¿Quédate en casa?

Por Safie M. González

Las colas para comprar algunos productos de comida o higiene pueden durar muchas horas. Foto: BBC News

HAVANA TIMES – Quédate en casa es una frase que nos repiten constantemente a diario, la vemos en la televisión, la escuchamos por la radio, pero, ¿podemos realmente quedarnos en casa?

La situación en Cuba se ha vuelto más deprimente aún y, para colmo, cada día se incrementan los casos con personas afectadas por el coronavirus. La Habana, por ser la capital, y la ciudad más poblada de toda la Isla, es la más afectada, y en donde cada día salen más casos positivos al virus. 

Pero me llama la atención que en otras provincias las medidas son más estrictas. No puedo generalizar, pero, por ejemplo, en Cienfuegos, todos los centros de trabajo cierran a las 2 pm, y a partir de las 7 no puede haber nadie en la calle.

Acá en La Habana no funciona así. La capital de Cuba lleva varios días en espera de que se informe de algunas medidas que ayuden a disminuir la cantidad de casos infectados, mas dicha información no llega.

Solo hablan de exigir más en los centros de trabajo en cuanto a las medidas de higiene, y eso está bien. Sin embargo, ¿qué pasa con el abastecimiento de alimentos? ¿Las aglomeraciones en algunas tiendas, y las filas de horas y horas? ¿Acaso tienen previsto hacer algo al respecto?

No se trata solo de poner a cuatro policías que intentan organizar esas largas filas, no. Lo que hay que hacer es abastecer de manera igualitaria en diferentes sitios, porque quienes más se exponen afuera de los mercados son personas que sobrepasan los 60 años.

Una amiga de mi familia vive en playa Baracoa, provincia de Artemisa, y me cuenta que desde hace muchos meses allí no hay ningún caso, y es que precisamente para evitar el contagio y la propagación del virus, el Gobierno de su municipio ha establecido regulaciones muy estrictas.

Cada circunscripción es avisada con antelación para comprar lo que ha entrado a la tienda, a una hora específica, para así evitar aglomeraciones y que las personas se desgasten tanto haciendo filas un día tras otro.

Es obvio que no podemos quedarnos en casa, cuando hay que salir a buscar comida, sobre todo. Comida que no se encuentra en cualquier esquina, ni siquiera en cualquier tienda, y en el mejor o peor de los casos, depende con qué óptica se mire, hay que comprar muchos productos a sobreprecio, quien pueda pagarlos, por supuesto.

Mientras tanto, los que no pueden, seguirán exponiéndose cada día a ese virus invisible que crece con la incapacidad organizativa de quienes nunca han hecho filas, ni tienen necesidad de montar en un autobús.

Lea más del diario de Safie M. Gonzalez aquí.

Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *