Más allá de Arabia Saudita: el mundo le está fallando a los periodistas

Por Tharanga Yakupitiyage (IPS)

La relatora especial de las Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Agnes Callamard, informó al Consejo de Derechos Humanos que su investigación determinó que Arabia Saudita es “responsable” del asesinato “extrajudicial” del columnista Jamal Khashoggi. Crédito: Manuel Elias/Acnudh

HAVANA TIMES – El columnista saudí Jamal Khashoggi fue víctima de “una ejecución premeditada y deliberada perpetrada” por funcionarios de Arabia Saudita y los periodistas de todo el mundo sufren en forma creciente parecida suerte, determinó una alta funcionaria de la Organización de las Naciones Unidas.

Después de una investigación de seis meses, la relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Agnes Callamard, concluyó que Arabia Saudita es “responsable” del asesinato “extrajudicial” de Khashoggi, columnista del Washington Post.

“Este asesinato fue el resultado de una misión planificada que involucró una amplia coordinación e importantes recursos humanos y financieros. Fue supervisada, planificada y respaldada por funcionarios de alto nivel y fue premeditada”, dijo el 26 de junio en Ginebra, ante el Consejo de Derechos Humanos, el máximo órgano de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh).

Se trató de “una ejecución premeditada y deliberada, un asesinato extrajudicial del cual es responsable el Estado de Arabia Saudita”, sentenció la alta funcionaria sobre el crimen del crítico del reino saudí que tuvo lugar en Estambul en octubre de 2018.

“El derecho a la vida es un derecho en el centro de la protección internacional de los derechos humanos. Si la comunidad internacional ignora los asesinatos selectivos diseñados para silenciar la expresión pacífica, pone en riesgo la protección de la que dependen todos los derechos humanos”, agregó Callamard.

Como ocurrió en un consulado en Turquía, el asesinato no puede considerarse un “asunto interno” y viola la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, así como la prohibición del uso extraterritorial de la fuerza en tiempos de paz, por lo que es un crimen internacional.

Callamard señaló la necesidad de establecer una investigación criminal dentro de la ONU para garantizar la administración de justicia, y señaló que la investigación realizada por las autoridades saudíes no fue la adecuada y dejó fuera a “altos mandos del país” y a “los autores intelectuales del crimen, de forma directa o indirecta”.

“La investigación llevada a cabo por las autoridades saudíes no ha abordado la cadena de mando. No es solo una cuestión de quién ordenó el asesinato: la responsabilidad penal se puede derivar de la incitación directa o indirecta o de la falta de prevención y protección”, dijo la relatora especial.

El gobierno de Arabia Saudita continúa negando su participación y rechazó el nuevo informe, afirmando que se basa en “prejuicios e ideas prefabricadas”.

Si bien el asesinato de Khashoggi fue brutal, su historia es solo uno de los muchos casos de ataques contra periodistas en todo el mundo.

“Esta ejecución es emblemática de un patrón global de asesinatos selectivos de periodistas, defensores de los derechos humanos y activistas políticos”, dijo Callamard.

Según Reporteros sin Fronteras (RSF), 80 periodistas fueron asesinados, 348 encarcelados y 60 secuestrados tan solo en 2018, lo que refleja un nivel sin precedentes de violencia contra los profesionales de la comunicación.

Javier Valdez, un periodista mexicano que investigó la actividad de los carteles de la droga, fue asesinado en mayo de 2017.

Pocos días después, los colegas y la viuda de Valdez comenzaron a recibir mensajes infectados con un programa espía conocido como Pegasus, que fue comprado por el gobierno mexicano a la compañía israelí de guerra cibernética NSO Group.

NSO Group solo vende ese programa espía a los gobiernos con el propósito de combatir el terror e investigar el crimen. Sin embargo, el regulador digital Citizen Lab encontró 24 objetivos cuestionables, incluidos algunos de los periodistas más destacados de México.

El programa también ha sido utilizado en otros lugares por gobiernos represores de la libertad de expresión, como los Emiratos Árabes Unidos, que atacaron y encarcelaron al defensor de los derechos humanos Ahmed Manor por sus publicaciones en las redes sociales.

En Canadá, un operador vinculado a Arabia Saudita también ha infectado con el programa espía al crítico del régimen saudí y amigo de Khashoggi, Omar Abdulaziz, según denuncias.

Si bien un sospechoso fue arrestado en 2018 por el asesinato de Valdez, no está claro si son los principales culpables de su muerte.

“El arresto de un sospechoso en el asesinato de Javier Valdez Cárdenas es un paso bienvenido, pero instamos a las autoridades mexicanas a identificar a todos los responsables del asesinato, incluido el autor intelectual”, dijo el representante de México en el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), Jean-Albert Hootsen.

“Con demasiada frecuencia, las investigaciones sobre los asesinatos de periodistas mexicanos se estancan después de que los sospechosos de bajo nivel hayan sido arrestados, lo que permite que la impunidad prospere”, agregó.

El gobierno mexicano también inició una investigación sobre el uso indebido de la tecnología de vigilancia, pero hasta ahora nadie ha sido castigado.

Callamard instó a Arabia Saudita a liberar a los encarcelados por su opinión o creencia y a realizar una evaluación en profundidad de las instituciones “que posibilitaron el crimen contra Khashoggi”.

También hizo hincapié en la necesidad de fortalecer las leyes para proteger a las personas contra los asesinatos selectivos, incluido el intercambio de información si una persona está en riesgo.

“Hay signos claros de tácticas cada vez más agresivas por parte de los Estados y actores no estatales para silenciar de manera permanente a quienes los critican. La comunidad internacional debe evaluar estos entornos hostiles, debe hacer un balance de los hallazgos de mi investigación sobre el asesinato de Khashoggi”, dijo Callamard en el Consejo de Derechos Humanos, en el que Arabia Saudita es uno de sus integrantes.

“Las denuncias son importantes, pero ya no son suficientes. La comunidad internacional debe exigir la rendición de cuentas y la no repetición. Debe fortalecer las protecciones y la prevención con urgencia. El silencio y la inacción solo causarán más injusticia e inestabilidad global”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Abandonado, Vega Alta, Puerto Rico. Por Bronya Clyde (Puerto Rico). Cámera: Cell phone Motorola 4G

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com