Mejoró el debate entre Trump y Biden

Por Martín Guevara

HAVANA TIMES – Fue el mejor debate de los tres, pero nunca sabremos si en realidad fue el menos malo, porque el listón estaba muy bajito. Lo cierto es que fueron mucho mejor preparados.

Hubo calor en la polémica cuando se tocaron los temas del hijo de Biden y los más de 500 niños inmigrantes separados de sus padres. Igualmente, con la gestión del covid-19.  

La no presentación de la declaración de impuestos del presidente en cinco años, las injerencias extranjeras, Ucrania que afecta a Biden, y una cuenta en China y su relación con Putin que incomoda a Trump, fueron otros.

Sin embargo, aun así, se debatió en un tono casi cordial, parte por el micrófono que se apagaría en caso de impertinencia. Y también por el exquisito trabajo de Kristen Welker, de NBC News, la primera moderadora afroamericana en 25 años, elogiada por ambos contrincantes, incluso por Trump que la había criticado con dureza previamente.

La gran mayoría de la prensa dio como ganador, por un moderado margen, a Biden. Sin embargo, algunos medios dieron vencedor al actual presidente.

Era de esperar el resultado para CNN como para Fox, dada sus respectivas marcadas parcialidades. No por falta a la verdad en las encuestas, sino por lo previsible de los semilleros de encuestados.

Las televisiones locales, que dieron por ganador a Biden, se parecen mucho a las cifras de los sondeos más recientes de intención de voto. Como la de Providence, Rhode Island que arrojó 53% para Biden y 43% para Trump. Esta copia casi el promedio de mediciones que Real Clear Politics dio el 21 de octubre: 51% de sufragios para Biden y 43% para el presidente que busca su reelección.

Lo cierto es que la brecha, aun siendo considerable en favor de Biden, no es insalvable.

El debate no habrá hecho cambiar de opinión ni siquiera a tres votantes convencidos, dada la polarización a que la sociedad estadounidense ha sido sometida en los últimos cuatro años.

Pero puede haber aportado claridad y motivación a quienes habían tomado la decisión de no votar, lo cual agrega emoción a las dos semanas previas a los comicios.

Aunque uno esté mejor situado con claridad meridiana, todavía puede vencer cualquiera de los dos.

Y agrego, si ganase la actitud del que fuere de estos dos de ayer, sería mejor para EE.UU. y el mundo, a que ganase cualquiera de las improntas del primer debate.

Es de esperar que esas formas, esos gestos de aparente concordia, les hayan dejado un retrogusto no del todo desdeñable, de cara a la futura Administración. Estados Unidos y el mundo lo necesitan.

Lea más comentarios de Martín Guevara aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *