Universitaria nicaragüense expulsada y obligada al exilio

Eliecib Gago Guzman pasó de estudiar dos carreras universitarias a convertirse en asilada política en Estados Unidos debido a la persecución política contra los estudiantes realizada por el régimen Ortega-Murillo.

Eliecib Gago Guzman

Por Solange Saballos (Republica 18) 

HAVANA TIMES – Eliecib Gago Guzmán estudiaba dos carreras en Nicaragua: el V año de Economía Aplicada en la Universidad Centroamericana (UCA) y el II año de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua): “Yo empecé a estudiar Ciencias Políticas porque quería tener los recursos y conocimientos para ejecutar ese cambio, porque las decisiones se toman en ese espacio, en el político”.

Mientras llevaba a cabo sus estudios en la UNAN-Managua Gago no dejaba de notar los privilegios que obtenían los miembros de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) por el simple hecho de pertenecer a una agrupación política afín al régimen Ortega-Murillo. A diario tenía que enfrentarse a una realidad teñida por el favoritismo y la corrupción dentro de su misma carrera.

“En la carrera de Ciencias Políticas estaba toda la ‘élite’ de UNEN, incluso mi docente guía era Dany Benites, esposa de Luis Andino, en ese entonces presidente de UNEN Nacional, también había otra docente esposa de un dirigente estudiantil que me daba clases en ese momento.”

Eliecib Gago se sentía disgustada ante la corrupción de la cual era testigo, por lo cual apoyaba acciones opositoras por medio de las redes sociales en “redacción de comunicados, discursos, creación de artes, ideas, logística, etcétera”. Creía tener un bajo perfil que la mantendría segura contra las represalias. Sin embargo, no se esperaba que los sucesos de abril 2018 terminaran por desterrarla de Nicaragua.

Fichada por UNEN

Gago recuerda que los estudiantes de su carrera estaban cansados de solicitar apoyo real a los estudiantes de parte de UNEN, sin obtener respuesta alguna. Su indignación aumentó al darse cuenta de que “Luis Andino (presidente nacional de UNEN) en compañía de nuestro coordinador de facultad (Mario Armengol), entre otros, hicieron una rueda de prensa afirmando que los estudiantes de la UNAN-Managua fuimos informados y estábamos de acuerdo con las acciones del buen gobierno, refiriéndose a las reformas del INSS. Lo cual era falso, porque NADIE nos informó del asunto, mucho menos se nos consultó nuestra opinión al respecto”.

Al estallar la insurrección de abril, Eliecib relata que los estudiantes de Ciencias Políticas fueron “los primeros en organizarnos y emitir un comunicado desconociendo a UNEN como organización de representación estudiantil, y solicitando a las autoridades universitarias que tomaran una postura al respecto. Qué ilusos, les solicitamos ayuda”. Fue en el contexto de abril que crearon la campaña la Dirigencia de UNEN No Me Representa.

Otra de sus acciones que causó gran molestia a los de UNEN fue que Gago emitió un fuerte discurso en uno de los plantones autoconvocados realizados frente a la UCA, “el cual fue transmitido a nivel nacional. También salí en algunos medios nacionales e internacionales, y aunque tenía el rostro cubierto, me reconocieron”.

Eliecib dando su discurso ante medios de comunicación en Nicaragua. Cortesía.

“Sin darme cuenta, ya le había dado ‘razones’ a UNEN para clasificarme como ‘terrorista’ y hacerme un expediente.  Eso lo supe tiempo después”, señaló.

Cabe señalar que, a raíz de la destacada participación de los estudiantes de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales durante la insurrección de abril, la dictadura se ensañó con dicha carrera, eliminándola de la oferta educativa en uno de sus recintos (FAREM-Estelí) ya que esta disciplina provee de recursos intelectuales indispensables para la formación de movimientos sociales y análisis de la coyuntura política, lo que el régimen considera un inconveniente.

Exiliada en Estados Unidos por decisión familiar

La familia Gago Guzmán tomó la decisión de partir al exilio al descubrir que Eliecib había sido expulsada de la UNAN-Managua: “Recuerdo que el portal de estudiantes había sido rehabilitado para el reintegro a clases la primera semana de octubre del 2018. Una semana antes por fin pude entrar, y me di cuenta que había sido expulsada. Eso se traducía en una sentencia hacia mi persona, ya que dentro del movimiento los estudiantes que habían sido expulsados ya estaban detenidos como presos políticos, habían recibido amenazas, algunos habían sido víctimas de secuestro, otros estaban en casas de seguridad”, narra.

Marca de expulsión en matrícula de Eliecib. Cortesía.

En el caso de la familia Gago Guzmán su casa fue marcada con pintura roja, y el hostigamiento político se intensificó por parte de simpatizantes del FSLN en su vecindario a modo de preguntas insistentes, comentarios amenazantes y vigilancia de sus movimientos. Temerosos de lo peor, decidieron partir con rumbo incierto hacia los Estados Unidos.

Presa durante 3 meses en centro de detención estadounidense

En el país del norte Eliecib Gago vivió la dura experiencia de ser detenida, a pesar de ser solicitante de asilo político. Fue encerrada por tres largos meses en el Eloy Detention Center de Arizona: “Huí de mi país para salvaguardar mi vida, para que no fuese víctima de secuestro, violación, tortura, encarcelamiento arbitrario o asesinada, y en el país al que le solicitaba refugio fui recibida en una cárcel, privada de mi libertad por ser inmigrante, por ser ilegal”.

Relata que llegó a Estados Unidos sin los requerimientos legales necesarios para entrar, ya que “en el contexto de mi movilización la embajada estaba cerrada, y dada la urgencia de ‘tenemos que irnos de aquí’ no hubo tiempo de planificación ni mucho menos. Llegué junto a mi familia y solicitamos asilo. A mi familia se le concedió un parole (libertad condicional) que les permitía llevar el proceso en libertad y yo por tener 21 años fui separada de mi familia y enviada a un centro de detención”.

Gago fue retenida durante 3 meses aproximadamente. Pudo salir pagando una fianza y con la ayuda de una organización de Tucson, Arizona. Recuerda con angustia que estar en dicho centro de detención implicó padecer de hambre, frío y discriminación.

“Estar en un centro de detención fue la peor experiencia de mi vida”, aseguró. Dicho centro de detención ha sido denunciado por abusos a los derechos humanos e incluso acusado por la desaparición de inmigrantes que han sido retenidos dentro: “Me sentí tratada como delincuente. En Nicaragua soy ‘delincuente’ por ser estudiante y en Estados Unidos ‘delincuente’ por ser inmigrante”, denunció.

Eliecib protestando contra las violaciones a los derechos humanos de los solicitantes de asilo político en Washington, Estados Unidos. Cortesía.

Comunicadora de la organización estudiantil Acción Universitaria

Acción Universitaria es una asociación que se autodefine en su página de Facebook como una “organización estudiantil y juvenil, democrática e incluyente, que aboga por el derecho a la educación superior, la autonomía universitaria, el cambio estructural en la universidad pública y la beligerancia política juvenil”. Eliecib Gago es miembro de dicha agrupación.

Gago cuenta que nació de “los grupos de WhatsApp que se crearon en 2018 como un esfuerzo de organizarnos como estudiantes. Al nacer la Coordinadora Universitaria por la Democracia y Justicia (CUDJ) nosotros trabajamos con ellos. Incluso miembros de nuestro movimiento son fundadores de CUDJ, pero no es hasta meses después que decimos ponernos un nombre”.

Acorde a comentarios realizados por Levis Artola Rugama, miembro de dicha organización, esta agrupación se distingue de los demás movimientos estudiantiles nacidos en abril 2018 por su enfoque: “Otras organizaciones como Acción Universitaria que está encaminada a permanecer en resistencia como sociedad civil para alcanzar ser una organización más en las universidades, democratizando así los campus de estudio en universidades públicas y subvencionadas”.

Esta organización estudiantil publica constantemente en su página de Facebook imágenes e informes alusivos a los derechos de los estudiantes, la corrupción de UNEN y demandas para reintegrar a los estudiantes que fueron injustamente expulsados de los recintos de las universidades públicas, además de realizar protestas cívicas en las calles.

Viendo hacia el futuro desde Estados Unidos

Afortunadamente, Eliecib Gago y sus familiares obtuvieron asilo político en Estados Unidos. Actualmente ella vive en Florida, y tiene dos trabajos que le consumen mucho de su tiempo, pero siempre encuentra la forma de continuar su activismo en Acción Universitaria como coordinadora de comunicación. También aprende inglés de forma autodidacta.

Eliecib continúa firme en la lucha por un país libre, con la convicción de que la generación de abril marcó y marcará un hito histórico en el futuro de los nicaragüenses: “Nuestra generación será caracterizada en la historia por ser agentes de cambio, y no por los estudiantes con diploma que eventualmente seremos, sino por la convicción y compromiso hacia nuestros ideales, que son el respeto a nuestros derechos humanos, económicos y sociales fundamentales, así como nuestros derechos constitucionales y estudiantiles para la deconstrucción del sistema actual y la reconstrucción de un sistema democrático, equitativo y libre”.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *