Todos se van

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Ramón Felipe, director del grupo Compacto es un buen amigo de hace años, desde la época de los 90 en que andaba a pie y lo veía pasar cada tarde rumbo a Pinar para cantar en el cabaret Rumayor o algún otro sitio.

Con los años resolvió un contrato con una empresa musical sueca y viajaba con frecuencia al país escandinavo. La pandemia lo frustró todo y por alguna razón ya no pudo viajar. 

Hace poco me lo encontré en la autopista, andaba a pie y me dio por preguntarle. Había vendido el auto. No quise ser indiscreto y conversamos de otros temas como su música, mi literatura y otras cosas.

La semana pasada me escribió:

 “¿Sabes dónde estoy?”

“En USA”, respondí sin pretender aparentar asombro porque ya sobre el tema nada me sorprende.

Abraham es otro amigo, un joven de 22 años que inventaba los pesos como mecánico y botero. Un chamaco muy dinámico, de esos que exprime la vida. Apenas dormía, pues las noches las pasaba entre putas y alcohol.

“No puedes seguir así, cuando llegues a los 40 vas a aparentar 80”, le decía, pero cambiaba de tema para hablar de política y criticar al gobierno.

Del mismo modo que Ramón, me ha escrito para decirme que está en Miami, que se fue en el último vagón antes de la nueva política de la administración Biden.

Mi primo Danuski acaba de arribar a Estados Unidos, posteó en la red social Facebook videos de la travesía. Una buena amistad le financió la salida, ídem al caso de Abraham, unos días antes del cierre de la frontera.

Katiuska, una vecina con la que a veces resolvía algún que otro litro de yogurt también se fue, me vine a enterar este fin de semana. Y no solo es Katiuska, he contado como 10 personas de mi barrio en los últimos meses.

Tengo la sensación de que todos se van. Recuerdo a mis compañeros de la primaria. Éramos doce  en el aula, solo quedamos tres. Y de ese barrio se ha ido más de la mitad de aquellos con los que de niño solía jugar a la pelota; y no precisamente para otro barrio.

La gente quiere vivir, dejar de pasar hambre y trabajo, poder llegar un viernes a un supermercado y con el fruto de su esfuerzo elegir y comprar la comida de la semana sin estrés ni colas ni agobios y poder soñar con una vida. En Cuba es casi imposible.

Ella también se marcha. Aquí no le queda nada, toda su familia la espera. Lleva meses pidiéndome que saque el pasaporte, que me puede ayudar y yo que no, que se ocupe de sí misma, que cuando llegue y se asiente y persista en ayudarme, entonces quizás sí.

Tal vez soy un sentimental, un desinteresado, un moralista o un tonto. Soy como soy y me entiendo. Pero ella sigue insistiendo, encarna esa imagen de la gota que pacientemente cae sobre la roca hasta horadarla.

Y sí, ya tengo mi turno para sacar el pasaporte. ¿Quién sabe? Todos se van.

Lea más del diario de Pedro Pablo Morejón aquí.



Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.

Pedro Morejón has 163 posts and counting. See all posts by Pedro Morejón

3 thoughts on “Todos se van

  • Nunca es tarde para abandonar la Isla de la Miseria. En los 80 un vecino con más de 50 años estaba en los trámites para emigrar y le preguntaron que iba a hacer en USA tan viejo, y respondió, “morir en paz”, pero no, disfrutó 30 años más de su vida, viviendo modestamente pero muy tranquilo.

  • La mejor decision de mi vida fue irme de alli. Saque mis cuentas y no me dieron, y esto fue hace casi 22 años, en Canada he logrado TODOS mis sueños y los que nunca me atrevi a soñar.

  • Estamos despidiendonos hace demasiados años… Creo que debes hacerte el pasaporte, la vida te puede dar grandes sorpresas fuera de aquí, eres joven, buen artículo.

Comentarios cerrados.