Una odisea cubana: reparar la cocina

Por Repatriado

HAVANA TIMES – La casa donde mi esposa, mis dos niños y yo vivimos pertenece a mi suegra, mi querida suegra, sin ironías, la quiero.

Es una casa muy larga y de puntal alto, por suerte es de placa y no viga y loza, pero es del año 42, es decir, antigua y necesitada de constantes reparaciones.

La cocina ya no aguantaba más, así que hemos estado ahorrando un tiempo para repararla y modernizarla, calculamos el trabajo en unos 700 CUC, pero nos quedamos cortos, todo el que haya hecho reformas en casa sabe que eso siempre pasa.

La cuestión es que mi esposa es médico, yo soy sicólogo, pero como no estoy loco no lo ejerzo, pues moriríamos de inanición, pero conversando ella y yo hicimos los cálculos de qué hubiese pasado si yo efectivamente trabajara como sicólogo clínico que es mi verdadera vocación, aquí van los resultados expresados en CUC.

No hemos usado los decimales para facilitar el cálculo pero todos los valores son reales.

Azulejos                                                 10 metros157
Puertas bajo mesetas5 unidades116
Cemento cola12 libras12
Mata juntas8 unidades18
Fregadero                                                         1 unidad106
Cemento blanco1 saco19
Disco de cortar lozas                              1 unidad25
Alambre1 rollo2
Cabilla de acero2 unidades20
Cemento gris9 sacos dobles108
Arena16 sacos23
Polvo de piedra18 sacos25
Pintura aceite1 Galón20
Alquiler de 2 secciones de andamios16 días32
Transporte de materiales  38
Acarreo de escombros 25
Mano de obra 250
   
TOTAL 996

El salario de mi esposa como médico especialista es de 65 CUC mensuales, yo como sicólogo cobraría uno 35 CUC, es decir entre ambos ingresaríamos exactamente 100 CUC mensuales, ergo, hubiésemos necesitado casi 10 meses de salario íntegro para hacer dichas reparaciones, 10 meses sin comer, sin beber, sin transporte, prácticamente en estado de hibernación.

Me asalta la duda de como arreglarán su cocina los muchos dirigentes de la Cuba socialista, no los concibo aceptando dinero de familiares que hayan abandonado el paraíso socialista para instalarse cerca de la mafia anti-cubana de Miami.

Por cierto, es así cómo mi esposa y yo pagamos el arreglo, su familia nos ayudó.

Gracias Western Unión.

15 thoughts on “Una odisea cubana: reparar la cocina

  • A todo eso súmale que los materiales son malísimos, no te va a durar lo mismo que la original del 42.

  • Eduardo, seguramente mucho mas. Pero lo que repatriado no menciona es que aun teniendo el billete, no es tan sencillo como ir a la ferreteria, comprar las cosas, contratar un transporte y ponerlo en la puerta de tu casa. En las ferreterias cubanas cuando no hay una cosa, no hay la otra. Es sencillamente, desgastante y frustrante. Casi que sale mas facil viajar a Miami e ir de compras a HomeDepot o IKEA y enviarlo en un contenedor para Cuba. Lo digo en serio.

    Sino fuera por las limitaciones que tiene la Aduana cubana, yo hubiese comprado afuera desde la taza hasta las lozas de piso y el cemento para terminar la remodelacion de un baño.

  • buena pregunta eduardo, ojalá que alguien te responda, luego le preguntas que tipo de cocina podrian reparar en miami con el salario íntegro de 10 méses de un médico especialista y un psicólogo

  • …solo por curiosidad…cuanto costaria ese trabajo con esa lista de materiales,mano de obra y los extras alla en miami???…solo por curiosidad…alguien sabe???…

  • Esto es exactamente lo que estamos viviendo en la actualidad los profesionales y empleados de sueldos mínimos en Venezuela. Ni dejando de comer ni ahorrando podemos hacer un empotrado de una cocina o remodelar. A diferencia de hasta 16 años atrás q podíamos incluso cambiar de vehículo cada tres años por otro del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *