Cuba: Los beneficiarios del bloqueo

Yusimí Rodríguez

Photo: Tracey Eaton

HAVANA TIMES — Debo disculparme con los lectores de Havana Times, por mi artículo “En nombre de quién hablaron las Damas de Blanco“, el título debió ser “A quién beneficia el bloqueo norteamericano a Cuba”, porque de eso se trata: ¿Quién se beneficia con la petición de las Damas de Blanco?

Varios lectores me han señalado algo importante: las Damas, o más bien Berta Soler, no tienen que hablar en nombre de nadie que no sean ellas mismas.

Yo tampoco hablo en nombre de nadie que no sea mi propia persona. Pero mi persona no es tan relevante ni conocida como las Damas de Blanco; nada que yo pueda decir tendrá la repercusión ni el peso de cualquier declaración o acción de ellas.

De todas formas, lo importante es que ellas, o Berta Soler en este caso, ha ejercido su derecho a la libertad de expresión y eso es algo que afirmé antes. Lo reafirmo ahora. Lo ideal sería que pudieran ejercer ese derecho en medios de comunicación cubanos, y que cada cubano pueda decidir si se siente o no identificado con su discurso.

Pero en algo coinciden muchos de los lectores, el Bloqueo Norteamericano no es el verdadero culpable de la situación en Cuba, y su eliminación no traería grandes cambios.

Lo cierto es que esos lectores lo llaman «Embargo». Yo me disculpo, llevo demasiados años escuchando y leyendo el término «Bloqueo» en nuestros medios oficiales, como para que de la noche a la mañana empiece a decir «Embargo». Me resulta difícil, pero ese no es el punto, sino su verdadero peso en nuestras vidas.

Un grupo de Damas de Blanco. Foto: Tracey Eaton

Confieso que a estas alturas no sé cuál es. Por una parte, alguna función cumple cuando los sucesivos gobiernos norteamericanos insisten en mantenerlo, y las Damas de Blanco han pedido que continúen las presiones económicas.

Pero por la otra, ¿cuántos de nuestros problemas se deben realmente a la existencia del bloqueo? La historia ha demostrado que la Zafra de los Diez millones (que nunca se logró), el Cordón de La Habana, la Ofensiva Revolucionaria, fueron errores; errores costosos. ¿Qué peso tuvo el bloqueo en esos casos?

Es difícil determinar a ciencia cierta hasta qué punto el Bloqueo, perdón, el Embargo; perdón una vez más, el Bloqueo, afecta la vida del pueblo cubano.

Lo que sé es que mientras exista, ese Bloqueo, Embargo o como cada cual prefiera llamarle, seguirá siendo el culpable de todos nuestros problemas, de todo lo que no funcione bien, de todos los errores que cometan nuestros líderes.

Por eso vuelvo a preguntarme: ¿Quiénes son los beneficiarios del Bloqueo? ¿Quiénes pueden seguir esgrimiéndolo como pretexto del fracaso del modelo económico que ahora intentan actualizar?

¿Quién podrá seguir reprimiendo y desacreditando a los que se oponen al gobierno, bajo el pretexto de que sirven a una potencia extranjera?  ¿Quién se beneficia con la petición de las Damas de Blanco?

35 thoughts on “Cuba: Los beneficiarios del bloqueo

  • Rexodor, me gustaria preguntarte ¿como calculaste los costos del BLOQUEO, o es que estas repitiendo lo que dijo otro? ¿Sabias que desde el BLOQUEO llegan miles de toneladas de alimentos a Cuba? ¿Sabias que los dolares que llegan desde el BLOQUEO son los que mantienen a flote la depauperada economia cubana?

    Ya que pareces que trabajas en la contabilidad del BLOQUEO, te pregunto¿Cuantas obras sociales se hacen en Cuba con los dolares de las remesas que envian “los gusanos” que viven dentro del BLOQUEO? ¿Cuantas calorias nutren a los cubanos con las miles de toneladas de cereales y carnicos que llegan anualmente desde EL BLOQUEO? Vergüenza deberia darle al gobierno cubano tener que aceptar comida y dolares del pais que lo tiene BLOQUEADO.

    Te dejo de tarea que saques cuenta cuanto le ha costado a la economia cubana y al bienestar del pueblo el BLOQUEO del gobierno cubano al derecho de invertir en el pais a la comunidad cubana en el exterior igual que lo hacen los capitalistas extranjeros. El BLOQUEO a los cubanos de poder participar libremente en la importacion y exportacion de productos y servicios. El BLOQUEO a la libre expresion, la libre movilidad, libre asociacion, libre acceso a la informacion, libre participacion politica, etc. O es que esos BLOQUEOS no son contables para ti.

  • Hola, Yusimí:
    Me gustaría agradecer esta aclaración, la cual asumo como muestra de tu honestidad.

    Te pido que me permitas opinar al respecto, pues soy de los que percibieron en tu segundo texto la presencia de una mano anónima interesada en alterar tu enfoque previo, quizás en atención al hecho de que comienzas el nuevo post con una disculpa – a mi entender innecesaria -, haciendo referencia asimismo a los señalamientos de “varios lectores”. Pero en fin, tuyo es el post.
    Defiendo a capa y espada el derecho de todos a expresarnos sin cortapisas, y si vuelvo una y otra vez a HT es, ante todo, porque sólo aquí he dado con un sitio donde convergen las más diversas voces que desean opinar sobre la realidad cubana, de un extremo a otro del diapasón político-ideológico, y con todos los matices intermedios incluidos. Y me atrevo a asegurar de que sólo en HT hemos conseguido debatir en un ambiente que generalmente se mueve en el ámbito del respeto. Eso no lo hay en Diario de Cuba, Cubaencuentro o Café Fuerte, por sólo citar tres casos (y de los sitios oficiales mejor no digo nada; no ahora). En ellos prima el “apedreamiento” mutuo, como parte del cual, cada cual se enquista en sus posiciones y dedica más tiempo a descalificar con los peores epítetos al que piense diferente, que a analizar en profundidad cada artículo que se publica. Con esto, a mi modo de ver, no hacen más que prolongar la crispación que hemos padecido por demasiado tiempo ya.
    HT, por otro lado – mi opinión muy personal-, está consiguiendo sortear esa bipolaridad a la que parecemos confinados los cubanos por vaya uno saber qué designio. Aquí he debatido, y más que eso: he dialogado con los que piensan totalmente distinto a mí. ¡Y lo agradezco tanto! Con el paso del tiempo, HT me ha ayudado a confirmarme en la certeza de sólo la suma de todas las verdades nos harán una nación completa. Pero para llegar allí hay que aprender a hablar, y muy importante: a escuchar. Ese es, a mi entender, el primer paso.
    Y en ese trayecto es importante por igual que nadie –de ninguna parte- nos apabulle, imponiéndonos su visión como única.
    Para no cansar, sólo te exhorto a que sigas siendo una voz genuina. En tanto lo seas, tendrás en este lector a un pertinaz seguidor de tus opiniones.
    Con mucho afecto

  • Acabo de abrir mi correo electrónico por primera vez desde el miércoles 8 de mayo, y he leído en los comentarios de HT que algunos lectores dan por sentado que recibí alguna reprimenda y llamado a contar (no me queda claro de quiénes) por mi artículo En nombre de quién hablaron las Damas de Blanco. Quiero ante todo tranquilizar a los lectores: hasta el día de hoy, nadie, absolutamente nadie me ha llamado a contar, ni me ha regañado como a una niña chiquita ni me ha amenazado. Tampoco al editor de HT se le ocurriría encargarme un trabajo de desagravio, de arrepentimiento o algo así. Ni yo lo permitiría. Como he dicho en otras ocasiones, no soy valiente, así es que no puedo asegurar que no me entre un ataque de pánico si me llaman a contar. Pero en ese caso, y lo dejo claro desde ahora, no me retractaría de nada que haya dicho (a no ser que me percate de haber cometido un error); en todo caso, dejaría de escribir para el sitio, y lo haría saber: dejé de escribir por miedo. En cuanto a los dos artículos, estoy en total desacuerdo con el bloqueo, primero porque los únicos perjudicados somos nosotros, los cubanos de a pie. También soy una cubana de a pie, solo que tengo el privilegio de acceder a un correo electrónico un par de veces por semana. Y digo correo, no Internet, leo Havanatimes a través de un boletín. A los cubanos nos perjudica el bloqueo por los problemas directos que crea, y porque le sirve de pretexto al gobierno cubano. No puedo sentirme identificada con nadie que se atreva a pedir más presiones económicas contra el gobierno cubano, que es pedirlas contra el país. Vuelvo a decir que el problema de Cuba es cuestión de los cubanos y los Estados Unidos no deben intervenir de ninguna forma. Las Damas de Blanco tienen derecho a expresarse, pero deben asumir las consecuencias, y no quiero decir consecuencias en forma de agresión física, nadie tiene derecho a agredirlas, lo dije antes, pero deben asumir el hecho de que otros expresemos nuestro total desacuerdo con ellas. Yo también asumo las consecuencias de lo que escribo cuando mis textos se publican en HT y los lectores expresan su desacuerdo conmigo. Disculpen el comentario tan largo, pero me parecía importante dejar claro que no he recibido amenazas ni conteos de protección, y que no me retracto de nada de lo que he escrito.

  • El sólo empleo del insulto “anormal” ya invalida todo lo anterior que has escrito. Te aconsejo que además de pasarte definitivamente a leer sólo Gramna, vayas al psicólogo, o pases de nuevo la asignatura de “educación cívica” a ver si aprender a vivir en sociedad.

  • Rexodor que ingenuidad la tuya. ¿En verdad te crees que cuando te quiten el bloqueo te van comprar las locomotoras y todas esas cosas que enumeras en esa lista? En vez de poner esas cosas, debiste enumerar, cuántas Marchas combatientes, actos de repudio, tribuna abiertas y movimiento político de extrema izquierda Cuba va apoyar cuando le quiten el embargo. Eso por no contarte las medidas que regresaran a atras, luego de que los Castros tengan el dinero suficiente para seguir espoleando a su pueblo.
    Quitar el embargo sería una vitoria política que ya los vetustos Castros no se merecen, que no quiten el embargo por Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *