¿Y ahora qué? Las diez preguntas tras las elecciones en EEUU

Por Marco Mierke

Graphic: gasspoll.us
Graphic: gasspoll.us

HAVANA TIMES (dpa) — Los demócratas de Barack Obama sufrieron una esperada y severa derrota en las elecciones legislativas de Estados Unidos y perdieron el poder que les quedaba en el Congreso.

La relación de fuerzas se altera en Washington. Todo es posible, desde una parálisis total a una era de acuerdos y consensos entre rivales.

¿QUÉ PASÓ EN LAS ELECCIONES?

Exactamente lo que preveían las encuestas. Los republicanos recuperaron la mayoría en el Senado y la mantuvieron en la Cámara de Representantes. Por primera vez desde hace ocho años, las dos cámaras quedan en manos de los conservadores, una debacle para el presidente, el demócrata Barack Obama.

¿HUBO SORPRESAS?

Apenas, pero los demócratas se mostraron débiles incluso en estados tradicionalmente fuertes como Virginia o New Hampshire. En Luisiana se votará de nuevo el 6 de diciembre porque ninguno de los candidatos alcanzó el necesario 50 por ciento de apoyos.

¿CÓMO SE LLEGÓ A LA DERROTA DEMÓCRATA?

Habitualmente el partido en el gobierno recibe un voto de castigo en las elecciones de mitad de mandato. Lo que le sucedió a Obama no es distinto de lo sufrido por sus predecesores George W. Bush o Bill Clinton. A eso se añade que Obama cada vez es peor valorado por los estadounidenses. Muchos no creen que él pueda ya lograr algo más en la Casa Blanca.

¿QUÉ SIGNIFICA EN CONCRETO EL RESULTADO?

Los demócratas, el partido de Obama, ya tiene poco que decir en el Congreso. Sólo los republicanos pueden llevar ahora leyes al Parlamento. Eso supone que el presidente debe alcanzar acuerdos o enfrentarse a un bloqueo total.

¿NO HABÍA ANTES YA UN BLOQUEO?

Sí, ya que los republicanos controlaban desde 2010 la Cámara de Representantes, por lo que podían paralizar las iniciativas demócratas. Las leyes deben ser aprobadas por ambas cámaras. Pero el control del Senado les daba al menos cierto margen que ahora pierden.

¿QUÉ CAMBIA EN CONCRETO?

El Senado es responsable de los nombramientos del gobierno, por lo que ahora cuando Obama nombre un nuevo miembro de su gabinete o un embajador deberá acordarlo con los republicanos. La primera prueba de fuego llegará pronto, ya que el presidente debe reemplazar al fiscal general (ministro de Justicia) Eric Holder.

¿QUÉ MÁS DEBE TEMER OBAMA?

El Congreso aprueba el presupuesto que el presidente necesita para gobernar. Y si quiere llevar adelante su prometida reforma migratoria, deberá seguramente limitarla e introducir peticiones republicanas.

¿TIENE CONSECUENCIAS EL RESULTADO EN POLÍTICA EXTERIOR?

No directamente porque la política exterior y de defensa es dominio de la Casa Blanca. Pero los acuerdos internacionales deben ser confirmados por el Capitolio. También el Congreso es el que debe oficialmente declarar guerras. Además, habrá comisiones importantes en el futuro lideradas por los republicanos.

¿TIENEN AHORA VÍA LIBRE LOS REPUBLICANOS?

No es tan fácil. Los demócratas aún tienen en el Senado 40 puestos, por lo que disponen de una mínima capacidad de bloqueo. Las leyes importantes no pueden aprobarse con menos de 60 votos en el Senado. Además, Obama puede vetar las iniciativas republicanas. La duda es saber si quiere pasar sus dos últimos años de mandato como un obstruccionista.

¿ES ENTONCES INEVITABLE UNA PARÁLISIS POLÍTICA?

Difícilmente la situación será peor que en los dos últimos años. Obama podría gobernar por decreto, pero sin el respaldo del Congreso sus iniciativas no tendrían mucho alcance.


5 thoughts on “¿Y ahora qué? Las diez preguntas tras las elecciones en EEUU

  • el 7 noviembre, 2014 a las 2:30 pm
    Permalink

    Pues a mi me ha gustado. Es capaz de explicar “SIN MUELA” lo que sucedió. Por supuesto, desde el punto de vista del autor.

  • el 6 noviembre, 2014 a las 8:03 am
    Permalink

    Mas claro no se ha podido dejar, este desorden de Obama ha tenido a los estadounidenses en un estado de frustración total, especialmente a TODOS los de su partido, por eso hasta en estados predominantemente demócratas no se les dio el voto.

    Y ahora que?, pues a temblar los democratas, Eric Holder, va pa’afuera, y Hilary Clinton sabe que aunque se haya pretendido dar la ilusión de haberse “salido” y distanciarse de todo sabe muy bien lo que le espera, que el caso de Bengazi la esta esperando.

  • el 5 noviembre, 2014 a las 3:52 pm
    Permalink

    Los democratas perdieron por la sencilla razon que este es un pais centrista y en segundo plano tradicional. Los democratas se fueron muy a la izquierda, empezando por el Obamacare que hasta ahora ha sido un desastre, utilizaron a los latinos para el voto con promesas de acuerdos migratorios que no cumplieron cuando tenian poder absoluto durante los primeros dos años, tomaron decisiones a libretazos pasando por encima de la constitucion, historias como la deBengazi, las armas a los narcos mejicanos, la lentitud ante el problema sirio, la negacion de aplicar sanciones a los venezolanos implicados en el regimen de Maduro, la politica exterior del pais que da la sensacion de debilidad y el americano comun no se siente protegido por su gobierno, la prolongacion de los beneficios de ayuda economicos con el incremento y abuso de las ayudas del gobierno, la poca creacion de trabajos a tiempo completo y bien remunerados, la desigualdad en el sistema tributario, … en fin, son muchas cosas por la que le pasan la cuenta a los democratas. No quiere decir esto que los republicanos sean mejores o no sino que es una reaccion normal llamada “voto de castigo” y como dice el articulo, no es primera vez que pasa. En definitiva, el Presidente del pais es el maximo responsable de todo.

  • el 5 noviembre, 2014 a las 2:49 pm
    Permalink

    Uno de los análisis más superficiales y menos argumentados que he leído en esrte sitio. Digno de “Granma”, pero no de Havanatimes. El peor de los comentaristas que oí anoche por la tv hizo un análisis 10 veces mejor, y con menos palabras.

    Tratan de minimizar el batacazo, que fue grande; y que, como dice mi mamá: “Trae rabo y orejas”

  • el 5 noviembre, 2014 a las 2:45 pm
    Permalink

    No me gusta para nada este avance republicano, soy demócrata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *