Tengo la seguridad de que volveremos a Nicaragua

Escritor nicaragüense Sergio Ramírez.

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, recientemente declarado apátrida por el Gobierno de Daniel Ortega junto a otros centenares de personas críticas con el presidente, alberga “no solo el anhelo”, sino “la seguridad de que volveremos”

Por EFE / 100% Noticias

HAVANA TIMES – El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, recientemente declarado apátrida por el Gobierno de Daniel Ortega junto a otro casi centenar de personas críticas con el presidente, alberga “no solo el anhelo”, sino “la seguridad de que volveremos”.

Ramírez, que se encuentra en Tenerife participando en el festival de género negro ‘Tenerife Noir’, ha declarado a EFE que la situación en Nicaragua es “muy difícil”, pues padece “una dictadura como tantas otras que ha habido en América Latina”.

Su esperanza es que haya “una reconversión democrática lo más pronto posible sin costo de sangre para el país, sin ninguna guerra civil de por medio. Ojalá se pueda lograr”, suspira.

Opina que el sandinismo, la revolución de los años ochenta del pasado siglo en la que fue protagonista, al punto de ser vicepresidente del país, se fue convirtiendo con el paso del tiempo en “un viejo recuerdo”.

Y lo que hoy queda de ella es la figura de Daniel Ortega como “un dictador decrépito” que usa “una retórica revolucionaria para un régimen que de revolucionario es lo que menos tiene”.

Desde su punto de vista, la Nicaragua actual se ha convertido en “una especie de Cuba de los años sesenta” y cuyo modelo “se parece más al de Corea del Norte”.

El ganador del Premio Cervantes en 2017 opina que cada artista, cada escritor, elige su grado de compromiso social con la realidad que le rodea.

“Puede haber muy buenos escritores silenciosos, que no se pronuncian sobre su propia realidad, y son muy buenos, y hay escritores muy malos que son muy vocales en cuanto a la denuncia política”, argumenta.

En su caso, lo tiene claro: “si tengo una voz, tengo que usarla. Y si la realidad me ofende, tengo que denunciar esa realidad, no necesariamente en las páginas de una novela, sino yo como ciudadano”.

Desde su perspectiva como escritor, Sergio Ramírez afirma que “la realidad atrae siempre, no puede ignorarse. Muchas veces tiene atractivos fatales: mientras más terrible es una situación quizá más atractiva es para el novelista”.

Por eso, vive su país “tal y como es, de acuerdo a su realidad, y saco de allí lo que me sea útil para mi oficio de narrador”.

Durante su intervención en un debate organizado por el Festival ‘Tenerife Noir’, Ramírez ha hecho hincapié en el boom del género negro en América Latina, quizá por el hecho de ser cuna de “la novela del dictador” y también del concepto de “república bananera”.

“Un novelista no se puede dejar de ver metido en la trama cuando hay un exceso dictatorial” como el que se produce en Nicaragua, ha abundado; más si además “un dictador te dice: no eres más nicaragüense. Es un exceso literario”.

Y “no es solo algo retórico. Vas al registro público a por un certificado de nacimiento y te dicen que no existes. Es más que kafkiano”.

Preguntado por EFE si su incursión en el género negro con la trilogía protagonizada por el inspector Dolores Morales tendrá nuevas entregas, apunta: “Un escritor tiene muchas avenidas abiertas”.

“No puedo decir que me ligo a un género determinado. Mi perspectiva de la literatura, de la novela, es siempre muy abierta y escribí estas novelas con un personaje único, que seguirá adelante en la medida en que la realidad me lo demande, que la novela me diga: vamos adelante. Porque la novela tiene sus propias necesidades”.

En todo caso, lo que ahora tiene entre manos es una novela que “no tiene nada que ver con este genero, pero lo dejo abierto para el futuro”, sino “de aventuras imaginarias”, que se desarrolla en Europa y Nicaragua a comienzos del siglo XX.

En cuanto al contexto y las tendencias de consumo cultural actuales, Sergio Ramírez hace hincapié en que “la literatura siempre ha convivido con otros géneros, no es excluyente de ningún género”.

Añade que hay voces que apuntan a que las series de las grandes cadenas de ‘streaming’ “van a sustituir a la novela”, a las que rebate.

“No puede ser sustituida porque es una operación muy distinta. Está construida de palabras y las palabras no tienen un sustituto en la imagen. Es algo muy distinto”, insiste. 

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *