Xiomis: rapera y doctora cubana

por Glenda Boza Ibarra  (El Toque)

Xiomis durante un concierto. Foto: Miguel Suárez.

HAVANA TIMES – Teatro Terry en Cienfuegos abarrotado, todo el mundo de pie. Raúl Paz canta Carnaval y apunta el micrófono al público para que repita el coro. A los pies del escenario una voz sobresale entre las otras. Raúl Paz se sorprende. La llama al escenario. Xiomis canta los coros con él, pero no es ese su primer ni más importante “concierto”.

Xiomis L. Navarro Collado es médico y rapera. Imaginó de pequeña la primera profesión, pero no la segunda, aunque empezó como casi todos los artistas: de niña.

Escribía cuentos y poesía, aprendió piano con profesores particulares y, tras la muerte de su madre, se apartó del arte. Cambió de actividad y se fue al fútbol, quizás para soltar toda la rabia. Volvió al arte más tarde, porque nunca pudo deshacerse de él.

Casas de cultura, festivales de aficionados, solista en el disco por el aniversario 35 de Ismaelillo. Bolero, salsa, baladas románticas… teatro. Todo aquello era parte de sus presentaciones y repertorio.

“Empecé a tomarme la composición en serio durante las Juergas en la sede de Velas Teatro”, cuenta. “Allí confluían trovadores, escritores, actores, y me influenciaron”.

De casualidad, casi jugando, se adentró en el mundo de beatbox y el hip hop latinoamericano de la mano de un amigo chileno.

“Durante una fiesta de fin de año estábamos cantando y mi amigo Alen Amaro comenzó a hacerme beatboxing. Adaptamos la voz uno al otro y estuvimos cantando toda la madrugada. Nos gustó y formamos un dúo D’Arezzo”.

Xiomis reconoce que a partir de esa experiencia fue que tuvo nuevas inquietudes. Se interesó por el rap latinoamericano. Empezó a moldear su estilo con el R&B norteamericano y la influencia de las raperas franco-chilena Ana Tijoux y la cubana Danay Suárez.

No le asusta negar que poco o nada sabía del rap, del hip hop. Entre sus anécdotas cuenta aquella cuando pasó desapercibida por no parecer una “tipa dura”, con “pinta de rapera”. Mide no más de 1.55 cm de altura, tiene 23 años y unos cachetes grandes que parecen que se inflan de tanta sonrisa. Habla bajo y gesticula poco.

“Mi primera presentación fuera de la provincia fue en La Habana, en la peña Suena a hip hop, de El Prófugo. Ahí conocí a varios artistas que después me invitaron a otros eventos de rap y poco a poco me abrieron muchas puertas”.

El potaje urbano en Colón, Matanzas; Holguín; Artemisa; Santa Clara… Xiomis menciona de corrido todos los lugares a los cuales ha sido invitada, todos los MC, DJ y proyectos con quienes ha colaborado o que ha conocido. Con cada nombre sonríe.

“Las Raperías de Mayo fueron una prueba de fuego para mí”, recuerda. “Me tocó presentarme tras una pelea de gallos y eso pone el ambiente a tope. Imagínate, yo con mi lirismo después y la gente empezó a diezmar. Por suerte, una muchacha del público empezó a bailar y la gente volvió a conectarse, les gustó lo que yo hacía. Al otro día ya me ‘comí’ el escenario.”

Xiomis se presenta en peñas de rap de Cienfuegos. Foto: Miguel Suárez.

RAP FEMINISTA Y LATINOAMERICANO

Xiomis rapea y canta sobre las mujeres y sus luchas por la igualdad. Quizás en términos de feminismo aún le queda mucho por aprender, pero en su música hay recurrentes mensajes sobre eliminar estigmas y prejuicios.

“La mujer negra ha sufrido una doble discriminación: por su género y por su color de piel”, dice. “Quiero expresar a través de mis canciones que podemos ser emprendedoras, exitosas, independientes, guerreras, libres, que no somos seres débiles como nos han llamado siempre”.

Durante la Segunda Cumbre Latinoamericana de Hip Hop, ella estaba entre las invitadas más jóvenes. Aprendió allí, el 8 de marzo de este año, que el Día Internacional de la Mujer no es una fecha de felicitación, que en muchos países las mujeres toman las calles y exigen igualdad y cese de la violencia.

Más allá de los conciertos en Colombia, conocer a tanta gente buena haciendo hip hop; participar en actividades comunitarias, en talleres, programas de radio y hasta poner su voz en los coros del tema principal del evento, fueron hechos que marcaron su manera de ser.

“Cuando fui invitada a ser parte del Movimiento de Expresiones Latinoamericanas de Hip Hop (MELAH) sabía que el camino empezaba a abrirse, que pasarían buenas cosas”.

LA HIPPIE LIMPIA

No siempre hizo rap. Para encontrar su estilo tuvo que renunciar al canto porque sintió una vez, haciendo música para cabaret, que ya no quería repetir aquellos espectáculos una y otra vez.

“No me gustaba lo que hacía y ese momento marcó mi vida profesional y espiritual”, cuenta. “En materia económica me iba muy bien, pero el dinero no lo es todo. Me dije ‘que sea lo que Dios quiera y esperemos que al público le guste’, y empecé a componer”.

Xiomis se hace llamar “la hippie limpia”. Su estilo desenfadado, su tranquilidad, su manera de asumir la vida se asemeja mucho a la de ese movimiento contracultural y pacifista que nació en los Estados Unidos en los años sesenta.

“Siempre he tenido esa actitud aventurera, pacifista y basada en el amor, como los hippies”, explica. “Y le agregué ‘limpia’ porque soy una mujer solitaria, muy limpia de alma, siempre sonriendo para ser libre dentro de las posibilidades”.

Cree fervientemente en la transparencia, en la gente soñadora, que se divierte e intenta ser libre. Hay quien piensa que a sus 23 años es una actitud ingenua, pero hasta ahora le encaja y la hace feliz.

Así quiso llamar entonces su disco, Somos hippies limpios, que incluye temas de su autoría. Ella misma habló con DJ Lápiz para que fuera su productor y recibió la colaboración de varios músicos de Cubalayo.

“Para tener oportunidades hay que irse a La Habana”, reconoce. “Sin embargo, no puedo negar que me han apoya mucho las instituciones culturales de Cienfuegos y la AHS, de la cual soy miembro desde 2017”.

Uno de los propósitos de Xiomis es rescatar el hip hop en su ciudad natal. Al desaparecer la peña de K’bolá —donde comenzó sus presentaciones—, el movimiento rapero recibió un golpe casi mortal. Pero hay asuntos de logística, fundamentalmente, que sobrepasan sus deseos y el de otros amantes del género.

“Tenemos ahora una peña alternativa los jueves en la Casa de la Música donde me presento con algunos invitados”. Así van “colando” el hip hop otra vez. Colabora con otras agrupaciones como Clandestinos, y va, siempre que puede, a donde la llamen.

Foto: Cortesía de la entrevistada.

 

MUJER DE MICRÓFONO Y ESTETOSCOPIO

Cuentan que Xiomis termina la guardia médica y sale corriendo a la terminal de ómnibus. Apenas le da tiempo cambiarse la ropa que usó toda la noche, en emergencias del hospital. Duerme las cuatro horas desde Cienfuegos a La Habana. Está cansada, pero este tiempo es todo el sueño que tendrá.

A la gente le cuesta creer que es médico. Su estilo musical y de vestuario “no es acorde” a la de un profesional de la salud. Pero Xiomis no cree en estereotipos. Hace lo que quiere y le gusta aunque aparentemente parezcan dos profesiones con conflicto.

“A veces he estado en eventos y varios artistas se han acercado preocupados por algún síntoma o enfermedad”, cuenta.

Entonces, al bajar del escenario asume su rol como doctora. Xiomis asegura que muchas de sus canciones las ha escrito rodeada de libros de Medicina.

“Somos hippies limpios la compuse el día antes de mi exámen final de Cirugía en cuarto año”, recuerda. “Creo que la adrenalina al estudiar me sube la musa”, bromea.

Su capacidad para asumir al unísono la medicina y el arte es parte de una enseñanza de su padre. “Me dijo que si quería hacer algo extra a los estudios tenía que esforzarme el doble”.

Siempre quiso ser médico. No teme hacer varias cosas a la vez por difícil que parezcan, pero tal actitud ha reducido sus horas de sueño.

“En los horarios de clases y prácticas aprovechaba mi tiempo al máximo”, dice. Hasta ahora una profesión no ha puesto en riesgo la otra. He tenido que rechazar varias ofertas de presentaciones por asuntos de la escuela, pero siempre digo que vendrán otras mejores, seguramente”.

El día de la entrevista faltaban menos de 36 horas para su examen estatal. Pero ella prefiere no pensar qué pasará ahora que acaba de graduarse como doctora en Medicina y que su carrera como MC ha comenzado también a despegar. Incluso si logra un diplomado en Venezuela ya tiene los contactos necesarios para hacer su música por allá.

Sus amigos insisten en que en algún momento tendrá que decidir por una, porque es humanamente imposible hacer las dos cosas. Ella responde paciente, segura, feliz: “Todavía no tengo que decidir. Hasta ahora puedo ser las dos cosas a la vez: doctora y rapera”.



Un comentario sobre “Xiomis: rapera y doctora cubana

  • Doctora y rapera…es tremenda fusión…ambas profesiones llevan tiempo y ser doctora una mayor responsabilidad…prueba y seguro la misma vida te llevará a desarrollarte en lo que más te guste…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Estación Jordan, Ontario, Canadá. Por Joe Edwards (Canada). Camerá: teléfono móvil

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com