Sobreviviendo al coronavirus en medio de la selva

Por Safie M. González

Colas y mas colas.

HAVANA TIMES – En Cuba hemos batido nuestro récord en casos de COVID-19 diario. Lo que nunca pensé es que pudiéramos sobrepasar los 500 casos, pero sucedió. El Estado sigue apostando por la consciencia del pueblo, y créanme, eso es algo que ya la mayoría no tiene.

Salgo a la calle y me parece estar viviendo una película de terror, o peor, una de esas de guerra, en la que todos salen al campo de batalla a luchar, y un gran porciento, sin duda, morirá.

La gran diferencia es que ellos, los guerreros, luchaban por una causa. A nosotros, los cubanos, al parecer, ya no nos importa nada.

No hablaré del resto de las provincias, pues vivo en La Habana. Y sí, el Gobierno ha tomado medidas como, el cierre de escuelas, cierre de fronteras entre provincias y el transporte solo hasta las 9 pm, pero, la gente sigue como si nada estuviera pasando. Y ese reporte de casos diario de enfermos y fallecidos, para muchos, aparentemente, no es significativo.

Las personas se siguen aglomerando en colas, sin respetar el tan reiterado y necesario distanciamiento, incluso hasta se golpean. He visto a muchos sin nasobuco (mascarilla), pero, lo que más me ha molestado es ver a niños, siendo arrastrados por sus padres en las calles, guaguas y hasta en colas. Algunos, incluso, sin usar dicha mascarilla.

¿Dónde está la consciencia y responsabilidad de esos padres? ¿Es que acaso no acaban de interiorizar el peligro al que los exponen? O incluso, al que exponen a sus familiares, algunos, quizás mayores, cuando salen a la calle y no acatan las medidas higiénicas establecidas.

¿Dónde está la autoridad? ¿Por qué no reforzar esos lugares, donde se sabe hay aglomeraciones de personas? En las colas de bancos y tiendas. ¿Qué pasa con aquellos, que sí somos conscientes e intentamos hacer bien las cosas, más que todo para intentar conservar la vida?

Y si hablamos de las guaguas, estaríamos hablando de la jungla. El guagüero llama a cinco personas y suben diez, y pasan unos por encima de otros. Estoy de acuerdo en que el transporte siempre ha sido malo, que todo el mundo necesita llegar al trabajo o a donde sea, pero, ¿por qué no regular estas medidas? ¿Por qué no reforzar el transporte cuando los ciudadanos tienen que trabajar?

Podría escribir diez páginas más, pero, por desdicha no tenemos solución. Es una cadena, un círculo vicioso del cual formamos parte, y desafortunadamente solo la minoría piensa con la cabeza. Mientras tanto, hay que seguir comiendo, trabajando y, sobre todo, intentar sobrevivir al coronavirus en medio de esta selva.

Lea más del diario de Safie M. González aqui en Havana Times.

Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.


3 thoughts on “Sobreviviendo al coronavirus en medio de la selva

  • el 21 enero, 2021 a las 12:33 am
    Permalink

    La vida pierde valor cuando se lucha constantemente por sobrevivir. A eso hay que sumarle que cada día quedan menos personas con 2 dedos de frente o una pizca de sentido común. Se vive el día a día, no hay proyecto de futuro.

  • el 20 enero, 2021 a las 8:17 am
    Permalink

    Y despues dicen que el contagio es del exterior.

  • el 19 enero, 2021 a las 6:44 pm
    Permalink

    Believe me, it’s the same on Britain but far worse. 1600 dead in one day here.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *