Tarde en Cojímar (+Video)

Irina Pino

 

HAVANA TIMES – ¿Qué tal si se hubiera cambiado el curso de la historia en Cojímar? Un pueblito de pescadores situado en La Habana del Este.

O sea, si sus pobladores allá por el siglo XVIII se hubieran dejado conquistar por las tropas inglesas lideradas por el conde de Albemarle…

Acaso fuera diferente, todos hablarían inglés y hubiera toda una estructura arquitectónica con mayores posibilidades para sus habitantes. En vez de eso, reina toda una gama de disímiles construcciones, últimamente la gente ha tomado la iniciativa de fabricar sus propias viviendas, aunque no sepan nada de arquitectura y urbanismo.

No se puede dejar de señalar la otrora fama de Cojímar, un balneario en el siglo XIX visitado por la clase alta de La Habana, con hoteles de lujo como el antiguo Campoamor. La misma edificación durante el Período Especial funcionó como escuela especial Leonor Pérez, para niños con discapacidades en el aprendizaje, luego fue sala de tribunales y, por último, local para la Federación de Mujeres Cubanas.

Me cuenta una amiga que los hermosos pisos del hotel fueron destruidos por absurdos tabiques divisorios, que lo atravesaron destruyendo sus losas. Hoy casi en ruinas, su frente lo decora una hilera de latones de basura.

El escritor Ernest Hemingway solía pescar en este poblado. Aquí vive el personaje principal de su novela El viejo y el mar.

Un evento importante se celebraba en Cojímar en la década del 50: el Torneo internacional de la pesca de la aguja, en el que se entregaba el trofeo Ernest Hemingway. Dejó de hacerse allí, en la actualidad su sede radica en la Marina Hemingway, en el municipio de Playa.

Ahora se hacen fiestas callejeras por el verano, a las que acude también gente de Guanabacoa y otros barrios aledaños. Se divierten con reguetón y ron barato.

El Torreón de Cojímar, catalogado Patrimonio de la Humanidad, fue utilizado como base de la Guardafrontera por muchos años. Se sacrificaron partes interiores del monumento con una cocina improvisada, y se colocaron baños en sus torres superiores.

En 2013, tras la visita de Eusebio Leal, el historiador de la ciudad, se comenzaron obras de restauración, pero al final se detuvieron.

Ahora solo es para visitas turísticas. Los extranjeros llegan hasta a su mirador a tomar fotos. Mis amigas y yo subimos el día de la filmación. El cuidador de turno pensó que éramos turistas por la forma en que íbamos ataviadas con sombreros, gafas y mochilas. Pero no se molestó cuando le confesamos que éramos cubanas y que queríamos tener nuestras propias fotos. Es evidente que dar propina en CUC ayudó.

¿Y qué decir de la playa Cojímar, la que abre el video? Nadie se baña allí por el alto nivel de contaminación de sus aguas. Los chicos han ideado su lugar especial para juegos, con una pila de llantas en desuso.

El video tendrá una segunda parte: más adelante verán la fábrica de caramelo, el club La Costa, La Marina, cooperativa pesquera, el cine, y la Loma de Fidel.

(Haga clic en una imagen para ver la galería.)

[edge_gallery id=”155150″]

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 246 posts and counting. See all posts by Irina Pino

6 thoughts on “Tarde en Cojímar (+Video)

  • Espero poder hacer la segunda parte del video de Cojímar para mostrar lugares que tuvieron importancia en su momento. Gracias a todos por ver el video y comentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *