Una mañana de vacaciones

Por Nike

HAVANA TIMES – En este día de vacaciones me levanto tempranito y salgo a buscar a mi hermana para ir a la playa.

Paso por la panadería, hay tremenda cola como todos los días; sigo mi camino, en una esquina veo dos muchachos sentados en un contén de la acera desayunando ron y tan solo son las 8 y 30 de la mañana.

Recojo a mi hermana para ir a la playa y seguimos caminando, nos topamos con un carretillero que es un señor vendiendo viandas en una carretilla y a una señora que le discute el precio tan alto que tiene la yuca, le dice que está muy cara a 20 pesos la libra, que ella necesita comer viandas y hasta suelta unas malas palabras, pero el vendedor no le hace caso como si fuera sordo.

Llegamos a la playa, hace un día hermoso, vemos a una señora bañándose, pero en cuanto nos ve sale del agua y muy molesta nos dice: ya se me chivó la mañana y nos señala a un hombre que acaba de llegar a la playa con su perrito, ella dice que vino para rascabucharnos o sea observarnos para tener su estilo de sexo, esta señora dice que él está algo raro y que ella la estaba pasando muy bien pero ahora por su causa se tiene que ir.

Nos cuenta que un día se estaba bañando con unas amigas y llegó un hombre a acosarlas, ella le tiró una piedra por el pecho y se cayó al suelo, pensó que lo había matado. Al instante recapacita de lo que nos contó y dice: pero no lo maté, al ratico se montó en su bicicleta y se fue… Aunque no me hubiera importado matarlo por descarado.  

Nosotras no vemos nada raro con el hombre del perrito, pero nos dejamos influenciar y nos empezamos a mover para otro lugar. Ella recoge todas sus cosas y se retira pero se queda sentada en un lugar desde donde nos puede ver y nosotras también a ella.

Yo me di cuenta de que el hombre estaba tranquilo dándole un buen baño a su perrito y decidimos quedarnos y cuando nos disponíamos a bañarnos, la vemos que regresa y nos descarga, pero super negativo, nos pregunta por qué no le avisamos que nos íbamos a quedar allí, que ella pensaba que nos íbamos de la playa y que le desgraciamos el día y ahora sí se tenía que ir.

Todos estamos un poco locos en mi país.

Lea más del diario de Nike aquí.

Seguir y compartir:
Pin Share


Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

Nike has 50 posts and counting. See all posts by Nike

2 thoughts on “Una mañana de vacaciones

  • El loco está que da al cuello, y hay pocos medicamentos. El estrés en que se vive es tan grande que a cualquiera se le aflojan los tornillos.

  • Que locura por Dios, pero no creo que en cuba se viva estrés, más bien se vive desesperanza, desatino, una desilusión por no lograr conocer oportunidades, que realmente, no son tan grandes, como nos las imaginamos cuando estamos allá. Y la locura, pues es un ser que nos acompaña en cualquier lugar del mundo, a veces hace cosas graciosas, cómo esta vivencia que nos cuenta Nike. Traten de no coincidir más con esa mujer, parece peligrosa jeje

Comentarios cerrados.