Una japonesa abre la cocina familiar a cubanos y turistas

Vicente Morín Aguado

Noriko Shingaki cocinando.

HAVANA TIMES — Noriko Shingaki llegó a Cuba hace cinco años desde Osaka, donde nació: “Decidí brindar mi cocina a quien desee probarla, hago comida familiar, la misma que puede comerse en cualquier hogar japonés diariamente.”

El pequeño restaurante Nippon Shoku Dou abrió el pasado 22 de abril en la calle Bernaza, trasversal a Obispo, detrás del célebre Floridita, frente a un costado de la librería más famosa de La Habana, La Moderna Poesía.

“En La Habana Vieja no hay otro igual”- enfatiza la japonesa, a la vez que define su vocación- “Es comida familiar, los platos caseros, todo tradición. Cuando no consigo pescado fresco del mar, el Sushi desaparece del menú por mucho que me lo pidan.”

La conversación alcanza las dificultades de cocinar en Cuba a la japonesa: “Es difícil y caro si quieres respetar las costumbres sagradas para nosotros. Tengo dificultades, porque el arroz importado de mejor calidad, brasileño, argentino, inclusive vietnamita,  no encaja, nada igual al de mi tierra. Escasea el pescado fresco y, para colmo, algunos sazones los importo directamente de mi país.”

HT: ¿Tienes problemas con el Estado?

Hasta ahora ninguno, dentro de lo esperado en las actuales circunstancias.

HT: ¿Experiencias anteriores?

Tuve un bar en Osaka, llamado Orishas, lo cerré al venir hacia acá. No creo que sea mayor problema hacer negocios aquí, fuera de la distancia cuando se trata de algunos productos.

HT: ¿Cómo organizas el trabajo?

Contraté seis trabajadores por turno, la mayoría mujeres, además yo cocino mientras adiestro a las  cocineras acompañantes.

Se ofertan de seis a ocho platos cada día, todos parten del arroz blanco, nunca falta un cuenco de sopa de vegetales, tampoco la tortilla de huevos, junto a las carnes escogidas por el cliente. Tratándose de cerdo, pollo o carnero, todo el servicio, completo en la mesa, significa de 4,50 a 5,50 pesos convertibles, equivalentes a dólares estadounidenses, aunque aceptan moneda nacional 25/ 1, según el cambio oficial.

La excepción es el pescado, 7 CUC y la langosta 8 CUC. El cronista probó un Katsudon a base de cerdo en tiras, frito y empanizado, aderezado con salsa ligeramente agridulce; terminó solicitando una cápsula plástica para llevarse el exceso de comida a casa. Entonces surgieron nuevas preguntas:

Hice un aparte con Niuska Juliet Celse Viera, dependienta: ¿Te sientes estimulada, deseas trabajar?: “Yo era maestra, aquí gano en dos días el salario de un mes en la escuela, además, Noriko me apoya con mis estudios, porque aspiro a graduarme universitaria en el curso para trabajadores.”

HT: ¿Planes para ganar clientes?

“En la noche, sin abandonar la oferta del restaurante, cambiamos al ambiente de una taberna, con música, bebidas y lo que ustedes llaman aquí “platos para picar”, nos convertimos en una noche de Osaka”.

El menú nocturno agrega salchichas con frituras (Mini Frank Furto), huevos fritos, plátanos burros tapando una hamburguesa (Banana jasami ague) y pequeñas croquetas (Coro coro corokke). No falta el sake, la coctelería y tampoco la cerveza.

“Desde la próxima semana el sushi se incorpora diariamente, además del tempora,  ambos a base de pescado. En las noches la animación musical se apoyará en música de lo que ustedes llaman aquí “muñequitos”. Los japoneses tenemos una fuerte tradición del mundialmente conocido cartoon. Será sensacional”.

De las 11 de la mañana a las 11 de la noche el hogar de Noriko está abierto en Bernaza, entre Obispo y Villegas, detrás del Floridita. Preguntada sobre el presumible éxito de su emprendedor proyecto, contestó enfática:

“Somos una familia al mejor estilo japonés, nos falta promoción, trabajamos duro, perseverantes, respetamos las tradiciones, estamos convencidos de que vamos a triunfar.”

3 thoughts on “Una japonesa abre la cocina familiar a cubanos y turistas

  • vaya con eso, mil años después cayeron en la cuenta que la micro y pequeña empresa es la que hace mover el dinero en un país como estos los nuestros que va, y sin meter las manos se llevan los impuestos a costa de nada, y aun asi el gobierno se desentiende para hacer menos rígidas las cosas para quienes emprendemos

  • Como decia el reverendo King QEPD:”I have a dream”..Que se multipliquen y crezcan las Noriko y las Niuskas y que el gobierno saque sus garras corruptura de la economia y se dedique a lo que se dedican casi todos en el mundo

  • Muy buen reportaje, gracias Vicente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *