Dimas Castellanos: Economía de mercado y justicia social (II)

Yusimí Rodríguez

Dimas Castellanos

HAVANA TIMES — Aquí presentamos la continuación de nuestra entrevista con Dimas Castellanos, nacido en 1943, licenciado en Ciencias Políticas, Diplomado en Ciencias de la Información y Licenciado en Estudios Bíblicos y Teológicos. El blog de Dimas también se encuentra en el portal Voces Cubanas.

HT: En fragmentos de un texto suyo que logré leer en Internet, se identifica con las ideas de Martín Morúa, contrarias a la formación de un Partido con personas de una sola raza. Sin embargo, en el capítulo de Razones Ciudadanas, dedicado al racismo, tuve la impresión de que está a favor de la constitución de asociaciones integradas por personas de una raza.

Dimas: Son dos cosas distintas… En una intervención como la de Razones…, con tiempo limitado y varios panelistas, y que debe ser editado después, se pierden cosas básicas.

No apoyo completamente a Morúa ni condeno a los fundadores del Partido Independiente de Color.

En algunos textos se culpa a Morúa por la matanza de 1912 y es lo que no comparto. Se plantea que como miembro del Partido Liberal, lo afectaba la creación del Partido Independiente…, y por eso proscribió la ley que aprobaba su fundación. Él se oponía desde la segunda mitad del siglo XIX, mucho antes de ser miembro del Senado, a la creación de partidos o asociaciones de una sola raza; para él constituía un freno para la nación. Un criterio tan argumentado como discutible.

Tampoco es lo mismo un partido político de una raza que una asociación de cualquier tipo. El partido apunta directamente a proyectos que tienen que ver con la política del país; las asociaciones pueden ir o no en esa dirección. Morúa y Juan Gualberto Gómez estaban muy preocupados con la formación del negro.

Lo que te explicaba hace un momento, sobre la necesidad de la formación del ciudadano en Cuba, lo detectaban ellos en las personas negras. En eso las asociaciones cívicas juegan un papel determinante, sean de un color o varios.

HT: ¿Cree que en estos momentos la nación necesita esas asociaciones cívicas?

Dimas: Regreso a lo que hablábamos de los logros. Fue un logro eliminar la discriminación, que los negros tuvieran el mismo acceso a la educación, las playas… El error estuvo en considerar que el racismo era solo resultado de la división de la sociedad en clases y que al eliminar la división, no hacía falta el debate sobre un problema resuelto. Lo que permitió el avance del negro en la república fue el asociacionismo y fue un error eliminarlo.

HT: Cuando vi este capítulo de Razones…, tuve la impresión de un opinión de los panelistas que los negros vivían mejor antes del triunfo revolucionario, o al menos hacían mas énfasis en las limitaciones para los negros después del triunfo de la Revolución, que en los logros.

Dimas: No creo que vivieran mejor antes. La Revolución emparejó un poco al negro y al blanco, pero los emparejó también en lo que es este socialismo, la distribución de la pobreza. Al inicio de la República, el negro que había vivido en la colonia carecía de dos cosas fundamentales para competir en el nuevo escenario: instrucción y riqueza económica. Había algunas excepciones que solo confirman la regla.

Pienso que al triunfo de la Revolución era necesario dar un trato preferencial a las personas de mas bajo nivel, blancos o negros, aunque ahí predominaban los negros. No haberlo hecho es lo que ha posibilitado que el racismo continúe reproduciéndose a estas alturas.

Lo sucedido en 1959 fue como la carrera de Marahabana en la que participo todos los años, en noviembre. A las siete de la mañana, estamos todos en la línea de arrancada: campeones del equipo nacional, miembros de las FAR, estudiantes de escuelas de deporte… y gente como yo, que cuando tienen tiempo practican un poco y van allí. Así sucede con el negro y el blanco. Es verdad que cuando suena el disparo, todos estamos en igualdad de condiciones.

La Revolución creó la igualdad. Pero cuando pasamos el primer kilómetro se ve la diferencia entre los que saben correr y los que no. La línea horizontal del principio se transforma en una línea vertical. Eso mismo sucedió con el negro y el blanco.

La universidad se pintó de negro, pero con el tiempo se volvió a pintar de blanco. Las familias negras carecen de la concepción de la importancia de la educación para el futuro. No estudié cuando niño. Mi padre le decía a mi madre que los varones estudiaban cuando querían. Eso le había enseñado mi abuelo, y a él mi bisabuelo que era esclavo. La educación no es importante.

Yo estudié ya adulto. Cuando estos jóvenes negros que entraron a la universidad, empezaron a chocar con las dificultades de las asignaturas, no contaron con el apoyo de sus familias para continuar. De ahí que el nivel de deserción en todos los niveles educacionales sea mayor en los negros que en los blancos. Así sucede también con las cárceles pintadas de negro. El racismo se ha seguido reproduciendo y se ha actuado sobre los efectos, pero no sobre las causas.

En el 2004, Dimas se convirtió en miembro de la Junta Directiva del Instituto de Estudios Cubanos de la Florida, pero ha perdido el contacto con la institución. Lo atribuye a la distancia. En la actualidad, no incluye esta membrecía en su currículum.

HT: Usted es licenciado en Teología y Estudios Bíblicos. ¿Cree en Dios?

Dimas: Es una respuesta difícil. Habría que preguntarse qué es Dios. Creo que hay fuerzas muy superiores al hombre, que interactúan con la vida humana.

HT: ¿Eso no contradice su condición de marxista?

Dimas: Tengo una formación marxista, pero no me describo como Marxista en la actualidad. A partir de 1991, empecé a tener experiencias que me preocuparon.

Mi madre sufrió un accidente y requería una operación, sus posibilidades de sobrevivir eran pocas. Salió bien. Mi esposa y yo vinimos a casa un momento, después de pasar toda la noche y la mañana en el hospital. A las cuatro de la tarde sentí un escalofrío muy fuerte y supe que mi madre había fallecido. En el hospital me confirmaron la hora de su muerte: las 16 horas.

En febrero de 1992, me expulsaron del Instituto Superior de Ciencias Agropecuarias por mi entrada a la corriente social demócrata. Tuve que empezar a vender frijoles que traía de San José de las Lajas en bicicleta. Una vez, escuché una voz decirme: ocúpate de lo tuyo, de lo otro me ocupo yo. A partir de ahí, regresé a las Ciencias Sociales y nunca me ha faltado el sustento.

Tuve muchas experiencias de ese tipo y entendí que el Marxismo no tiene respuesta para todos los fenómenos del universo. En el 2001 comencé a estudiar Teología. Me bauticé por la Iglesia Católica en el 2002.

La entrada en la corriente social demócrata no solo significó el despido de Dimas de su trabajo, también fue hostigado durante mucho tiempo por miembros de la Seguridad del Estado. Pero nunca fue golpeado ni durmió una noche en el calabozo.

Su esposa, miembro del Partido Comunista en aquel momento, fue sancionada en su Comité de Base, por la relación con un opositor. En la actualidad vive en España con su hijo.

HT: Usted ha viajado en varias ocasiones a Europa. Su esposa e hijo viven en España. ¿Por qué continúa aquí?

Dimas:  Fui miembro del Partido Socialista Popular en mi adolescencia. Estudié en la URSS y allí empecé a ver los errores del sistema que condujeron al fracaso. Cumplí misión en Etiopía casi dos años. No me convocó ningún Comité Militar, fui porque quise. He visto los errores cometidos aquí.

Sin ser historiador de formación, Dimas se ha convertido en un estudioso de la historia para entender nuestro presente. Su propia experiencia en Etiopía sería tema para otra entrevista, o quizas para un libro.

Dimas: “Con toda esta experiencia, sería egoísta irme a otro país. Fui parte de este proceso. Ahora, creo que debo ayudar a lograr los cambios necesarios en la forma que puedo hacerlo.”


3 thoughts on “Dimas Castellanos: Economía de mercado y justicia social (II)

  • el 30 mayo, 2012 a las 6:36 am
    Permalink

    Muy interesante la entrevista, enhorabuena Yusimi.
    Hay algo que me llama mucho la atención, la necesidad de tener que definirse de motu propio o porque lo exigen otros y las filigranas que hacen para conseguirlo, evidenciando torpeza, ingenuidad y que se intente renombrar lo que ya existe en el resto del mundo.
    La posición socialista de Dimas se puede resumir en lo que conocemos como socialdemocracia, que si fuera un termino usual en Cuba no se pasaría tanto trabajo para explicarlo.

  • el 28 mayo, 2012 a las 11:13 am
    Permalink

    Yusimi, Gracias por darnos a conocer a Dimas. Que lejos esta de los “apatrias” y “escoria” que pinta la elite Cubana.
    Claro que ya eso lo sabiamos de antemano sin leer tu entrevista pues sabemos que lo normal para la elite es mentir cuando alguien se opone a su poder absoluto o les critica. Siempre tratan de aniquilar a cualquiera que les critique culpandoles de crimenes comunes o de que son mantenidos por gobiernos foraneos.

    Si ellos no son la escoria y los apatrias entonces la elite es la anti-revolucionaria y la apatria. Tu misma Yusimi eres mas revolucionaria que todos los que publican en el Granma. Por que tu buscas un cambio para algo mejor. Buscas la verdad. Crees en la mejoria humana y en la humanidad. Todo esto transpira de lo que escribes como tambien de otros de los que escriben aca. Sin embargo cuando te lees algo del Granma dan ganas de vomitar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *