Un pequeño pueblo de Arizona dice: Las Vidas de los Negros Importan

Por Emilie Vardaman*

Mientras continuan las protestas como esta en ciudades en todos los estados de EE.UU. y otros paises, vecinos de pueblos pequeños como Bisbee, Arizona, también sumaron sus voces…

HAVANA TIMES – Los colonos británicos llegaron a las costas de lo que ahora es Estados Unidos, en el año 1607. Aproximadamente unos doce meses después, en 1619, los primeros negros fueron secuestrados en Angola y entregados a las costas de Virginia por la tripulación de un barco conocido como el León Blanco.

Dos años más tarde comenzó la Guerra contra los Indígenas. Durante las siguientes décadas se establecieron patrullas en algunas áreas para vigilar a los nativos, y en otros lugares se establecieron patrullas para rastrear y capturar esclavos que habían escapado.

El privilegio blanco en este continente se había establecido firmemente.

Pero el privilegio solo puede existir si su falta también existe. Por lo tanto, el mayor interés de quienes tienen el privilegio es, precisamente, aferrarse a él, y eso significa que quienes lo poseen deben seguir negándolo a aquellos que no lo tienen.

Cuatrocientos años después de que se estableciera ese privilegio blanco, el 6 de febrero de este año, se conoció de la primera muerte por COVID-19 en los Estados Unidos.

Unas dos semanas después más o menos, Ahmaud Arbery, un hombre negro, se encontraba trotando, cuando fue asesinado por un expolicía y su hijo. Aunque no hubo una manifestación en ese momento, sí hubo gran indignación, y los hombres que lo asesinaron fueron finalmente arrestados.

El virus comenzó a propagarse y el 16 de marzo, en la Bahía de San Francisco se estableció la orden de permanecer en casa. Tres días después, la orden fue instituida en todo el estado de California.

Sin embargo, solo unos días antes de eso, el 13 de marzo, cuando el virus ya se estaba estableciendo y propagando, Breonna Taylor, una joven de 26 años, de Louisville, dormía en su cama. Breonna era técnica en Emergencia Médica (paramédico). Un policía, quien irrumpió por la puerta de la casa de Breonna, ejecutando una orden de no tocar contra su novio y en busca de drogas, le disparó y la mató.

No había drogas.

Una vez más, no hubo manifestaciones inmediatas, pero sí hubo una gran ola de repudio contra las órdenes de no tocar.

Los negros saben que tienen una probabilidad 2 1/2 veces mayor de ser asesinados por la policía que los blancos. Los negros también saben que han muerto por COVID-19 a un ritmo tres veces mayor que los blancos.

Un informe de CBS News, el 7 de mayo, mostró que el 38% de los blancos habían sido despedidos de sus trabajos. El 44% de los negros y el 61% de los hispanos habían sido despedidos.

Toda esta frustración estaba en ebullición cuando George Floyd fue asesinado el pasado 25 de mayo, en Minneapolis.

George había pagado por un paquete de cigarrillos con un billete falso de 20 dólares. No tengo la más mínima idea de si incluso él sabía que era falso. Pero en menos de 20 minutos el policía Derek Chauvin había esposado a George y ponía sus rodillas sobre el cuello del hombre negro.

George pidió ayuda repetidamente y le dijo a Chauvin que no podía respirar. Las personas que observaron esto gritaron a los policías y les dijeron que George ni siquiera se había resistido y que era evidente que no podía resistirse. Otros tres policías se quedaron sin hacer nada para detener el asesinato.

Chauvin se arrodilló sobre el cuello de George Floyd incluso después de este estuviera inconsciente. Permaneció sobre su cuello durante ocho minutos y 46 segundos.

La estudiante de secundaria, Darnella Frazier, grabó el video del asesinato de George y lo publicó en Internet.

Con eso, la frustración en la comunidad negra alcanzó su límite.

Las protestas comenzaron la noche siguiente y pronto se extendieron a más de cuatrocientas ciudades y pueblos estadounidenses de los cincuenta estados de la Unión, así como en otros dieciocho países.

La gente se cansó de que los negros fueran tratados como si sus vidas no importaran. Las vidas negras sí importan. Y eso ciertamente no quiere decir que la vida de nadie más importe. Es un recordatorio. Es una demanda. Los negros deben ser tratados como si sus vidas fueran tan importantes como las de los demás.

El lunes 1ro de junio, en una página de Facebook de la comunidad Bisbee, una joven publicó que deberíamos realizar alguna manifestación. La mayoría de los comentaristas estuvieron de acuerdo con ella, pero algunos dijeron que no deberían protestar en las calles, porque podría haber violencia y daños en el centro de la urbe.

Como alguien que ha participado en marchas y manifestaciones en esta pueblo durante más de cuarenta y cinco años, esa preocupación sonaba absurda. Estaba encantada de que una joven hubiera decidido organizar esto.

Nos reunimos el martes, a las 6 de la tarde, en lo que se conoce como Grassy Park, en el centro de Bisbee, la mayoría de nosotros estábamos enmascarados. El nombre oficial del parque es Copper Queen Plaza Park, pero nunca he conocido a una sola persona que lo llame así. Es el Grassy Park.

 

 
Miembros del Departamento de Policía de la localidad fueron invitados a asistir para que marcharan con nosotros, pero ninguno de ellos se presentó. De hecho, ninguno de ellos apareció para monitorear el evento, porque no estaban preocupados por la violencia como el resto de nosotros.

En Grassy Park se leyeron los nombres de personas negras que habían sido asesinadas por la Policía, y pronto unos 75 a 80 de nosotros estábamos marchando por toda la ciudad, media milla cuesta arriba hacia la estatua de Iron Man (Hombre de Hierro).

 

 

 
Descubrí que incluso la estatua estaba bien enmascarada.

 

 
Mientras los manifestantes se reunían alrededor de Iron Man, un hombre de Bisbee leyó los nombres de las veinte personas que la policía había asesinado en Arizona en lo que va de año. De esos veinte, ocho eran de minorías. Eso equivale a un 40 por ciento, cuando la población minoritaria en nuestro estado es de aproximadamente el 23%. Otros hablaron de racismo y privilegios, así como de brutalidad policial.

Después de los discursos, el grupo regresó a Grassy Park.

 

Foto: John Allen

Foto: John Allen

 
Derek Chauvin fue arrestado con cargos de asesinato en segundo grado. Siento que debería ser de primer grado. Para mí, fue premeditado desde el momento en que Chauvin quedó de rodillas sobre el cuello de George cuando fue este sometido. Ciertamente, se convirtió en un hecho premeditado cuando continuó arrodillado en el cuello de George una vez que este estuvo inconsciente.

Tou Thao, J Alexander Keung y Thomas K. Lane, los oficiales que vieron cómo George murió, han sido acusados ​​de ayudar e incitar el asesinato. Estuvieron observando durante los ocho minutos y 46 segundos que Chauvin estranguló a George Floyd.

La vida de George Floyd fue arrebatada debido a un billete falso de 20 dólares.

 

Foto: John Allen

 
Es hora de que las personas blancas con privilegios entiendan: las vidas negras importan.
—–

*Emilie Vardaman es una colaboradora de Havana Times desde la frontera de Estados Unidos y México cerca de Bisbee, Arizona.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.