Autobuses en Cuba

Ken Hiebert*

Bus turístico en la Plaza de la Revolución

HAVANA TIMES – Los autobuses de turismo son comunes en Cuba. Durante  nuestra primera semana en la Isla viajamos en un autobús cómodo, hecho en China. Las calles de Trinidad, donde pasamos una noche, estaban llenas de autobuses turísticos.

Un día, mientras estábamos de pie en una colina, mirando hacia el centro de La Habana, conté 26 autobuses turísticos a lo largo de la Avenida Carlos Manuel de Céspedes.

Entre ciudades viajamos en las de Viazul. También nuevos y confortables, pero muy caros para muchos cubanos. Es común ver cubanos a lo largo de la carretera con dinero en las manos.

Los autobuses urbanos. Había escuchado hablar de los “camellos”, que son remolques cerrados tirados por camiones. No he visto ninguno en uso. En una ocasión, en Santa Clara, pasamos por un área donde había dos de estos intactos. Pero éstos fueron sustituidos por vehículos modernos, algunos parecidos a los que conozco de las calles citadinas de Canadá.

Otra vista común aquí en Cuba, que me resultaba familiar de Canadá, fueron las grandes aglomeraciones de personas esperando impacientemente por las guaguas, como también se les conoce popularmente.

En realidad solo viajamos en los autobuses locales el último día. Nos dirigíamos a un barrio periférico de La Habana, la Ciudad Libertad. Queríamos coger un taxi, pero el señor de la casa particular donde parábamos dijo que era fácil tomar el bus.

La parada estaba justo al otro lado de la calle. El precio era barato y estaba lleno. Me acerqué a un hombre para pedir ayuda. Él fue amable, pero no entendí ni una palabra de su español. En ese momento habló otro hombre, su inglés era excelente.

Era un cubano que había pasado doce años en Estados Unidos, desde su niñez hasta la edad adulta. Pudo darnos la información que el primero había intentado darnos. También nos habló de su estancia en Estados Unidos. Junto a un amigo nicaragüense había conducido a través de cinco estados americanos en ocho días.

Estuvo dos días en Texas. Describió su sentimiento hacia Texas como “amor, odio, amor, odio.” Me hubiera gustado haber tenido más tiempo para conversar con él. Sólo puedo especular que su reacción hacia Texas se debe al racismo anti-hispano. Le pregunté qué le parecía Cuba. Su respuesta fue, “me encanta.” Teníamos una cita, así que no pudimos pasar más tiempo con él.

Coco taxis.

En el autobús había personas de todas las edades. Un joven tenía un corte de pelo extravagante que podía esperar ver en una ciudad grande en Estados Unidos. Un adolescente tenía un pirsin en la lengua. Formaba parte de un gran grupo de adolescentes que subieron al bus cuando regresábamos al centro de La Habana. Posiblemente regresaban de una piscina, pues sus ropas estaban mojadas.

Según mi compañero tenían unos dieciséis o diecisiete años. Para mí tenían quince años o menos. Eran un grupo bullicioso.

Cantaron encima de la música que sonaba en el bus. ¿O cantaron con esta? no estoy seguro. Debe haber sido una canción popular, una que todos conocían. Escuché con atención y no entendí ni una palabra.

Bueno, tal vez una palabra, “patria”, literalmente patria. Pero no estoy seguro. Cantaron la canción casi al unísono, con gran precisión.

¿Eran exuberantes porque Cuba es un gran lugar para ser joven? ¿O porque era fin de semana, después de una semana escolar exigente? No pregunté.


2 thoughts on “Autobuses en Cuba

  • el 7 julio, 2013 a las 2:56 pm
    Permalink

    Dudo mucho que quien ha escrito esto sea realmente un canadiense porque en Canadá como en todo el mundo se escribe piercing y no pirsin. ¡Qué más fácil se agarra a un mentiroso que a un cojo!

  • el 6 julio, 2013 a las 5:22 am
    Permalink

    Que tontera de articuló. Parece una cartilla para aprender español y totalmente ingenuo al preguntar si cuba es un país de jóvenes. Este es el tipo de escrito made by a tourist que tanto daño le hace al país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *