Mi trabajo me va a matar (II)

Daisy Valera

Foto: Caridad

El mes pasado estuve cojeando de un pie, y hace una semana que la espalda sufre los efectos de mi escoliosis.

El pupitre plástico que me sirve de silla de trabajo no ayuda demasiado.

Como no quiero perder las tres horas que me paso viajando todos los días, leo en la guagua y ha terminado doliéndome la cabeza más de lo habitual.

El aire frío de las 6 de la mañana me ha provocado un catarro que ha resultado ser súper resistente a los remedios caseros que creía infalibles: miel de abejas y vitamina C.

Pero en mi corta experiencia de asalariada los padecimientos físicos no han sido ni por asomo lo peor.

Los problemas que más han logrado sobrecogerme son psicológicos.

El mal humor a la hora de despertarme.

La presencia de un pensamiento recurrentedurante todo el día: terminar la jornada laboral.

La incertidumbre de si tendré o no dinero para comer hasta el próximo cobro me ha provocado un estado de ansiedad tal que he terminado mordiéndome las uñas. Las artesanías serían la solución pero no me alcanza el tiempo.

Los insomnios, cuando quiero dormir y descansar para la próxima jornada.

Por último, las pesadillas y los gritos de terror a mitad de la madrugada. Ese anciano de pelo gris que me trata de sacar de la cama halándome las piernas. Personaje que permanece incluso después de haber abierto los ojos.

Me he lanzado a buscar soluciones para mi situación física y mental, por el momento solo he encontrado una, a través de un libro del español Ramiro Calle.

El yoga, con su unión entre concentración y prácticas corporales me ha comenzado a ayudar por estos días.

Mientras me focalizo en las posturas, en la inhalación y exhalación olvido los calderos y las dificultades que vendrán mañana.

Por lo pronto no me han vuelto a doler las piernas.

Y sufro menos, al menos un poco menos, por mi pequeña pizca de des enajenación.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

13 thoughts on “Mi trabajo me va a matar (II)

  • Daisy,

    Este trabajo y las dificultades que estas pasando, debe conducirte a encontrar otra forma de buscarte la vida, tal vez algun negocio con las artesanias o algo asi. Las dificulatades nos capacitan para encontrar soluciones a los problemas y las dificultades, mantenerte positiva es muy importante para para encontrar tu oportunidad.
    Con el pasar del tiempo he notado como tus escristos se apartan cada vez mas de la idea de tratar de arreglar lo que no tiene remedio, poco a poco vas despertando a la realidad que te rodea y la percibes tal y como es, felicitaciones en tu evolucion.

  • Bueno , algo es algo dijo un calvo al encontrarse un peine…
    Espero que no termines como los monjes budistas en el sureste asiatico pidiendo comida por la calle con un cazo , pero si te sirve para estar mas tranquila y dormir bien …es un paso adelante .

    Te va a costar cambiar de mentalidad a ti y al resto de los cubanos despues de cincuenta años de comunismo no es facil transitar por una sociedad de libre mercado , es duro , a los cubanos que vienen a Europa o America les cuesta dos o tres años la adaptacion a la nueva sociedad.

    Suerte , y lo mejor para tu futuro .

  • Y cuantos años te quedan ????????? p’q si todavia te quedan años por alante y empiezas a lamentarte desde ahora te doy toda la razon, el trabajo te va a matar, cojelo con filosofia ya que queriendo o no estas obligada a seguir ahi

  • lagiraldilla, josé ignacio y Ramiro Briseño, no puedo cambiar de trabajo, porque tengo que pasar el servicio social, ya saben …..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *