La mujer salvaguarda del planeta

Por Esther Zoza

HAVANA TIMES – Ayer, mientras daba mi caminata habitual, vi a una mujer de mediana edad abrazada a un álamo.  El hecho me conmovió profundamente y me hizo pensar en lo cerca que siempre ha estado la mujer de la naturaleza.

Como creadora de vida, la esencia indiscutible de la mujer es mantener y proteger la vida en todas sus manifestaciones.  Por eso resulta natural encontrarla en todos los frentes siempre a favor de la vida.

En estos tiempos de pandemia su papel como médico, enfermera, trabajadora de la Salud, elaboradora de alimentos y madre ha sido esencial. Su mirada volcada al interior de cualquier situación le ha permitido entregarse, aun sin percibirlo, a los más necesitados, convirtiendo sus iniciativas particulares en beneficio de muchos.

Tal es el caso de Eloísa, una vecina que ha puesto a disposición de los miembros de la comunidad sus conocimientos sobre jardinería ecológica. Esta es una jardinería cuidadosa de la naturaleza, sin la utilización de productos químicos. Aquí se le da prioridad al empleo del abono de lombrices, a la siembra en los jardines del romero y el tomillo, para conservar a los ciempiés y a las cotorritas.   

El primer día que Eloísa se dirigió a aquellos hombres, enfrascados en la siembra de pequeños huertos alrededor de los edificios, no fue escuchada. A nadie le interesaba saber sobre esta modalidad desconocida. Sin embargo, al día siguiente, cuando trajo consigo sendos pomos de refresco helados, todos estuvieron más que dispuestos a aguzar el oído.

Cambiar de estrategia es una de las capacidades adquiridas por la mujer durante su experiencia de vida por reivindicar su derecho a ser escuchada con respeto, no solo en el plano familiar, sino también en el laboral y el social.

Gracias a esta habilidad, hoy los huertos progresan sin necesidad de fertilizante y regados con agua de lluvia. El romero aún no ha florecido, pero muy pronto su aroma espantará a todos los insectos. Por mi parte, me he dado a la tarea de investigar sobre las lombrices, esos seres indispensables que mantienen nuestra amada tierra saludable.    

Lea más del diario de Esther Zoza aquí.

Esther Zoza

Nací en la década del 60. Amo a mi país y a su gente sencilla y sacrificada. Gusto de las artes, en particular la literatura. En la música disfruto de la trova tradicional y contemporánea, también de la ópera y la música instrumental. Respeto todas las religiones. Me gustan los temas esotéricos y místicos, además disfruto de los enigmas del universo. Creo sobre todas las cosas en Dios. Soy persistente y disciplinada para cumplir mis metas. Me gusta el campo. Vivo cerca del mar. Creo en las relaciones de pareja y en el amor en todas sus manifestaciones.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *