Vida de alquiler en Cuba

Fue un paso en tres movimientos. Primero decidirlo, luego decir “ahora”, y finalmente encontrar dónde. Era eso o volverse loca. Eso o asfixiarse en un ambiente familiar irrespirable. Un día de mayo Heidi se fue a vivir sola, alquilada.

Leer más