Las verdades que mi cámara observa

Por Dariela Aquique, fotos: Ruben Ajá Garí

Rubén Ajá

HAVANA TIMES, 13 feb — El joven Ruben Ajá Garí es el vicepresidente de la Asociación Hermanos Saiz (AHS), en la ciudad de Santiago de Cuba y el que dirige la sección de audivisuales en dicha organización.

Él siempre va cámara en mano por las calles como cazando cada detalle de la cotidianidad que despues nos devuelve hecho arte, una suerte de lo real maravilloso que quebranta su tiempo, su espacio y se hace memoria y testimonio de las verdades que su cámara observa.

HT: ¿Por qué escogiste la fotografía como medio de expresión?

Ruben Ajá Garí: Por la inmediatez que esta me permite, yo realmente hubiese querido dedicarme a la escultura, pero esa es más cara aún, la fotografía me deja expresarme.

Además en mí es todo un proceso, desde que tuve en mis manos mi primera cámara (Zenit…soviética) que me costó en ese entonces 120 pesos MN supe que eso era lo que quería hacer, a los 18 años…. y ya son 32.

Eso se lo debo a mi profesor y amigo René Otero Salomón, recuerdo como pasábamos horas… noches enteras en el laboratorio rebelando fotos y películas de 35 y 120 mm.

Créeme, cualquier cámara es más barata que fabricarse un taller de escultura, y más ahora que las cámaras son digitales y la tecnología se abarata cada vez más con el paso del tiempo, ya cualquier aparato trae una cámara HD, y puedes hacer fotos con la seguridad de que lograrás imágenes nítidas.

HT: En muchas partes del mundo la fotografía constituye una carrera universitaria y no una materia complementaria de determinados estudios superiores, nosotros tenemos esa limitación y obviamente esto obedece a cuestiones económicas. No obstante muchos cubanos se han dedicado a la fotografía, amén la ausencia de recursos y tecnologías novedosas, logran obras de gran maestría. ¿Qué opinión te merece esto?

De lo real maravilloso.

RA: Lo que creo es que la fotografía es un fenómeno que atrapa a todo aquél que la practique en mayor o menor profundidad en Cuba y fuera de ella, si en Cuba existiera la carrera universitaria o politécnica de fotografía, y yo (poniéndome como ejemplo) no hubiese podido optar por ella por la razón que sea, habiéndola conocido como la conozco hoy, igual me estaría dedicando a ella en cuerpo y alma.

Eso es lo que creo que le pasa a los fotógrafos cubanos, conocieron la fotografía y se han aprehendido en ella para canalizar sentimientos, pensamientos e ideas, y hoy son fotografías que van dejando una huella en la historia de la práctica de este noble oficio como ARTE, y hasta en la historia de Cuba… ¿por qué no?… recordemos que la fotografía es también testimonio, por esa capacidad que tiene de congelar el tiempo en una imagen bidimensional con un nivel total de la realidad que capta.

HT: Pa´mi pueblo, es una foto incorporada al conjunto de piezas fotográficas de la exposición personal a la que da nombre y que estuvo exhibida cerca de un mes en la galería del Centro “Francisco Prat Puig” de nuestro Santiago. ¿Por qué este título, por qué esta foto precisamente?

RA: “Pa’ mi Pueblo” es la primera foto que hice de esta expo, que fue motivada por la obra de Ernesto Ocaña Odio, quien fuera el fotógrafo de la Crónica Roja de Bohemia antes del 59.

Estamos hablando de quien hizo la foto de Frank País muerto con la pistola en la mano puesta por Cañizares, las de Fidel aún muy joven detenido en el Vivac con el retrato de Martí en segundo plano, las fotos también del Asalto al Moncada donde muestra a José Luis Tasende instantes antes de su muerte.

Expo personal.

El género que más explotó él fue el de la fotografía comprometida, y mi muestra fotográfica es un homenaje a su obra como fotógrafo. Esta expo que tiene para mí un altísimo nivel de compromiso.

Pa’ mi pueblo, es decir: es acción de contraataque, combate cuerpo a cuerpo contra lo que deshace; testimonio: valía de preservar y proceder.

Hay que proceder más, y retroceder menos. Hay que mirar al mundo con el aire en el lente, y no llenar el lente con aire: porque se rompe. Pa’ mi pueblo que vence y que se calla.

Es algo que le debo también a mi pueblo, que me debo a mí mismo, que le debía a Ernesto Ocaña y José Joaquín Tejada: a él y su lotería de nuevo siglo XXI, la que vivimos hoy, diciendo las verdades que mi cámara observa. Aquí no hay medias tintas. Hay deseos de vencer.

HT: Las fotos expresan, grafican determinadas cosas, en cambio, las lecturas que suscitan pueden ser muy diversas, ¿crees que ellas así, cumplen su roll?

RA: El arte para que sea arte: debe ser polisémico, por eso sea cual sea la lectura que le dé el espectador siempre cumplirá su roll. Eso siempre lo tengo bien en cuenta, realizar una obra que pueda ser leída por varios tipos de público, y que llegue de esa forma a mayor cantidad de personas.

HT: Pa´ mi pueblo, básicamente ha registrado un hecho, lo denuncia, nos los muestra, no los hace ver bien, ahora no pasa inadvertido, no es un lugar común, nos inquieta, nos hace reflexionar, en contra o a favor, ¿es este tu superobjetivo?

RA: Ese debe ser el superobjetivo de todo artista, que su obra aparte de ser ilustrativa, sea cuestionadora, inquietante, reflexiva, mi objetivo es proponer la imagen, y el espectador le da su lectura a favor o en contra; si logro eso… que mi obra sea ambivalente, cuestionadora, inquietante, entonces me sentiré orgullosísimo de lo que hago.

El arte es instrumento de comunicación entre el creador y el espectador, sin importar razas, género, ideologías, posturas políticas, preferencia sexual, etc.

Identidad.

Yo creo que el arte en general es un idioma universal, que todas las personas que se comunican mediante él se entienden perfectamente bien.

HT: En las temáticas que se abordan son harto explotadas por los fotógrafos nacionales, más aún por las jóvenes generaciones, donde se deja a un lado la llamada fotografía épica de los primeros años de la Revolución y se toman las gentes más sencillas, el obrero, el niño, ¡el pueblo! ¿Por qué esta senda y no el desnudo o el paisaje por ejemplo?

RA: Porque es muy fácil hacer fotos de paisajes cubanos, ya sean urbanos o rurales, de hombres y mujeres esbeltas y desnudas, sin dejar de mencionar que estos géneros son de los más explotados por todos los artistas de la plástica.

Además esa inquietud por la desnudes y la sexualidad mediante la fotografía ya la superé. Ya realicé en junio del año 2002 una Expo que era una muestra con esta temática y estuvo centrada en las parafilias y las aberraciones sexuales, nada que ver con la representación hermosa del cuerpo, más bien la parte oscura de la vida sexual del ser humano.

Las locaciones eran exteriores con gran énfasis en los planos abiertos para resaltar un poco el paisaje y suavizar la imagen del primer plano, de esa manera maté los dos pájaros de un tiro, fotografías de paisajes y desnudos.

La jibara.

Aunque me gustaría realizar una expo de desnudos bien soberbia y sobria…. He pensado en eso varias veces, pero hace falta un poquito más de presupuesto para pagarle a las modelos que necesito……jejejejeje… he pensado en eso como te dije antes, pero esta sería una muestra que no tiene nada que ver con lo que yo he visto en Cuba hasta ahora. Me fui por la senda de la fotografía comprometida porque sentí que tenía mucho que decir, es una suerte de catarsis…. Es un grito… eso, un grito.

HT: La expo se divide en cuatro series, yo me he atrevido a nómbralas:  grafitis, rostros, arquitectura, objetos. Me explicas esta secuencia.

RA: La serie a la que le llamas Grafitis es “Pa’ mi Pueblo” que es la foto que le da título a la Expo y tiene que ver como bien dices con los carteles que muestran de alguna manera el transitar de la propaganda gráfica en Cuba en estos últimos años, ya sea propaganda blanca (oficialista) o no. Con sus aciertos y desaciertos…

La serie de los rostros y la arquitectura es: “Lo Real Maravilloso,” como bien lo dice el título basado en la obra del grandísimo Alejo Carpentier, es la representación de esa mezcla, generada por la diáspora, esto ha dado como resultado a mi modo de ver la realidad que me circunda, teniendo en cuenta que mi realidad no es igual a la de un blanquito nacido en Vista Alegre, yo nací en el barrio Van Van, en un hoyo de la periferia de la periferia (valga la redundancia) de Santiago de Cuba, la primera pobladora de ese hoyo fue mi abuela, a ese lugar le llaman “El Hoyo de Josefa,” que es el nombre de ella.

Allí aún viven descendientes de haitianos, baracoenses, campesinos emigrados, obreros de clase muy baja, y una gran población con altos factores de riesgos (delincuentes comunes, locos, prostitutas, etc.)… por tanto mi obra no puede ser representativa de la cara linda de Santiago, me estaría negando a mí mismo mis raíces, las de un blanquito que creció en Van Van.

Lo feo.

Siempre digo esto cada vez que tengo la oportunidad: ¡Conocer el arte me cambió (me salvó) la vida!, de no haber sido así no sé qué sería de mi vida hoy

La otra serie es “Identidad,” que tiene que ver con las cosas que más me siento identificado: mi bandera, Martí, la comadrita en la que mi abuela me dormía cuando muy niño y me cantaba la canción Lo Feo,” por eso la foto se llama igual que la canción o “Homenaje a mi abuela.” Tiene que ver también con el estado en que se encuentra esa comadrita que a pesar de su deterioro nos esforzamos en conservarla aunque sea sobre el techo, porque ella ha visto dormir a muchos nietos.

De esa misma manera personal fueron tratadas todas las imágenes de esa serie, partiendo de mi experiencia propia, y porque cada uno de estas cosas formaron y aún forman una parte muy significativa en mi vida.

HT: Desde el punto de vista técnico hay en la muestra de todo un poquito, ¿Nos habla de esto?

RA: Eso se debe a mi devoción hacia la diversidad, uno no debe esquematizarse, quizás se deba a mi juventud, pero todavía no creo en que un artista encuentra su estilo de trabajo y hace toda una carrera desde ahí. Yo soy un buscador incesante.

Navegar en varios temas, estilos, géneros, y cuanta diversidad de técnicas pueda experimentar, para que la obra sea siempre novedosa e impactante, eso es…

Te pongo de ejemplo a grandes clásicos desde Da Vinci y Miguel Ángel hasta Duchamp con sus obras de arte objetual; el movimiento Dadá, Picasso y sus etapas, más acá Andy Warhol, Basquiat, Ives Clain, las cubanas Ana Mendieta y más acá Tania Bruguera, que ya vienen formando parte de la vanguardia mundial modernista y posmodernista respectivamente… ninguno de ellos esquematizó su obra, transitaron por el arte en una suerte de constante experimentación.

Ellos son para mí el paradigma, por esta razón es que mi obra nunca tendrá uniformidad de técnicas, de colores, de formatos… porque trato de explotar al máximo todos los recursos artísticos para que cuando el espectador transite por la galería no se agobie con una expo monocromática.

Esta muestra está pensada para disfrutar con total plenitud debido a esa variedad de técnicas y colores que en ella empleo. 

HT: La foto nombrada Suerte fue la que más llamó mi atención justamente por lo sugerente de su título, se trata de un pequeño barquito de papel en medio del agua. ¿Cuánto de metafórico, irónico y utópico lleva implícita esta imagen?

RA: “Suerte” tiene de todo un poquito como bien dices tú, de nostalgia infantil e inocente por lo de: 

“Barquito de papel, mi amigo fiel, llévame a navegar por el ancho mar” (y lo que continúa).

Bien lo decía Eusebio: que mirar y querer trascender al horizonte físico que nos separa del mundo formaba parte de la idiosincrasia de todos los que somos isleños, siempre miramos al horizonte con esperanza. 

“Suerte” tiene que ver también con mi niñez, mi familia por parte de madre es de pescadores de alta mar, se van en barcazas y botes por semanas, a veces meses completos a pescar, para luego vender el pescado y traer un poco a la mesa en casa.

Yo era un niño cuando el éxodo del 93-94 y mucha gente se llevaban los botes de los pescadores a mano armada, esa imagen nunca se me olvidará, muchos pescadores perdieron sus botes en esa aventura, que muchas veces fue fallida.

Nosotros para defender el nuestro “El Hatuey” nos subimos armados con machetes mi tío mis dos primos y yo y Pantera que en ese entonces era el perro de la casa un pastor alemán, muy fiero.

“Suerte” es un homenaje a los hombres y mujeres de mar, sea cual sea su relación con este: laboral, convivencial, migratoria, profesional, etc. Y es también la traducción en imagen de manera sintetizada de la Canción del mí amigo el trovador santiaguero Rubén Lester:

“de solo ver el mar y el cielo, el salitre se torna miedo, y las memorias que afloran rompen el corazón, y las personas que lloran… por eso: suerte, suerte compay, fuerza y suerte…suerte…”

Todo mi trabajo está muy ligado a mi niñez, que como la de muchos de mi generación fue atípica…. MUY ATÍPICA.

Lo dicho: hay imágenes que no olvidaré nunca, y que ahora a manera de deuda con la vida trato de traducir y llevarlas a mi obra, para que otros reflexionen, aprueben o disientan.

Suerte.

HT: Supe que tuviste ciertos contratiempos con la censura, ¿nos cuentas?

RA: Seré muy breve en esta respuesta: “Pa’ mi Pueblo” se inauguró el 17 de Diciembre (día de San Lázaro), después te puedo contar por qué ese día, el día 26 me persono en la galería con unos periodistas de la radio y la prensa escrita con los que había concertado una cita a manera de pequeña rueda de prensa, algo que me sirviera para la promoción.

Y me encontré la galería vacía y mis fotos arrinconadas en una oficina contigua, al pedir explicaciones me dijo la directora del Centro Cultural Prat Puig que la desmontó porque en la galería tuvo lugar una actividad con Educadores Vanguardias y que los que la dirigen le dijeron que esa Expo no estaba acorde a ese tipo de público…… me quedo sin palabras ante tal atrocidad.

Citaré al más grande de todos los cubanos, Martí, cuando escribió su reseña sobre la obra de teatro “Perro Huevero aunque le quemen el hocico”: …Toda obra de arte transita por senderos poéticos, por muy explícita que esta sea, la realidad siempre va a ser más cruda….

El que se rascó es porque le picó…. Espero haberte respondido.

HT: Háblame de tu exposición anterior.

RA: Mi Exposición anterior fue en sistema Braille, se tituló “La Imagen que Emerge,” en ella manipulé la comunicación en sentido inverso.

Todo comenzó un día que me reuní con amigos poetas y les pedí que me cedieran un texto o un fragmento de texto que fuera alusivo a una imagen o una situación determinada, para partir de la poesía como fuente inspiradora y por el poder de síntesis que esta presenta.

Al llevarlos al Sistema Braille, utilicé los puntos a relieve que me daba la maquina los coloreé de negro dando así la imagen de una obra abstracta en tanto que solo era un papel con puntos negros que al azar de manera experimental formaban alguna que otra imagen en una suerte de constelaciones pero que a su vez llevaba incursivamente otra imagen la cual para descifrarla había que romper la barrera de que: “la obra de arte no se toca,” esta había que tocarla para poder disfrutar de ella, y dependíamos de los invidentes, que servían de puente entre la obra y el espectador vidente.

De este modo logré que de manera performática en un mismo espacio todos fuéramos ciegos en potencia, y ese era uno de los mensajes que me interesaba que llegara, que todos somos ciegos, y que actuamos como ciegos ante muchísimas situaciones en las que nos vemos expuestos a lo largo de nuestras vidas.

Los textos escogidos fueron inéditos (no publicados hasta el momento), textos que también nos sugerían imágenes cuestionadoras, que nos invitaban a la reflexión profunda de ciertas problemáticas sociales, que no podrían haber sido expuestas aquí de otra forma que no fuera mediante este código (el braille). 

HT: ¿Algún nuevo proyecto?

RA: Siempre existen nuevos proyectos, estoy por empezar a trabajar en uno que tiene que ver con el mundo del silencio en el que viven las personas con discapacidad auditiva, me toca muy de cerca porque mi hermano menor que ahora estudia en la Academia de Artes Plásticas es sordo mudo.

Tengo fecha para exponer en Junio del 2012 en la Galería de Arte Universal, y si Dios lo permite será ese proyecto en el cual utilizo la fotografía pero como herramienta, no como fin artístico, sino como parte. No puedo adelantarte más… debo ser prudente, al menos ya me han garantizado que esta no me la van a desmontar….jejejejeje.

3 thoughts on “Las verdades que mi cámara observa

  • jejeje, Dariela, felicidades

  • elmío… Muchísimas felicidades porque tu obra esté diciendo quién eres y qué haces. La entrevista con las mismas preguntas de siempre…, pero para ser una de las pocas, todo un acontecimiento. Me parece que te lo has ganado, no solo de HT, de muchas más. Un abrazo y sigue con el dedo en el gatillo, digo, en el obturador.

  • muchisimas gracias a Habana Times por la publicación de esta entrevista… de todo corazón…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *