Fábrica de Arte Cubano: para el consumo poético

Daisy Valera

Entrada de la Fabrica de Arte Cubano
Entrada de la Fábrica de Arte Cubano

HAVANA TIMES — A la vuelta de una de las esquinas del primer piso (especie de cueva calcárea) me sorprende una obra de Agustín Bejarano, nuestro pintor acusado de pedófilo en EE.UU., y me alegra. Su cuadro marrón y masivo, de las series Los ritos del silencio, podría estar hablándonos de las lealtades de una instalación única en el ambiente cultural habanero.

Llego a la puerta de la Fábrica de Arte Cubano (F.A.C) cuando deja de ser noticia y lleva cuatro meses en funcionamiento. Alguien de más de 1,80 metros me interpela: ¿dígame? Y no quiero decirle nada a estos 20 centímetros de distancia porque su pregunta me devuelve la sensación típica de la visita a establecimientos estatales; me siento intrusa y desautorizada.

Comienza así mi interacción con las particularidades del espacio.

Entiendo que el tono de portero tiene que ver con que no acabo de entregarle los 50 pesos que cuesta la entrada, algo-alguien en mi cabeza dice que debería ser gratis (¡la cultura al alcance de todos!).

Recibo una tarjeta en la que apuntarán lo que iré consumiendo. Al reverso se ve la reproducción de la imagen de nuestra libreta de abastecimiento y no logro entender si es una protesta o un homenaje. De extraviarla tendría que pagar 30 CUC (la administración no entiende de subsidios o gratuidades).

Todo el lugar puede recorrerse en 10 minutos, sobre el primer piso (combinación de galería, bar y salita para la música en vivo) tenemos la nave 2 que se divide en un espacio para proyecciones cinematográficas y otro dedicado a la exposición de fotografías. Desde el balcón se tiene una vista de la inmensa área de conciertos que ha sido utilizada por festivales como el “Peace & Love”.

Grafiti sobre la Fábrica de Arte Cubano
Grafiti sobre la Fábrica de Arte Cubano

La Fábrica huele a sándalo, los visitantes se acercan a un puñado de inciensos que se pueden prender de gratis; encienden uno, se guardan dos en los bolsillos y vaticino el inminente fin del performance con los palitos.

No es hasta pasadas las 11 que los jóvenes llegan al lugar como manada, pagan indiferentes 2 CUC o 50 pesos y se dispersan en el laberinto. Los observo como quien hace un experimento sobre los hábitos culturales de una nueva clase. El lugar está diseñado según declaraciones de X Alfonso (músico cubano dueño del espacio) “con precios acordes a la adquisición media”.

Los jóvenes de la clase media habanera son arrebatadoramente hermosos y refinados: sonríen, enloquecen con pedidos a los 4 cantineros del lugar, le apuntan a las obras con sus smartphones y disparan, firman las paredes de los baños con lápiz labial rojo tomate, flirtean utilizando Wi-Fi, sonríen.

Demoro algunos minutos en superar el desconcierto que me genera tanta ropa nueva, el maquillaje, una frasecita en francés, los gestos para acomodar el pelo y los tatuajes al estilo maorí de moda. Pertenecer a otra clase es correr el riesgo de sentirse vieja e inadaptada a los 26 años.

La restauración de la fábrica es impresionante, telones negros y blancos delimitan los espacios, los asientos imitan tarimas con sacos de lona haciendo la función de cojines. Me acomodo y disfruto de la programación que en efecto, como ambiciona el proyecto, pasa por diferentes manifestaciones del arte: teatro, danza, diseño, música.

Vista lateral de la Fábrica de Arte Cubano.
Vista lateral de la Fábrica de Arte Cubano.

El espacio funciona hasta bien entrada la madrugada. La F.A.C rescata el mito de la ciudad insomne en una Habana que desde hace mucho se duerme a las 10 fuera del circuito turístico.

Otra de sus ventajas es la de ser un espacio para promover y vender las obras de artistas sin que estos sean necesariamente legitimados por las instituciones oficiales para el arte en la isla. Como si no bastara, la Fábrica también proyecta actividades culturales-caritativas con los niños del barrio.

Pero la F.A.C, inscrita en el discurso del cambio de mentalidad, tiene un mérito indisputable en estos tiempos de transición: es el primer centro cultural diseñado para la juventud de la emergente clase media cubana que no se contenta con latas de cerveza y conciertos de salsa.

Evita el desaliento de este naciente sector y proporciona un lugar para un tipo especial de consumo. Un consumo que pasa de ser prosaico a ser exclusivo…. “poético”.

Me voy de la Fábrica planeando no regresar y segura de que será inevitable.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.



22 comentarios sobre “Fábrica de Arte Cubano: para el consumo poético

  • Estamos hablando de algo que está bastante arriba en la pirámide de necesidades. No es agua, ni comida, ni medicamentos, así que no importa que tan caro sea, al que Dios se lo dio san Pedro se lo bendiga.

    Respuesta
  • Daisy:

    Déjame decirte algo sobre “la cultura al alcance de todos”, refiriéndome a tu aspiración a la gratuidad. Ojalá
    fuera gratis, qué más quisiera yo; suena muy lindo al oído, pero, repara en una cosa ¿Cuánto costó habilitar ese sitio? ¿Cuánto cuesta mantenerlo funcional?. Esa es pura y simple matemática de bodeguero. La cultura es cara, amiga mía. La enseñanza artística, por ejemplo, es costosa , muy costosa en cualquier parte del mundo. En muchos de los más grandes museos del mundo, hay determinados díias de entrada gratis (No se dice “de gratis”), o descuentos especiales , ya sea para estudiantes, profesores, o para los nacionales. pero los demás días se cobra, y no barato, pues el mantenimiento del museo sale en parte por lo que se recauda de esas entradas. Acuérdate de que en este mundo, no suele ser rutina que papá estado asuma el gasto de todo, porque no puede. 36 euros me costó que mi hijo viera “La Dama del Armiño”, de Da Vinci en la Biblioteca de Cracovia; y te digo esto, porque, fuera del cuadro, allí no había nada que me interesara ver particularmente, pues el resto eran manuscritos de valor incalculable, sí, pero que yo no podía siquiera leer. Sin embargo, eran dignas de admiración todas las instalaciones; el estado admirable de conservación de los manuscritos, la calidad de las instalaciones; y del resto del sitio, incluida la catedral, ni te digo. Lo mismo te puedo decir de la Galería de Dresden, de los palacios de Postdam, de la Galería de Budapest; de las iglesias de Praga; pero todo eso cuata muy caro mantenerlo con el nivel de calidad copn qué lo hacen.

    Un asiento bueno en una platea de Broadway cuesta de 200 dólares para arriba, pero, cuando ves la puesta en escena, la calidad del elenco, el despliegue escenográfico, el vestuario, ete, etc, te das cuenta de que estás disfrutando algo que cuesta un muy buen montón de plata. ¿Cómo se mantiene?.

    Hoy por hoy, una producción decente de ópera o ballet en cualquier gran sala del mundo cuesta muchos cientos de miles, y hasta millones No podría hacerse , si todo fuera gratis, por muchas fundaciones que ayudaran a tal fin, que las hay.

    Y no te digo esto porque yo tenga dinero para ir los fines de semana al MET de New York. Cuando fui con mi hijo, compré lo que llaman “City Pass”, que me costaron 150 cada uno, es decir 300 dólares por mi hijo y yo. eso nos dio acceso a 6 sitios de la ciudad; escogimos el Museo Metropolitano, Museo Guggenheim, el Museo de Arte Moderno, el Empire State Building, la Estatua de la Libertad, y el Museo de Historia Natural. Por solo 150 dólares (Que aquí eso no es dinero), nos salió más barato que si hubiésemos ido a cada sitio independientemente.

    Cuando uno tiene intereses culturales, cada cosa que disfruta la mira como una inversión, no, como un gasto. Uno ahorra para asistir a determinados eventos; o tira el tarjetazo, o, si no hay con qué, compras el dvd o el blu-ray y lo disfrutas en casa, que, de todas formas, uno no tiene el don de la ubicuidad, aunque tenga el dinero. Yo sé que en Cuba las cosas tienen un cariz diferente dados los sueldos de miseria que se pagan, y las posibilidades muy escasas de acceder a lo que, ahora mismo se está haciendo en el mundo; más todavía con el bochornoso acceso a internet, que, por cierto, juega un papel principalísimo en la difusión de lo mejor (Y lo peor) de la cultura actual de este planeta.

    Otra aclaración que ojalá nuncqa hubiera tenido que hacer, pero, la verdad sobre todo: No hables de Agustín Bejarano dejando esa incógnita sobre su culpabilidad, porque ese “nuestro pintor acusado de pedófilo en EE.UU.”, reforzado con el posesivo, suena a que quizás el tipo fuera calumniado: Agustín Bejarano es un pedófilo confeso, que admitió haberle enseñado el miembro viril a un niñito ¿OK? Frente a esa confesión, que no fue inducida por torturas, ni nada de eso, solo dos posibilidades: 1- Confesó porque era culpable. 2- confesó porque está loco de a viaje, porque solo un loco admitiría eso siendo una mentira. pero al tipo no se le ha detectado, ni allá, ni aquí, demencia de ningún tipo

    Respuesta
    • Y además el pedófilo confeso fue acusado por sus propios parientes, pues el niño víctima lo era.

      ¡Gracias Fidel!

      Respuesta
      • Bueno señores el pedofilo pidio disculpas, cumplio su condena y fue deportado a Cuba. ¿Quieren que se muera de hambre? no hagan leña del arbol caido.

        Respuesta
        • bobo:

          Nadie pretende hacer leña de nada: El tipo cumplió lo que le tocaba, y lo regresaron a Cuba, como le tocaba. Derecho tiene a seguir su vida y vivir de su arte, pero no se puede tapar el sol con un dedo. La verdad es la verdad.

          Respuesta
        • Yo creo que para empezar, no habia ninguna necesidad , en lo absoluto de haber mencionado el incidente.

          Respuesta
    • Una anécdota más: en mi visita a San Francisco, pude visitar un gran número de pequeñas galerías de arte que se encuentran alrededor de “Union Square”, la gran zona comercial de la ciudad, aledaña al célebre Barrio Chino. A esas galería entras gratis y puedes mirar todo tipo de preciosidades, tanto esculturas, pinturas, instalaciones, fotografías y todo tipo de artes decorativas, todas ellas expuestas para venderse. Allí se estaban vendiendo unos dibujos de Picasso que no eran más grandes que una hoja de un blog de notas pequeños. Pues bien, el más baratillo valía $35000. Yo no lo podía comprar, por supuesto, pero, si estaban ahí es porque se venden. Y como te digo de Picasso, había de otroa autores, como Miró y Manet. en este caso, Podías ver todo cuanto quisieras y no te cobraban nada, y hasta me dejaron fotografiar en algunas de ellas. Por cierto, cuando conversaba con él sobre unas naturalezas muertas muy bien ejecutadas, el dueño de una de esas galerías se enteró por mí de quién era Arturo Montoto, de quien tengo unas preciosas copias adornando el comedor de mi casa. Ya ves que hasta propaganda de la pintura cubana pude hacer.

      Respuesta
      • jorgealejandro , ya has ido al Dali Museum en St. Petersburg, aquí en la Florida?. Si no, prepara ya mismo el viaje puesto que es cerca, y te va a encantar.

        la entrada general son $21, para los viejos $19, estudiantes $15 y los jueves $10-after5pm

        Respuesta
        • Miranda:

          Ya fui. Sin plabras, independientemente que es la colección más importante fuera de España.. gracias, de todos modos. Mi próximo proyecto es ir al sistema del Smithsonian en Washington, que es gratis. De todas formas, si Dios quiere, el próximo spring breack estoy en inglaterrra, Francia e italia, así que imagínate el banquete. ¡A ahorrar se ha dicho!, jajajajajajaja

          Respuesta
          • Jorgealejandro, en Londres, la mayoría de los museos y galerías son con entrada gratis.!Imagínate el banquete que ta vas a dar! !Suerte!

          • Gracias, Lapón, seguro que lo disfrutaré. Paso también por parís, Florencia y Roma, así que imagínate, el entusiasmo. Mi hijo, que vio la película del mismo nombre, ya se metió en internet y hasta averiguó (Muchacho al fin) cómo reservar para ir a cenar al “Moulin Rouge”, jajajajajajaja. Por cierto, que es más barato de lo que pensaba.

  • Fabrica de Arte, IAKKKKK, lo lamento por X pero con lo que he leido anteriormente, esto y sumado el espaldarazo que le dió a lxs muchachxs del Proyecto Arcoiris. Como si se presenta ahí dentro lo más grande del arte, no me interesa mostrar mi rostro por allá. me guardo los 50 pesos para gastarlos en algo más productivo.

    Respuesta
  • No he visitado la FAC pero si conozco el lugar donde funciona. Era una antigua fabrica abandonada y con una imagen deprimente que afeaba el entorno. Si ahora fue entregado a un privado para generar cultura es lo mejor que se pudo haber hecho con este horrible sitio. Algo asi debe hacerse con la antigua bolera frente a la terminal de omnibus nacionales que lleva años abandonada.

    Respuesta
    • ¿La “tortuga ninja”?

      Un billete se puede sacar poniendo un lugar para jugar bolos. Cuando mi hijo cumplió 10 años lo celebramos en un lugar así y los niños la pasaron bien.

      Respuesta
  • Eso es un bonito negocio, el de las boleras. Y sano. Ideal para cumpleaños. Lo difícil en Cuba sería la maquinaria de la bolera en sí, y el mantenimiento.

    Respuesta
  • Algo me dice que esta FAC está inspirada en el Espacio Artístico 798 de Pekín. Hace justo cuatro años, la denominada “fábrica del arte en China”, acogió la exposición “Cuban avant-garde”, con obras de Roberto Fabelo. Eduardo Roca (Choco), Rocío Garcia, Roberto Diago y Rafael Zarza, entre otros artistas cubanos. Menciono acá solo a los que estuvieron de cuerpo presente. A todos sin excepción se les caía la babita viendo como los chinos habían convertido un complejo fabril en desuso en una ciudad de y para artistas. “Ah, si tuviéramos algo así en La Habana”, exclamaba Zarza. No he visto la FAC aún, pero lo descrito por Daisy sobre el nuevo uso dado a la otrora planta de aceite comestible El Cocinero, en 26 y 11, en el Vedado, me deja claro que la impronta )o la sombra) chinesca ya se está haciendo sentir en la reconfiguración del mundo cultural cubano. Ojo: se acabaron los subsidios. Tó el mundo a lucharla pa’ la calle…

    Respuesta
    • jajaja Isidro, los chinos inventaron hace siglos la polvora y la imprenta pero no todo es idea de los narras. Utilizar fabricas abandonadas para espacios culturales existe desde hace decadas en muchos paises. Bueno que haya llegado a Cuba donde hay mas fabricas abandonadas que produciendo. Imagina la red de centros culturales en los mas de 100 ingenios azucareros cerrados en toda la isla.

      Respuesta
  • “Los jóvenes de la clase media habanera son arrebatadoramente hermosos y refinados: sonríen, enloquecen con pedidos a los 4 cantineros del lugar, le apuntan a las obras con sus smartphones y disparan, firman las paredes de los baños con lápiz labial rojo tomate, flirtean utilizando Wi-Fi, sonríen.”

    Mija, de aqui tenias que partir y no salirte de ese cabo, es la vaina que realmente importa, ahi en esa tremenda mierda encuentras todo el sentido poetico que le quieras rebuscar a cualquier rincon de la Habana hoy dia…

    Respuesta
  • no tengo bomba para leer los comentarios de jorgealejandro, son mas extensos que los diarios, habria que probar como seria si el fuera parte de HT, encuentro pocas opiniones interesantes aqui, aunque no quiero decir que no las haya, pero la gente casi siempre parece concentrada en demostrar algo, todavia no puedo discernir que. por otra parte, Daisy, me gusta mucho tu post, tienes una sensibilidad muy bella, es tu forma de ver las cosas y debes defenderla, a los comentaristas que amplian la informacion felicidades, a los que tienen este espacio como un foro para descargar… por algo sera

    Respuesta
    • Gracias Osmel, que bueno que te gustó mi post. Comente más en el sitio.

      Respuesta
    • osmel:

      Lo que te faltan es argumentos y vivencias con qué rebatirlos.

      Respuesta
  • Daysi, acaba de despertarte, en Cuba existen diferentes clases sociales, están los que ni pueden ni se les ocurre gastarse el pco dinero que tienen en la FAC, están los clase media que encontraste allí y está la élite que va a lugares mejores.

    Otra cosa, me parece repugnante exhibir en un lugar que se supone destinado (al margen del aspecto comercial) a difundir arte, la obra de un pedófilo confeso; con solo saber eso a cualquiera se le quitan los deseos de visitarlo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Un hombre y su perro, La Habana. Por Charlie Lockwood (Reino Unido). Cámera: Canon:6D Mark II

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com