desde las derechas nos acusan de revolucionarios (¡!), y por tanto –siempre según ellos- insuficientemente radicales (¡!).

Puede que Silvio en su “desencanto” por determinadas prácticas y vivencias funestas, desee sinceramente suspender por un tiempo la idea misma de un cambio profundo, y dejar que las cosas sencillamente pasen, sucedan naturalmente, evolucionen.

Pero la evolución supuestamente “natural” también puede ser peligrosa… Recordemos la URSS de la perestroika, que desde un “diálogo” inicial evolucionó “naturalmente” hacia las guerras interétnicas y el capitalismo mafioso.

Puede que alguien se sienta incómodo con la idea misma de revolución, e imaginen que abandonarla es un gesto de inconformidad o una sabia concesión al realismo.

Pero hay muchas formas de hacer revolución, y nadie nos impedirá concebirlas, desearlas, ni mucho menos llevarlas a la práctica.

Porque hace falta una revolución para –partiendo de la situación donde estamos en Cuba- lograr el respeto a la naturaleza y a la diversidad, la dignidad del trabajo y del consumo, la supresión de las relaciones sociales violentas y explotadoras, la libertad de expresión y de acción, la autogestión de la sociedad toda y el protagonismo de cada uno de sus miembros en solidaridad con los demás.

Si quieren llamarlo diálogo, derechos humanos, democracia, respeto, no está mal.

Si quieren llamarlo socialismo participativo o libertario, o hasta comunismo, tampoco.

Sólo que hablamos de prácticas, no de ideologías. Y para llegar allí desde donde estamos hay que sobrepasar los círculos de debate, y hacer una revolución que al mismo tiempo libere las consciencias y socialice el poder, comenzando por casa.

Quien no lo entiende, será porque no valora la profundidad del abismo, o carece de visión para concebir la escape.

Por eso soy revolucionario.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

One thought on “Defendiendo el deseo de la “R”

  • SILVIO PIDE QUE SE SUPERE LA R DE REVOLUCION POR LA E DE EVOLUCION, CREO QUE SE HA ACORDADO UN TILIN TARDE DE PEDIRLO, EN EL MIENTRAS TANTO EL HA VIAJADO CON PASAPORTE DIPLOMATICO JUNTO A SU FAMILIA, HA ENTRADO Y SALIDO DEL PAIS CUANTAS VECES A QUERIDO, A SIDO SIEMPRE FUNCIONAL A FIDEL Y AHORA NO SOLO PPIDE CAMBIOS SINO SE MORIA POR ACTUAR EN LOS ESTADOS UNIDOS QUE SIEMPRE HA REPUDIADO, BIEN PODRIA HABER DICHO: HASTA QUE EUU NO LEVANTE EL BLOQUEO NO CANTARÉ ALLI, COMO CUANDO PABLO DIJO: HASTA QUE PINOCHET NO DEJE DE SER SENADOR VITALICIO NO CANTARÉ Y CUMPLIÓ, PERO SILVIO Y SU AMANTE SE MORIAN POR PASEARSE POR AQUI, EN FIN EL DICE QUE SE MUERE COMO VIVIO DE SEGURO QUE ENTONCES LO HARTA DE MILLONARIO Y CONTRADICTORIO, DICE: ME RETIRO DE LOS ESCENARIOS, NO SOY UN ANIMAL DE ESCENA, Y VIVE ARRIBA DE ELLOS Y AHORA SE LE INCORPORO LA FLAUTISTA QUE PARECE SER ADICTA A ELLOS, LUEGO QUE SE VENDIERON TODAS LAS ENTRADAS SALE A DESMENTIRLO, COMO LO HIZO EN ESPAÑA, ¿QUIEN LE PUEDE CREER? YO LE DIRIA QUE SI QUIERE PASAR MAS TIEMPO CON SU FAMILIA QUE ALGUIEN LE DIGA LA EDAD QUE TIENE, PUES TAMPOCO TIENE DEMASIADO TIEMPO, EL TIEMPO PASA Y DON SILVIO SE HA PUESTO VIEJO (MUYYY), DISFRUTA AHORA SILVIO QUE LUEGO SERÁ HISTORIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *