Teatro Nacional de Cuba totalmente restaurado

Texto y Fotos de Isbel Díaz Torres

La Sala Avellaneda ofrece en sus exteriores una imagen renovada, después de meses de labor.

HAVANA TIMES – Tras una restauración capital el Teatro Nacional de Cuba reabrirá las puertas de la gigantesca Sala Avellaneda este domingo 28, durante la gala inaugural del Festival Internacional de Ballet de Ballet de La Habana.

Solamente aventajada por el Teatro Karl Marx, la principal sala del complejo cultural ofrece en sus exteriores una imagen renovada, después de meses de labor, que contrasta con el triste perfil que ofrecía la fachada del majestuoso teatro.

Desde el año 1951, con el gobierno de Carlos Prío Socarrás, se aprobó el proyecto de construcción del Teatro Nacional de Cuba, pero fue iniciado por el presidente Fulgencio Batista al año siguiente, quien colocó la primera piedra de la obra.

El estado de los edificios era crítico, sobre todo en la estructura de los techos.

Con la Sala Covarrubias a medio terminar, el 16 de junio de 1959 se publicó oficialmente en la Gaceta de la República la inauguración del proyecto originado alrededor de 15 años atrás, cuyo diseño corresponde al arquitecto Julio Conesa.

No es hasta 1979, con una función durante la VI Cumbre de los Países No Alineados celebrada en la isla, que definitivamente queda terminado.

La restauración

El estado de los edificios era crítico, sobre todo en la estructura de los techos, instalación eléctrica, sistema de sonido, y tabloncillo del escenario. Al menos esos detalles eran visibles a simple vista.

También las obras de arte en los jardines denotaban el descuido de años. Allí habían sido emplazadas entre 1959 y 1960, valiosas esculturas ambientales y cerámicas de reconocidos artistas cubanos como Rita Longa, Roberto Estopiñán, Alfredo Lozano y Tomás Oliva, además de los murales de Raúl Martínez, en el propio jardín y otro de René Portocarrero, en el vestíbulo de la Sala Covarrubias.

Las luminarias y paneles de cristal de la fachada han sido totalmente repuestos.

Las obras constructivas comenzaron hace más de un año, y han implicado el pulimento de los mármoles interiores y exteriores, así como la sustitución de las piezas rotas y de todos los cristales de la gigantesca fachada (más de mil metros cuadrados).

Las luminarias externas, tanto en la fachada como en los jardines, han sido totalmente repuestas, mientras que las áreas verdes fueron remodeladas y vueltas a sembrar, incluyendo el césped, y la remoción de todas las enredaderas que durante décadas cubrieron parte de la pared lateral del edificio.

Las piezas de mármol de los jardines fueron ligeramente retocadas y cercadas para su protección, una solución bastante drástica, que rompe con el concepto ambiental inicial del teatro.

Durante varios meses se trabajó en la obra.

La monumental instalación de arte cinético de Osneldo García (Premio Nacional de Artes Plásticas), ha sido removida de su sitio. Aunque la obra no sea muy afortunada por su emplazamiento, y el grado de erosión de la misma era alto, es de esperar que no sea desechada, pues resulta parte indiscutible de la identidad de la institución desde 1979.

Según el crítico Elvis Fuentes, se trata de “una obra significativa en la carrera de este artista, pero que provoca un efecto de franco anacronismo en el sitio donde fue ubicada. No se tuvo en cuenta el proyecto, que la concebía para ser colocada en la parte posterior” del teatro.

A pesar de no poder visualizar aún las modificaciones al interior de la sala, uno de los constructores declaró a Havana Times que todo el mobiliario ha sido renovado. Ello ha incluido todo el sistema de luces, el escenario, y la totalidad de las butacas fueron sustituidas.

“Lo han puesto todo nuevo”, aseguró el obrero, aunque no pudo confirmar si el sistema de audio (uno de los principales problemas de los teatros cubanos) también ha sido repuesto.

La monumental obra de arte cinético de Osneldo García ha sido removida de su sitio.

La reinauguración

Según declaraciones de un custodio de la institución, la apertura de la edición 23 del Festival de Ballet este domingo contará con la presencia del mandatario cubano Raúl Castro, invitado por Alicia Alonso, directora de la principal compañía danzaria en la isla.

En conferencia de prensa la presidenta del encuentro consideró “un honor para el Ballet Nacional de Cuba”, ser la institución que abra las puertas de la Sala Avellaneda, con capacidad para 2 254 personas entre sus tres niveles de observación.

La gala inaugural presentará la obra más antigua en el repertorio de la compañía, La fille mal gardée”, estrenada en Londres en 1786, que será protagonizada por los bailarines cubanos Anette Delgado, Dani Hernández y Félix Rodríguez.

La Avellaneda solo abrirá para la gala inaugural a la que se espera asista Raúl Castro, y donde también se interpretará la pieza “En la noche”, de Jerome Robbins; pero su vecina, la Sala Covarrubias, estará a disposición de esta edición del festival hasta el 6 de noviembre.

 

2 thoughts on “Teatro Nacional de Cuba totalmente restaurado

  • ENHORABUENA PARA LOS AMANTES DEL TEATRO DE LA CAPITAL QUE RECUPERAN UN LUGAR EMBLEMÁTICO…PARA LOS QUE NOS GUSTA EL MUNDO DEL PATRIMONIO EN GENERAL,CONSTITUYE UNA BUENA NOTICIA QUE EDIFICIOS QUE SON HERMOSOS EJEMPLOS DE LA ARQUITECTURA MODERNA CUBANA RECUPEREN SU ESPLENDOR, AL IGUAL QUE LAS OBRAS ARTÍSTICAS DE LA VANGUARDIA DE LOS AÑOS 50, QUE LA EMBELLECEN… ESCULTURAS COMO “LA MUERTE DEL CISNE” DE RITA LONGA, O “CRISÁLIDA” DE ALFREDO LOZANO PEIRUGA, O EL MISMO “TÓTEM CINÉTICO” DE OSNELDO GARCIA YA NECESITABAN URGENTEMENTE OBRAS DE RESTAURACIÓN. SERÍA BUENO SE VALORARA SU ILUMINACIÓN NOCTURNA QUE REALZARA LA BELLEZA DE LOS JARDINES DEL TEATRO NACIONAL.
    RECOMIENDO QUE HAVANA TIMES, TAL COMO NOS PRESENTA FOTOS DE LOS EXTERIORES DEL TEATRO, TAMBIÉN HICIERA UNA RECOPILACIÓN FOTOGRÁFICA DE LAS OBRAS DE ARTES QUE EL CENTRO ALBERGA, COMENZANDO POR EL IMPRESIONANTE MURAL “FIGURAS DEL TEATRO”, QUE EL GRAN RENÉ PORTOCARERO, REALIZÓ EN ESTUCO SOBRE HORMIGÓN DEL VESTÍBULO DE LA SALA COVARRUBIAS ENTRE 1959-1960, QUE TAMBIÉN HA SIDO RESTAURADO AHORA, ASÍ COMO LAS OTRAS DE RAÚL MARTÍNEZ, ROBERTO ESTOPIÑAN, TOMÁS OLIVA ENTRE OTROS.
    UN SALUDO.

  • Felicitaciones para los restauradores del Teatro Nacional que ahora le hara buena compañia a la tambien recien restaurada Biblioteca Nacional. Me alegra mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *