Termina el juicio contra el español por muerte de líder disidente

Fernando Ravsberg*

Ángel Carromero, (c). Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — “Es un juicio limpio, abierto y procesalmente impecable”, dijo a la  prensa en cónsul de España en Cuba, Tomás Rodríguez, quien agregó que “se han respetado todas las normas del proceso. El acusado ha sido muy bien tratado, ha podido exponer sus razones sobre por que actuó de esa manera y la defensa ha estado muy bien”.

Su balance se produjo a la salida del juicio contra Ángel Carromero, el madrileño juzgado por la muerte de dos disidentes cubanos en un accidente de tránsito.

La vista oral duró 12 horas y declararon todos los testigos del accidente y un amplio grupo de peritos, cuyos testimonios coincidieron en señalar al español como principal responsable del accidente, producto de un exceso de velocidad que no le permitió ver las señales de advertencia de tramo peligroso, al cual entró maniobrando de forma equivocada y frenando bruscamente. Eso habría provocado el deslizamiento del automóvil y la colisión contra un árbol.

Los forenses presentaron los estragos que sufrieron los disidentes que lo acompañaban en una gira proselitista en busca de organizar grupos de oposición.

El choque fue de tal magnitud que a Oswaldo Paya se le partió el cráneo en cinco pedazos, sufrió una veintena de fracturas en las costillas, vertebras y pelvis. El bulbo raquídeo fue seccionado casi hasta la decapitación, el corazón perforado, el hígado y el vaso desgarrados y el riñón fragmentado al grado de convertirse en una papilla.

Fuera del juicio estaban los hijos de Payá tratando de entrevistarse con la prensa extranjera para declarar que apoyaban la liberación del acusado y su regreso inmediato a Madrid. Ellos mantienen la teoría de una conspiración para matar a su padre pero el propio Carromero la desmintió en el juicio cuando volvió a recalcar que ningún otro vehículo había participado en el accidente.

La fiscal Isabel Barzaga hizo hincapié en el historial de tránsito de Carromero en España, donde tiene 4 decenas de multas, 3 de ellas por exceso de velocidad. “Estamos ante una persona francamente temeraria y no se trata de una conducta aislada sino de una conducta habitual en él”, expresó la letrada. La acusación se basó en que de “forma imprudente” conducía por encima de la velocidad permitida, que era de sesenta kilómetros por hora y no respetó las señales de tráfico de la vía.

Dorisbel Rojas, su abogada defensora cubana, tuvo una actuación brillante, reconocida incluso por los funcionarios diplomáticos españoles. Solicitó la absolución de su cliente basándose en que la fiscalía no había podido probar que venía a más velocidad de la permitida. Cuestionó algunas de las pruebas periciales con la opinión de otros especialistas y agregó que los peritos de la policía no entregaron a la defensa antes del juicio el resultado completo de sus investigaciones. Recordó además que su cliente nunca aceptó haber conducido a exceso de velocidad.

La abogada apuntó al mal estado de la vía y sobre todo a la falta de las señales adecuadas de advertencia, las cuales solo le daban apenas 10 segundos para reaccionar antes de entrar al terreno de la carretera en reparación y sin asfalto. Aseguró que su representado podría haber perdido el control del vehículo al caer en un bache y reventársele una goma, lo cual habría provocado el derrape hacia fuera de la carretera.

La Sra. Rojas sin embargo no apostó todas sus fichas a la absolución. Recalcó que Ángel Carromero podría cumplir prisión domiciliaria en las residencias del cónsul o el embajador de España en La Habana, en caso de que el tribunal se decidiera una pena menor y sin internamiento.

El juicio quedó concluso para sentencia, es decir en espera de la decisión del tribunal que se habría comprometido a emitir el veredicto dentro de los próximos  días hábiles. El cónsul español declaró que “hay razones para ser optimistas, estoy prácticamente seguro de que va a haber una reducción de la pena considerable”.

 


7 thoughts on “Termina el juicio contra el español por muerte de líder disidente

  • el 10 octubre, 2012 a las 8:22 am
    Permalink

    Pero Fernándo,

    ¿Te parece normal que no hayan dejado entrar al juicio a los mismísimos familiares de la víctima?

    ¿Y que los familiares de la víctima defiendan la inocencia del inculpado?

    ¿Y que no permitiesen que el acusado fuese defendido por un abogado de su nacionalidad?

    ¿Y que la prensa tuviese que seguir el juicio por vídeo?

    ¿Y que bloqueasen todas las calles que rodeaban el juzgado?

    ¿Y que detuviesen y maltratasen a personas que querían asistir?

    Ese juicio estuvo plagado de irregularidades … diga lo que diga el cónsul español, que habrá negociado miles de concesiones para que liberen al acusado.

  • el 8 octubre, 2012 a las 7:59 pm
    Permalink

    Yo citaré a la viuda de Payá, la Sra. Ofelia Acevedo, y dijo, “No se cree “nada” de lo que haya sucedido en el juicio celebrado el viernes en Bayamo contra el español Ángel Carromero”

  • el 8 octubre, 2012 a las 9:23 am
    Permalink

    Bueno, cualquiera que lea esto y vea como la familia de las victimas estaban fuera del juicio y despues se entere de que no los dejaron entrar, se dara cuenta de lo manipulativo de este articulo.

  • el 7 octubre, 2012 a las 11:39 pm
    Permalink

    Otra mentira más…un juicio amañado, un tribunal genuflexo ( bueno…no pueden ser de otro modo…no se ejerce el derecho en cuba, se legitima, lo ilegitimo…) y, la mordaza y la bota, de siempre…basta con ver la parte trasera del cocha para darnos cuenta que eso, no es provocado, en un choque frontal contra un árbol…jajajaja…como me gusta escuchar la mentira cuando ya se toda la verdad…

  • el 6 octubre, 2012 a las 9:10 pm
    Permalink

    Primero.
    Creo que la descripción de las lesiones de Payá, son de muy mal gusto, de una crueldad innecesarias, mas que objetividad, se respira sadismo en las palabras de quien escribe la nota.
    Segundo.
    A la familia Paya no le permitieron entrar al juicio siendo ellos los principales afectados, no fueron con la intención de hacer campaña de propaganda como deja entender el redactor.
    Tercero.
    Se mantuvo el silencio sobre las llamadas a España y desde España a la familia Paya advirtiendo la presencia de un vehiculo que los seguía y hostigaba, algo que ya había sido denunciado por Payá en ocasiones anteriores a este fatal suceso.
    Cuarto:
    Se aprecia el carácter tendencioso y policíaco, cuando se utilizan frases como “una gira proselitista en busca de organizar grupos de oposición”

    Conclusión:
    Un juicio amañado y un periodista poco objetivo y parcializado y al servicio de la dictadura. Es posible que el Sr. Ravsberg ya este neutralizado por culpa de algún pecadillo cometido en su estancia en la isla.

  • el 6 octubre, 2012 a las 2:46 pm
    Permalink

    Las manipulaciones de Fernando Ravsberg son tales que hasta el agente “Miguel” (David Orrio) de la Seguridad del Estado cubana lo elogia y lo señala como ejemplo que deberían seguir los periodistas de Granma.
    Pero seamos justos y veamos que esto sucede gracias a la complicidad amoral de los medios internacionales, como la BBC que mantiene a Ravsberg viviendo por años en Cuba; otro caso similar fue el de Mauricio Vincent.
    En Cuba, agencias y corresponsales extranjeros, pasan por el “filtro” oficial que los clasifica y les pone como condición que se “porten bien” so pena de ser expulsados de la isla.
    Fernando es uno más de esos periodistas que cambia su pluma por frijoles.

  • el 6 octubre, 2012 a las 11:09 am
    Permalink

    Cada vez que leo a este autor me convenzo mas que es un secuaz más de la dictadura. De la peor calaña porque se esconde para actuar, dando golpes bajos, citando un poco de aqui y de allá para parecer imparcial pero dejando caer su intriga a través de medias verdades o frases inconclusas. Me repugna tanto porque ni siquiera tiene la valentía para decir las cosas de frente si no que acude a la intriga y a la patraña y en este caso evidentemente no es a la del imperialismo sino a la de la dictadura que es su ama.

    En su texto entre otras tergiversaciones dice y cito textualmente: “Fuera del juicio estaban los hijos de Payá tratando de entrevistarse con la prensa extranjera” sin embargo no dice el verdadero motivo de los hijos de Payá ni tampoco aclara que el gobierno no les permitió entrar al salón lo cual por las leyes vigentes de Cuba es una infracción de la ley.

    En todo caso ninguno de los tres habría necesitado moverse tantos cientos de kilometros para entrevistarse con la prensa. Claro otra prensa porque a este Sr. dudo mucho que alguno de ellos le conceda una entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *