Nuestros comunistas de antaño

Yusimí Rodríguez

Foto: Oriol de la Cruz Atencio/AIN
Jorge Risquet Valdés en el 90 aniversario del Partido Comunista de Cuba.  Foto: Oriol de la Cruz Atencio/AIN

HAVANA TIMES — Este viernes 21 de agosto, el oficial diario Granma publicó íntegramente el discurso pronunciado por Jorge Risquet Valdés, el día 18, en el 90 aniversario de la fundación del primer Partido Comunista de Cuba.

El discurso constituyó un recuento de la historia de aquel primer Partido fundado por Carlos Baliño, quien antes fuera fundador junto a José Martí del Partido Revolucionario de Cuba en 1892, y Julio Antonio Mella.

La lectura del texto me llevó a la conclusión de que tienen mucho más en común los disidentes y opositores de hoy con aquel partido, que hoy el Partido Comunista en el poder hoy.

“El primer Partido vivió la mayor parte de su existencia en la más estricta clandestinidad. Más de 20 años ferozmente perseguido y unos pocos de relativa legalidad, pero siempre calumniado por los medios de prensa burgueses que difunden el anticomunismo más recalcitrante y las ideas del fatalismo geográfico y de defensa del estatus neocolonial”, afirma Risquet.

La diferencia es, quizás, que los actuales partidos de oposición en Cuba y las organizaciones de la parte de la sociedad civil cubana que no es seguidora del Gobierno y del sistema, no han disfrutado de ninguna relativa legalidad durante su existencia.

Hace algunos meses entrevisté a dos miembros de la Juventud Comunista Alemana, quienes me contaban que allí declararse comunista puede costar el empleo y que no tienen acceso a los medios de comunicación para dirigirse al pueblo alemán y difundir sus ideas. El Partido Comunista Alemán no dispone de los recursos económicos necesarios para hacerlo, ni les sería permitido aparecer en la televisión si los tuvieran. Mientras los escuchaba solo podía pensar que conozco esa película. Quienes en este país disienten del poder y sistema, incluso desde posiciones de izquierda, son difamados, calificados de mercenarios al servicio del enemigo (con el que establecemos relaciones diplomáticas), o simplemente invisibilizados.

Jorge Risquet recurre a palabras de José Martí sobre Carlos Baliño: “… Que padece, angustiado, de toda pena de hombre”, como una inequívoca alusión a la ideología marxista de Baliño, aunque Martí no haya usado el término marxista. Parece que solo desde la ideología marxista, puede alguien preocuparse por sus semejantes, por la justicia social.

Este trabajo, durante casi seis años, me ha permitido entrevistar o simplemente conversar con personas no partidarias del Gobierno, convencidos de que el sistema no funciona, y quienes se sienten comprometidos con la justicia social, no solo con la lucha por el derecho a libertades de prensa, expresión y asociación. Juan Antonio Madrazo, Miriam Celaya, Julio Antonio Aleaga, Pedro Campos y Dimas Castellanos (hijo de un miembro de aquel primer Partido Comunista), son solo algunos de esos nombres.

En su recuento, Risquet afirma “Para todos los integrantes de aquel primer Partido Comunista… resultaba meridianamente claro, que para dirigir la Revolución socialista cubana había surgido un nuevo Jefe, Fidel Castro Ruz, de cualidades excepcionales, capaz de conducir victoriosamente el combate de nuestro pueblo…”.

Resulta casi inverosímil que ninguno de los comunistas de entonces se cuestionara el hecho de que justamente el hombre que había afirmado no ser comunista, se declarara luego Marxista Leninista hasta la muerte, fundiera todas las llamadas organizaciones revolucionarias en una sola (aboliéndolas, de paso) y se convirtiera en el líder.


35 thoughts on “Nuestros comunistas de antaño

  • el 31 agosto, 2015 a las 5:05 pm
    Permalink

    Europa por siglos ha sido y es un matadero; la culta, ordenadita e izquierdosita Unión Europea es un barniz tan débil que los payasos de Tsiritza y Podemos, o la actual crisis migratoria, muestra cuán débil o frágil es.
    Pero supongamos que Europa es el Paraíso Eterno de la Democracia… ¿Son los cubanos europeos?
    Una nación que apenas vivió en toda su historia poco más de una década en democracia ininterrumpida, no creo pueda darse el peligroso lujo de convivir con una mafia política comunista.
    Ejemplos históricos sobran: Hitler accedió al poder mediante elecciones, Daniel Ortega, Chávez, Correa, los Kirchner, etc, también… USANDO los mecanismos democráticos para destruir la democracia y perpetuarse en el poder.
    Una Cuba futura, con una democracia débil -por su arruinada economía y la ignorancia política y cívica de sus ciudadanos, será un sitting duck en la mira de los comuñángaras. Y eso es más que inaceptable, es suicida.

  • el 31 agosto, 2015 a las 2:25 am
    Permalink

    Miremoslo de este modo: Un presidente COMUNISTA es lo mas cercano sino peor A un MONARCA tirano solo que este viene del VULGO y es PLEBEYO…
    El comunismo es entonces por definicion una MONARQUIA TIRANICA retrograda ademas nada que ver con los reyes de muchos paises actuales…el pueblo les quito el poder para instaurar democracias…
    Los COMUNISTAS son oportunistas sobre todo de la POBREZA GENeRAL y EL DESCONTENTO y de la IGNORANCIA COLECTIVA…
    TODOS SOMOS IGUALES pero nosotros los dirigentes en virtud de tener que pensar tanto por ustedes los OBRerOS necesitamos un poco mas de privilegios…
    Cuanta Razon tenia ORWELL…Cuanta Razon…

  • el 29 agosto, 2015 a las 9:11 pm
    Permalink

    Bobo:

    En todo caso, eso queda por ver…espero que estemos en contacto a la vuelta de un año, para ver cómo resultan las apuestas…y sobre Sirley, siguiendo tus métodos investigativos, creo que podemos declarar a Bush Jr. en contubernio con los responsables del 11-S…¿no se especula eso también?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *