“Te vas a pudrir en la cárcel”

Ángel y José Sequira Zamora fueron perseguidos por elaborar productos azul y blanco y participar en las protestas sociales contra Ortega

Los hermanos Sequeira fueron condenados a 22 años de cárcel tras participar en las protestas sociales contra el régimen de Daniel Ortega. Foto: Cortesía.

Por Ana Lucía Cruz  (Confidencial)

HAVANA TIMES – “No sos un preso político, sos un delincuente”, “te vas a pudrir en la cárcel” y “de aquí nadie te va a sacar” son algunas de las frases con las que los custodios del Sistema Penitenciario Nacional “Jorge Navarro” atormentan una y otra vez, desde hace nueve meses, a los reos políticos Ángel de Jesús y José Gadiel Sequeira Zamora, de 19 y 28 años, respectivamente.

Un familiar de los hermanos Sequeira, presos políticos del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, afirma que la detención fue “una represalia” del Frente Sandinista, pues aseguran que el oficial William España del Distrito Siete de la Policía de Managua ordenó la captura tras señalar que la familia “ya no trabajaba para el partido”.

El 20 de noviembre de 2019, Ángel de Jesús y José Gadiel salieron de sus casas a eso de las 7:30 de la mañana. Ambos trabajaban en una pequeña empresa aledaña a la Universidad Politécnica (Upoli), donde elaboraban bordados a máquina y confeccionaban las polémicas camisetas, gorras o pañoletas “vandálicas” que les encargaban y se usaban en las protestas contra el régimen de Ortega.

Esa mañana, antes de llegar al trabajo, José Gadiel denunció en su estado de Whatsapp que era perseguido por unos motorizados. “Si me llega a pasar algo, culpo a la dictadura”, escribió el ahora preso político.

Horas después, uno de los familiares de los hermanos Sequeira vio el estado de José Gadiel en Whatsapp y las llamadas perdidas de Ángel, quien horas antes intentó alertar de la presencia policial en las cercanías de la empresa. El pariente decidió llamar al menor de los hermanos y a eso de las 10:30 de la mañana logró comunicarse.

El grito de Angel

“Hermana, hermana, me anda buscando la Policía. Un niño me dijo que preguntaron por mí en la pulpería… Ya están aquí, ya están aquí, hermana”, fueron las últimas palabras que dijo Ángel antes de que oficiales de la Policía le quitaran su celular y lo llevaran a rastras hasta la patrulla.

José Gadiel, al presenciar la detención de su hermano menor, se lanzó varias veces a la patrulla para que lo llevaran junto a él, pero los oficiales lo amenazaron para que se bajara.

La propietaria del local, afirman los parientes de los Sequeira, también le cuestionó a los oficiales el porque se llevaban a uno de sus trabajadores y estos respondieron que “por vandálico”, mientras sustraían cuatro camisetas, con bordados del escudo nacional, que habían sido encargadas por miembros de una Iglesia.

Los familiares denuncian que, mientras Ángel se encontraba en la tina de la patrulla, uno de los agentes del Distrito Siete marcó a un oficial al que llamó William España y le preguntó “¿Me los llevo o los dejo tirados? ¿Siguen trabajando con el partido?”.

Esas interrogantes, valoran los parientes de los hermanos Sequeira, son una muestra clara de que el caso es político, pues no había motivos y lo que tomaron en cuenta fue que los muchachos participaban en las protestas y que su padre “dejó de trabajar para el Frente Sandinista”, pese a que esto ocurrió antes de las protestas de 2018. 

El segundo detenido,“tu dios es Daniel Ortega”

La detención de José Gadiel ocurrió tres horas después en el Distrito Siete de la Policía. El hermano mayor de los Sequeira fue por su esposa y luego fue a buscar a su hermano en el Distrito Siete.

“Llegamos a la estación y no nos dicen nada, pero Gadiel reconoce a los que andaban en el operativo, les comenzamos a preguntar por qué se lo habían llevado y uno de ellos, al que identificamos como Félix, ordenó que metieran preso a Gadiel solo porque entre los reclamos le dijo que el dios de ellos es Daniel Ortega”, denuncia el familiar de los hermanos Sequeira.

Agrega que, mientras José Gadiel era metido a rastras a la estación, los demás fueron rodeados por agentes antidisturbios, que además amenazaron con detener a otros de los parientes que llegaron para pedir información de los ahora presos políticos.

Una vez en las manos de los oficiales, ambos hermanos fueron golpeados e interrogados hasta el cansancio. “Los golpearon como quisieron, le ponían la bota sobre la cabeza, le preguntaban dónde estaba ahora su Dios y le aseguraron que iban a pudrir en la cárcel”, denuncia uno de los parientes de los Sequeira Zamora.

Las ilegalidades del proceso judicial

Los hermanos Sequeira fueron llevados a juicio tres días después de su detención, el 23 de noviembre de 2019, sin notificar a sus familiares. El abogado Julio Montenegro, defensor legal de los hermanos Sequeira, explicó que el caso tuvo “varias anomalías”, empezando porque ambos fueron llevados ante un juez con un abogado de oficio “impuesto”, pues no se les permitió hablar con sus parientes para que les pusieran un abogado privado.

Además, señala que en la misma acusación hay varias “incoherencias”, ya que los oficiales ubican la detención de ambos del mercado Iván Montenegro siete cuadras al norte, en un supuesto expendio de drogas, pese a que uno fue detenido en su puesto de trabajo y el otro en el Distrito Siete de la Policía.

Montenegro señala que ambos jóvenes denunciaron que, una vez estando en la Dirección de Auxilio Judicial, se les pidió tomar las sustancias y colocarlas en sus pertenencias y luego les tomaron las fotografías, por lo que, considera hubo “cultivo de pruebas”.

Asimismo, critica que los testigos presentados por el Ministerio Público no tenían coherencia en sus testimonio, no identificaban quién era quién entre los acusados, no describen la zona donde los encontraron y no respondieron correctamente a sus cuestionamientos.

El abogado defensor detalla que ambos manifestantes fueron condenados, el 30 de julio, a 22 años de cárcel y 500 días multa por los delitos de crimen organizado y tráfico de estupefacientes.

El 19 de agosto, Montenegro introdujo una apelación de condena, pero asegura que el caso cumplía todos los elementos para ser desestimado por la Fiscalía.

Exigen libertad para los hermanos Sequeira

Los familiares explicaron que estos nueve meses de cárcel han sufrido al conocer las condiciones inhumanas y los malos tratos a los que son sometidos sus parientes.

“En La Modelo no los han golpeado, pero se mantienen enfermos por las condiciones insalubres, por el agua contaminada, les da infección de la piel, malestares estomacales e intestinales, no los pasan a consultas y es difícil pasar medicamentos”, denuncia uno de los parientes que conversó con Confidencial.

Los hermanos de los reos políticos exigen que ambos sean liberados, pues son “personas trabajadoras y honestas. La misma jefa de ellos envió carta demostrando que laboraban ahí, uno desde hace doce años y el menor hace dos años, pero nada de eso tomaron en cuenta”.

Para los seres queridos de los hermanos Sequeira, el “único delito de ellos fue andar en las protestas”, pese a que siempre les advirtieron de los riesgos que corrían al oponerse al régimen de Ortega.

“Nosotros siempre les decíamos que no fueran, que vieran que estaban matando, que no los iban a perdonar si los llegaban a agarrar, pero ellos estaban decididos a luchar contra las injusticias y esto los alcanzó”, detalla el familiar, que agrega: “Confiamos en nuestro abogado, en ‘El de arriba’ que todo lo ve, que ve estas injusticias y los va a liberar”.

Puedes leer más sobre Nicaragua aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *