Una comunidad campesina llamada Las Cajas

Vicente Morín Aguado

Camión de acopio de leche, al fondo las ruinas del club social.
Camión de acopio de leche, al fondo las ruinas del club social.

HAVANA TIMES — “Nos quedamos en el kilómetro 184”, le dijimos al chofer de la Yutong mientras chequeaba nuestros equipajes. “No hay problemas-respondió- así que van para Las Cajas”. Pasadas dos horas cambiamos el aire acondicionado por la brisa mañanera, nuestro nuevo anfitrión arreaba el caballo y nos acomodábamos a los inevitables vaivenes del quitrín sobre el largo terraplén.

Durante tres kilómetros, a ambos lados de la carretera pedregosa se sucedían los rectángulos de agua embalsada, conectados a un complicado sistema de canales rústicos. Algunos estanques ofrecían el verdor del arroz recién sembrado, otros eran todavía extensiones de agua lodosa, donde a lo lejos un tractor removía el fango con sus grandes ruedas de hierro, especiales para lo que aquí llaman fangueo, es decir, arar la tierra anegada previa a la siembra.

Entre los futuros y presentes arrozales, algo de la sabana original quedó, ofreciendo pastos a unas pocas reses escuálidas junto a algún que otro caballo. Pronto los ojos ávidos tropezaron con un enemigo implacable, verde como las plantas del cereal básico de nuestra diaria supervivencia; su nombre es Marabú, no ofrece alimento alguno y no parece destinado a abandonar nuestros campos durante los próximos años.

En Las Cajas, la primera edificación es la Casa consultorio del médico y la enfermera de la familia; está prácticamente abandonada, por lo menos nadie residió en la vivienda durante los últimos cinco años. Un doctor realiza visitas esporádicas al pueblo, en tanto la enfermera vive en un caserío cercano, aunque acude periódicamente al lugar.

Más allá, en fila, la escuelita primaria, la tienda estatal de alimentos, un pequeño mostrador donde puede beberse una excelente limonada fría, en tanto algunos clientes esperan por los habituales panes con tortillas o croquetas y, costumbre campesina, al recién llegado le abren una botella de ron Cienfuegos, suave en su aroma de caña y no muy cargado de alcohol.

Casa consultorio del médico y la enfermera de la familia
Casa consultorio del médico y la enfermera de la familia

Distante unos 100 metros se encuentra la torre del acueducto local con su enorme tanque encima; del otro lado, junto a la entrada, las ruinas de lo que fue el círculo social, casa amplia de una sola planta, antaño centro recreativo y cultural. Sobrevive, sin embargo, un pedazo techado, ahora centro de acopio de leche fresca. La ganadería se ubica junto al arroz como las bases de la economía local.

Estamos en las inmediaciones de la extensa llanura Habana-Matanzas. El verano cálido en extremo, el invierno registra aquí las temperaturas más bajas del país. Las Tierras rojas son muy fértiles, una planicie es todo un regalo para la agricultura intensiva, sin embargo los niveles de utilización del terreno distan mucho de ocupar la mayor parte del territorio.

Pasada la bienvenida nos vamos directo a los arrozales, porque con el verano comienza el trasplante de la Mota, plantas del cereal blanco resembradas, garantizando así un mayor rendimiento. Uno de los plantadores me instruye:

“Un mes después de sembrado el arroz se extraen las motas y se trasplantan. Esto ocurre dos veces al año; son los escasos momentos de ganar algún dinero día a día, por eso se juntan en brigadas colectivas grupos de 10 o 12 trabajadores.”

¿Cuánto pagan y quiénes pagan?

“Pagan los particulares que tienen tierras preparadas, son 100 pesos ($5.00 USD) el cordel listo para la cosecha. Una hectárea tiene 24 cordeles y puede rendir 50-60 quintales, vendido directamente al Estado cada uno en 292 pesos en moneda nacional” ($14.6 USD).

El trabajo es duro, los sembradores entran al estanque con un pantalón corto como única ropa. Aquí sí vale el refrán de “doblar la espalda”, porque tanto si extraen las motas o a la hora de sembrarlas, deben meter los brazos en el agua por encima de los codos. La operación se repite bajo el sol en una rutina agobiante de muchas horas. Es la condición si aspiran a unos 200 pesos por trabajador al final de la jornada.

¿Buen negocio para los propietarios? Otro trabajador de los más experimentados aclara mis dudas:

“En general es sobrevivir, escapar, aunque los que tienen muchas hectáreas pueden sumar dos buenas cosechas y ganar bastante dinero, pero son pocos por aquí.”

Pero se queda el tema de la ganadería, de la leche y el queso.

“Cierto, otra economía, sobre todo, porque no da muchas opciones de trabajo a la población, casi se resuelve con la familia de los dueños y a lo mejor uno o dos ayudantes más.”

¿Cuánto tiempo dura la Mota? ¿Qué pasa después?

“La Mota es un mes, ya le dije, dos veces al año; después ¡a inventar que para eso somos cubanos!”
—–
Vicente Morín Aguado: m[email protected]



5 comentarios sobre “Una comunidad campesina llamada Las Cajas

  • “La Mota es un mes, ya le dije, dos veces al año; después ¡a inventar que para eso somos cubanos!”
    Osea. Tiempo muerto.

    Respuesta
  • Vicente:

    Me quedé con ganas de saber si al marabú se le está dando algún uso provechoso, más allá del decorativo por obligación; también en que medida los agricultores locales pueden haber detectado pérdidas de los valores tradicionales de los suelos, por desgaste, erosión u otros motivos. Y algo más: ¿en qué consiste “el invento” para el resto del año?

    Respuesta
    • Isidro, me imagino yo, que el invento puede consistir desde recoger chapas, hasta en el de vender maní. Y por ahí ‘pa allá, dale rienda suelta a tu imaginación.

      Respuesta
  • Interesante el dato del pago de 200 pesos por jornada a los trabajadores (Yo jamas gane eso en Cuba como profesional) Sumale el elevado costo del combustible y de los fertilizantes y pesticidas. Y todavia hay colaboradores de HT que no saben por que son tan elevados los precios de venta final de los alimentos en las ciudades.

    Respuesta
  • Hola y breve:
    Inventar puede ser vender queso de contrabando, hurto y sacrificio de ganado mayor, vaya usted a saber!
    Buena la reflexión, los precios suben entre otras cosas porque ya nadie trabaja la tierra por 4 kilos, exigen más, la espiral crece, se trata de una envolvente donde priman los precios del mercado de divisas, monopolio estatal.
    De esto escribiré pronto,
    Vicente.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Cabo San Lucas, Baja California, México. Por Ray McCloud Hensley (EUA). Cámera: Google Pixel

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]