Opción preferida o única opción?

Daisy Valera

[…] El Haschisch es una planta misteriosa,

Fantástica poetisa de la tierra:

Sabe las sombras de una noche hermosa

Y canta y pinta cuanto en ella encierra […]

Fragmentos de “Haschisch” de José Martí, México, 1 de junio de 1875.

A la izquierda volante pro legalización de la marihuana, a la derecha jóvenes en parque de 23 y G.

A mis manos llego un pequeño papel blanco y estrujado, en el encabezado el mensaje: “Legaliza con autocultivo,” el volante abogaba por la legalización de la marihuana.

El papel  utilizaba un texto de José Martí escrito en 1875 en el que se menciona su consumo de Haschisch (polen prensado de la flor del cannabis).

Desde que somos niños los versos de José Martí están escritos en nuestras aulas y libros transmitiéndonos sobre todo ideas humanistas y antimperialistas.

Así que el hecho de que nuestro héroe nacional consumiera Haschisch es un buen instrumento para aquellos que aspiran a la legalización de la marihuana en nuestro país.

El volante fue repartido por un rastafari todo pintado de blanco en la playa de Jibacoa donde se realizó en agosto el 12 festival de música electrónica Rotilla.

A este festival asisten miles de jóvenes para los que el tema de las drogas es palpable.

Sería ingenuo pretender que los jóvenes cubanos no están inmersos en el mundo de las drogas; aunque Cuba no sea un país precisamente capitalista.

Sustancias como la ketamina, la anfeamina, el paco (parquisonil) y la marihuana son buscadas y consumidas por un número nada despreciable de jóvenes, sobre todo en la Habana.

Existen los llamados jíbaros, que son los vendedores de estos productos que merodean los parques donde cada semana se reúnen un buen grupo de jóvenes.

Las drogas se han convertido en la diversión.

¿Por qué?

He preguntado a algunos que frecuentemente consumen estas sustancias; encuentran en el estado que les provoca libertad y olvidan los problemas que recordarían viendo una película en el cine, o tomando un helado.

Las drogas son la vía de escape a esta realidad que no les agrada, a conflictos cada día con padres y abuelos con los que se ven obligados a convivir y no tener en el bolsillo dinero suficiente para acceder a otras formas de recreación.

El consumo de drogas en mi opinión esta relacionado junto a la edad de los consumidores (adolescencia) con la ausencia de lugares en que los jóvenes puedan esparcirse de una forma adecuada, los clubes, discotecas y peñas son ya demasiado caros.

Solo queda sentarse en un parque y consumir lo que aparezca y temer a la policía que vendrá a reprimir.

Parece que nadie repara en que la única forma de hacer disminuir el consumo es establecer políticas que permitan a los jóvenes acceder a lugares recreativos variados, se podría comenzar, por ejemplo, en hacer los existentes económicamente accesibles

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *