Ser madre y pobre en Cuba

Por Irina Pino

HAVANA TIMES – En flash back, acude a mi mente una pregunta que me formulaban con frecuencia: ¿vas a parir en Cuba?

Por aquella fecha yo era muy joven y no pensaba en esa posibilidad, mucho menos en un país sumido en un Período Especial y con miles de necesidades. Luego, a mediados de 1999, me decidí a tenerlo.

Traer al mundo a una criatura puede ser reconfortante, pero a veces resulta absurdo en un país donde la crisis se vuelve crónica.

Mi amiga Yanet está atravesando por esa experiencia, no obstante, su realidad es más chocante, porque es madre soltera. Trabaja de editora y es profesora suplente de la universidad. Aún así, el dinero no le alcanza para comprar todo lo que demanda su hijo.

Ha vivido la agonía de buscar la canastilla donde reina una total carencia de productos. En los departamentos de bebé en la cadena de tiendas faltan cosas imprescindibles como toallitas húmedas, aceite, shampú, talco, etc. Un jabón de la marca Johnson, en una tienda de un hotel, le costó 4 CUC.

El mosquitero y el cubo de metal para hervir ropa blanca no los encontró en tiendas estatales. Los consiguió en 500 y en 300 CUP, respectivamente, en negocios privados.

Tópico aparte es lo que le dan a las embarazadas por la libreta especial: un jabón de mala calidad (que puede dejar al bebé sin piel), un pullover, un muñeco de goma y una colonia. Imagínense que la tela de gasa para confeccionar los culeros ahora la dan después que nazca el niño. Entonces, ¿qué se le pone mientras, hojas de parra? Claro que, si hablas con las empleadas y pagas la tarifa de bolsa negra, te venden la tela ipso facto.

Por otro lado, estaba la adquisición de una cuna. Acudió a Seguridad Social y le dijeron que solo era para casos sociales, y ella no clasificaba como tal, o sea, se las dan a las madres que viven en pocilgas o en albergues. Por eso las cunas son reliquias familiares que pasan de niño en niño.

Al fin le prestaron una cuna. Gracias a la cooperación de amigas que parieron y residen en USA, su hijo heredó ropas usadas, casi nuevas. También le enviaron teteras y pomos.

Lo ideal para los pequeños son los culeros desechables, super caros para el uso diario, con precios que no se corresponden con el salario mínimo (menor de 20 CUC).  Otra dificultad: no siempre se encuentran los adecuados en correspondencia con los kilogramos del recién nacido. El uso de los llamados pampers se limita, entonces, para salidas especiales y consultas médicas.

Se les puede llamar heroínas a las madres pobres, a sus sacrificios, cuando les dan el pecho a sus bebés por varios meses, aunque tengan una alimentación deficiente. Sumado a las interminables tandas de lavado a mano de culeros con orina y caca.

La vida las coloca en una posición desventajosa con respecto a otras madres que pueden disfrutar más a sus hijos sin necesidad de tanto desgaste físico y mental.

Pienso que atreverse a ser madre, y sin las condiciones adecuadas, es un acto valiente.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.



4 comentarios sobre “Ser madre y pobre en Cuba

  • Ser madre en cuba es una tarea algo difícil, ni teniendo dinero, tenemos un nieto y hay día que vamos a más de seis tienda buscando culero y no lo encontramos y tenemos transporte, que decir de los seriales en la primera etapa un costo no alcanzado para familias con salarios estatales.

    Respuesta
  • Amiga Irina, por esas circunstancias la natalidad ha disminuido en Cuba. La mayoría de los embarazos terminan en abortos. Leyendo tu post recuerdo cuando nació mi niña hace 10 años. Meses antes tuvimos que mandar a hacerle algo de canastilla con costureras particulares. La cuna usada nos la vendió una amiga a un precio más barato, y no tuvimos culeros deshechables. Desde el embarazo de la mamá hasta muchos meses después de nacida, el estrés fue terrible.

    Respuesta
  • Ser madre y pobre es malo en todas partes, pero en Cuba escala otra cima de la miseria.

    Respuesta
  • Cuando yo naci, en 1965, mi madre me daba la leche en una botella de cerveza con tetera. No existian los culeros desechables.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Nuevo Vedado, La Habana, Cuba.  Por William Q. Ross (EUA).  Cámara: iPhone X

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]