Para admirar al líder

Yusimí Rodríguez

Fidel Castro en la Feria del Libro en Febrero del 2012. Foto: rguama.icrt.cu

HAVANA TIMES — El lunes 13 de agosto, el eterno líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, celebró su cumpleaños número 86. Justo el día antes, terminaron los Juegos Olímpicos Londres 2012.

Uno de los últimos competidores de la delegación cubana, ganador de la medalla de bronce en lucha libre, le dedicó la victoria en víspera de su onomástico.

A lo largo de los años, he visto a nuestros periodistas repetir la misma pregunta a los medallistas en eventos internacionales: “¿A quién dedicas esta medalla?”

He llegado a preguntarme si se trata de una pregunta obligatoria, o falta de imaginación de los periodistas.

También me asalta la duda de si será parte del entrenamiento de los deportistas dedicar la medalla, además de a la madre, el esposo o la esposa, al Comandante en Jefe.

No soy una admiradora de Fidel Castro, no creo que sus aciertos compensen los muchos errores que cometió y que aún padecemos.

Este sentimiento, mi falta de admiración por él, me produce a veces un profundo sentimiento de culpa. Escucho a personas de generaciones anteriores, a jóvenes de otros países que se sienten en deuda con él y siento una sincera tristeza.

Lo experimenté el lunes 13 de agosto, mientras leía el periódico Granma, Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba. La página 8 estaba por completo (dedicada) a reflejar opiniones sobre Fidel Castro, de cubanos y extranjeros que lo han conocido.

Eran anécdotas más bien, cada una encaminada a mostrarnos una virtud del líder. No pude evitar conmoverme ante el relato de Ana Fidelia Quirot, la Tormenta del Caribe: el Comandante la visitó personalmente en el hospital cuando acababa de sufrir aquel accidente doméstico a principios de los noventa.

El líder estaba junto a ella, vestido con la bata verde que deben usar los médicos en la sala.

Esa anécdota debió bastarme para amar, más que admirar, a nuestro eterno líder. Pero seguí leyendo.

Había un breve relato del General de Brigada Juan Escalona Reguera. En una ocasión, Fidel lo envió a Angola a hablar con Leopoldo Cintra Frías y le pidió transmitirle el siguiente mensaje: “Dile que si ganar la guerra en Angola significa perderlo a él, no vale la pena ganarla. Que se deje de locuras, que se deje de estar en la primera línea, que tiene que cuidarse”.

Aquí estallé: ¿Y los que cayeron en aquella guerra que no era nuestra, los que regresaron mutilados? ¿Esos sí podían perderse para ganar la guerra en Angola?

Siempre pensé que si algo había digno de admiración en un jefe militar, era su valor para estar al frente de sus hombres, precisamente en la primera línea de combate, como Antonio Maceo y Máximo Gómez, como José Martí en Dos Ríos; Martí que no era un militar.

¿Ahora resulta que había vidas valiosas y vidas desechables en la guerra de Angola? ¿Quién determina el valor de una vida con respecto a otra?

Mi hermano fue enviado a Angola con dieciocho años, durante el servicio militar. ¿Su vida no era valiosa? ¿Qué fue mi hermano en Angola: carne de cañón en una guerra ajena para mostrar al mundo el internacionalismo cubano? Tuvo la suerte de regresar en una pieza. No le tocó ninguna muerte gloriosa.

Supongo que me perdí algo. ¿Cuál es la parte de la anécdota por la que debo admirar al Comandante?


74 thoughts on “Para admirar al líder

  • el 20 agosto, 2012 a las 7:54 am
    Permalink

    A los que no les guste el capitalismo en USA tienen todo el derecho de unirse al partido comunista. Partido que goza de todas las garantias. Repartir panfletos, y hacer documentales anti-sistema. Crear un movimiento de indignados.
    En Cuba sin embargo los partidos estan prohibidos solamente el PCC puede existir. La prensa esta secuestrada por el partido de gobierno y los disidentes reciben actos de repudio organizados por el gobierno.
    Por favor, incomparable….

  • el 19 agosto, 2012 a las 2:16 pm
    Permalink

    A los que no les gusta el capitalismo en los Estados Unidos también se lo tienen que comer con papas, a no ser que nos creamos la fantasía de que gozan de las abrumadoras capacidades de las corporaciones para imponer sus criterios en la sociedad norteamericana, o de comprarse un par de partidos con los que se vende la ilusión de que el ciudadano tiene la oportunidad de escojer algo diferente.
    Pero eso no es lo peor, y no lo será mientras la mayoría de los norteamericanos sigan comprándose esa fantasía. Lo peor es que si la mayoría de la población de cualquier otro país -como el caso de Cuba desde 1959- se decide a optar por un modelo alternativo tendrá que prepararse para que le hagan comer el capitalismo con bombas, terrorismo y bloqueo económico.

  • el 19 agosto, 2012 a las 1:27 am
    Permalink

    Torcuato:
    Los del Blas Roca se apearon de los caminones a la altura del Hotel Nacional y de allí empezaron a recorrer a pie el Malecón (y contrario a lo que afirman algunos, desde que llegaron se sabía que eran del contigente; nunca se ocultó eso; iban vestidos con sus ropas habituales de trabajo). Cuando Fidel llegó aún había gente lanzando piedras hacia abajo desde los edificios, sobre todos los cercanos a Malecón y San Lázaro, y dos cuadras más allá, hasta Neptuno. También muchos otros gritando consignas y volcando los depósitos de basura. Y ello a pesar de que había dos camiones de tropas antimotines ubicados al costado interior del Hotel Deauville, que, como se sabe, nunca se bajaron de los camiones. O sea, la presencia del Fidel impresionó más que aquel destacamento con cascos de visera, bastones, petos reforzados y otras delcias de la técnica. Yo estuve recorriendo todo el perímetro en mi bicicleta china por un buen tiempo. Esa es mi “media verdad”.

  • el 18 agosto, 2012 a las 9:39 am
    Permalink

    Power Marti y Fidel recaudaron dinero de los cubanos de dentro y de fuera de cuba, de su trabajo y de su sudor. Marti y Fidel no recibieron dinero de ninguna potencia extranjera que al final te cobran perdiendo tu independensia como nacion.
    Todos los qu mencionas en la disidencia cobran dinero proveniente del gobierno americano, canalizado atravez de ONG, grupos de Miami o Partidos Europeos.
    Pero todo es dinero USA. Este ano consedieron 20 millones de dolares para eso. Es un gran negocio distribuirlo.
    Imaginate recibir dinero de la potencia que bloquea y agrede a tu pais.
    En cualquier codigo penal del mundo todos esos mercenarios son sancionados a carcel. Eso lo puedes comprobar.

  • el 18 agosto, 2012 a las 9:03 am
    Permalink

    Josue, me parece que su agrio discurso contra mi persona, es la mejor prueba de como son las cosas en Cuba. De como se segrega a los cubanos que tienen opinion politica diferente. De como se hace personal la diferencia de opiniones, de como se descalifica. Usted con palabras aqui en este espacio virtual y eso no es un problema. Yo ya me olvido a los dos minutos. Pero el gobierno cubano castiga la diferencia con actos de repudio, con leyes que prohiben la libre asociacin y divulgacion de ideas diferentes. Eso es lo grave y no lo que usted pueda pensar de mi.
    Si lee mis comentarios no encontrara descalificacion hacia su persona. Solamente mi valoracion, como cubana, de la figura historica de Fidel y de la situacion de mi pais.
    Pinochet, Franco, Trujillo fueron dictaduras que duraron años y mas años. Fidel no es ese ejemplo unico en la historia de gobierno que se mantiene medio siglo (con depauperacion economica ademas) con el apoyo “popular”. El apoyo a un gobierno no se mide en plazas, se mide en elecciones libres, contra otro partido.

  • el 18 agosto, 2012 a las 7:44 am
    Permalink

    “vi a la multitud que gritaba consignas contra el Gobierno y lanzaba piedras a la policía cambiar de palo pa’ rumba y empezar a dar vivas a Fidel”

    La medias verdades son peores que las mentiras Isidro.

    La gente que tiraba piedras fueron neutralizados en los primeros momentos por gente del contingente Blas Roca y seguido por la policía, durante todo ese tiempo hubo gente alrededor, desde aceras y balcones que gritaban en sentido antigubernamental con el consabido Abajo Fidel… Esa fue la primera parte.

    Cuando ya estaba todo controlado apareció el entonces sr presidente de los consejos de estado y ministros, con cámaras del NTV, Granma, supongo que JR, Trabajadores, no me consta prensa extranjera..Tampoco me consta la identidad de los que gritaban en la calle en la primera parte pero los vecinos, los que estaban en los balcones cambiaron el sentido de sus gritos porque tontos no eran, no porque hayan sido iluminados por la conciencia revolucionaria al ver al caudillo.

    Imposible que hubiera sujeto alguno, piedra en mano, con el Sr F.Castro a tiro de piedra…

    Solo que él se encargó de decir que se había plantado en primera linea, y ahí no hay cjns para decir lo contrario, a pesar de los alardes de Kurt….

  • el 17 agosto, 2012 a las 11:34 pm
    Permalink

    Josue que es lo que se miente, se falsifica. Fidel recibio dinero y armas de burgueses, de trabajadores y de cuanto le dio dinero, asi fue como pudo armarse y con apoyo. Dijo que la revolucion era verde como las palmas e impuso el stalinismo, Fidel dijo que no era comunista, dijo que habria elecciones.
    Los unicos que han cambiado la historia son los comunistas. Borraron la historia de los deportistas, los musicos que tuvieron solo la idea de no compartir las mismas ideas, de pensar diferente,
    Quitaron las religiones y solo dejaron la santeria y eso tiene su repercusion que ellos saben.
    Han cambiado hasta lugares historicos de sitios.
    Las estadisticas son infladas.
    Nunca enseñaron en la historia de cuba los progresos que tuvo cuba antes del 59. Nunca se supo de los avances , solo aquellos que les gustaron para hacer su politica.
    Cuba necesitaba una revolucion, no otra dictadura, porque nos imponen una dictadura, por que no le dan la libertad a las personas de hacer sus propios negocios , de hacerlos desarrollarse por ellos mismos, cuando siempre los planes de masetas acaban con los pocos que hacen dinero?
    Por que no comer las vacas?, por que no dejar que los campesinos , los ingenieros, medicos hagan sus propios negocios, si no fue Fidel quien les dio las carreras, han sido los altos impuestos que han pagado los pocos que trabajan.
    Por que cuando la URSS daba los 5000 milllones mas comida, hoy los emigrados dan mas de esa cantidad en remesas y otros tipos de pagos tributarios y los maltratan en las aduanas , los maltratan en inmigracion.
    por que los cubanos con otra ciudadania deben mantener el pasaporte cubano, pganado las altas sumas de esa libretica, que es la que mas precios tiene segun la region del planeta.
    Todas esas preguntas , mas otras tantas que existen son simples de contestar, pero son ilogicas para otros ciudadanos de paises.
    Por que el atraco del seguro medico de los viajeros,que nadie que lo utiliza le sirve.
    Todos los revolucionarios que han existido han tenido financiamiento y apoyo de emigrados y de cualquiera que apoye sus ideas, entonces porque Paya, las damas de blanco o cualquier otro no puede aceptar dinero del que se lo de como apoyo a sus ideas. Eso es tener la cara de guante que son los comunistas y como tienen el poder total hacen lo que se les vienen en gana.
    Algun dia se sabra todos los atropellos contra los cubanos

  • el 17 agosto, 2012 a las 7:11 pm
    Permalink

    Este, se lo dedico al Lider…en sus …bueno que importa, es del Apóstol, el más genuino cubano:

    Banquete de Tiranos

    José Martí

    Hay una raza vil de hombres tenaces
    de sí propios inflados, y hechos todos,
    todos, del pelo al pie, de garra y diente,
    y hay otros, como flor, que al viento exhalan
    en el amor del hombre su perfume.
    Como en el bosque hay tórtolas y fieras
    y plantas insectívoras y pura
    sensitiva y clavel en los jardines.
    De alma de hombres los unos se alimentan,
    los otros su alma dan a que se nutran
    y perfumen su diente los glotones,
    tal como el hierro frío en las entrañas
    de la virgen que mata se calienta.

    A un banquete se sientan los tiranos,
    pero cuando la mano ensangrentada
    hunden en el manjar, del mártir muerto
    surge una luz que les aterra, flores
    grandes como una cruz súbito surgen
    y huyen, rojo el hocico y pavoridos
    a sus negras entrañas los tiranos.

    Los que se aman a sí, los que la augusta
    razón a su avaricia y gula ponen,
    los que no ostentan en la frente honrada
    ese cinto de luz que en el yugo funde
    como el inmenso sol en ascuas quiebra
    los astros que a su seno se abalanzan,
    los que no llevan del decoro humano
    ornado el sano pecho, los menores
    y los segundones de la vida, sólo
    a su goce ruin y medro atentos
    y no al concierto universal.

    Danzas, comidas, músicas, harenes,
    jamás la aprobación de un hombre honrado.
    Y si acaso sin sangre hacerse puede,
    hágase… clávalos, clávalos
    en el horcón más alto del camino
    por la mitad de la villana frente.
    A la grandiosa humanidad traidores.
    Como implacable obrero
    que a un féretro de bronce clavetea,
    los que contigo,
    se parten la nación a dentelladas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *