Tamara Dávila en huelga de hambre demandando ver a su hija

El régimen Ortega-Murillo no ha permitido por más de 15 meses las visitas y comunicación entre la rea política y su hija de seis años

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Tras más de 15 meses de encierro en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, la presa política Tamara Dávila, decidió, aun en riesgo de su vida, iniciar el pasado 15 agosto una huelga de hambre, exigiendo que le permitan ver a su hija de seis años, quien todos los días pregunta por qué no puede ver y abrazar a su mamá.

Familiares de Dávila, en conferencia de prensa, informaron de la decisión de la presa política, señalando que es el “único y último recurso que siente que tiene a su alcance para demandar el cumplimiento de su derecho y el de su hija de seis años a tener comunicación”.

Ana Lucía Álvarez, hermana de Dávila, denunció que tanto ellos como la presa política “hemos encontrado con una negativa absoluta de comunicación con la niña. Como familia hemos realizado diversas gestiones tanto ante la Dirección de Auxilio Judicial, como ante las autoridades judiciales correspondientes. Hemos hecho solicitudes de manera oral en cada visita, hemos llevado dibujos de la niña a su mamá y fotos y la respuesta ha sido que ´no está autorizado´”.

Explicó que han introducido siete recursos judiciales sobre la visita con la menor, sin embargo, no han tenido una respuesta. Además, indicó que el último recurso lo introdujeron el 16 de agosto pasado, y que, según los términos que establecen estos procedimientos, el Tribunal de Apelaciones de Managua debería responder este 18 de agosto.

“Todavía no hemos recibido una respuesta. Esperamos respuesta de dicho Tribunal de Apelaciones y el Estado y que esa respuesta sea positiva”, apuntó.

La vida de Tamara Dávila “está en riesgo”

Los familiares de la presa política expresaron que están preocupados por la situación de Dávila, pues, apuntan, “esta huelga va a poner en riesgo su vida”

“Estamos desesperadas ya que mi hermana lleva más de 15 meses detenida ilegal y arbitrariamente en una delegación de la policía, como es la Dirección de Auxilio Judicial, siendo víctima de forma sistemática de constantes torturas”, señalaron.

Además, denunciaron que Dávila tiene más de 430 días “aislada completamente, sin haber salido a patio sol ni una sola vez desde su detención, en solitario, sin acceso a salud ginecológica, sin acceso a alimentación adecuada y suficiente, razón por la cual ha adelgazado más de 40 libras”.

Cartas y dibujos rechazados en El Chipote

El aislamiento forzado en el que el régimen Ortega-Murillo mantiene a Dávila en El Chipote también ha calado en la situación emocional de la hija de la presa política.

Durante la conferencia de prensa, los familiares de Dávila divulgaron un video en el que muestran las cartas y dibujos que la niña de la rea de conciencia ha hecho para su progenitora.

“Mamá, pienso todos los días en vos, estás dentro de mi corazón. Cuando veo pajaritos y mariposas me acuerdo de vos. Aprendí las letras para escribir tu nombre. No me acuerdo mucho de tu cara, pero me acuerdo de tus ojos verdes y cariñosos. Quiero que regreses, vengas a la casa, que estemos juntas. Quiero que te dejen en libertad. Quiero abrazarte mamá”, escribió la menor en una de las cartas que el régimen orteguista, con el apoyo de las autoridades de El Chipote, no ha permitido que llegue a las manos de la presa política.

La familia de Dávila resaltó que la menor extraña a su madre, pregunta todos los días por ella y cuestiona por qué no le permiten verla.

Además, recordaron que la decisión del régimen orteguista, de aislar a Dávila y su hija de seis años, “viola las leyes nacionales e internacionales y el Código de la Niñez y la Juventud que debe ser tutelado por el Estado”.

Miguel Mora cumplió 50 días en huelga de hambre

El periodista Miguel Mora Barberena, exaspirante a la presidencia de Nicaragua y propietario del Canal 100% Noticias, también inició, en julio pasado, una huelga de hambre en El Chipote, demandando que le permitan ver su hijo Miguelito Mora Chávez, de 21 años, confirmaron sus familiares luego de asistir al noveno periodo de visitas autorizado por el régimen Ortega-Murillo entre el 22 y 24 de julio.

Verónica Chávez, esposa de Mora, afirmó, en entrevista con el programa Esta Noche, que su pareja tomó esa decisión extrema por la desesperación de no haber visto a su hijo en más de un año y ante la falta de una respuesta de las autoridades de El Chipote, a quienes les han solicitado en reiteradas ocasiones que autoricen el ingreso y se han negado, pese a que Miguelito es mayor de edad y es trasladado en una silla de ruedas por su discapacidad motora.

El 12 de agosto pasado, la familia Mora indicó que estaban preocupados por la salud del reo político, pues en esa fecha cumplió 50 días de estar en huelga de hambre, según un reporte del Canal 100% Noticias.

“Seguimos preocupados porque en 50 días de huelga de hambre no tenemos información de él. La información que nosotros tenemos es cada vez que se hace la visita”, indicó Chávez a 100% Noticias.

Los familiares de Tamara Dávila apuntaron que ven “con preocupación como cada vez más las huelgas de hambre son el único recurso que las personas presas políticas ven que tienen a su alcance para ver a sus hijos e hijas o demandar el cese de la tortura en que los mantienen. Esto pone en riesgo sus vidas y por eso lanzamos un SOS”.

Resaltaron que su demanda es que “de inmediato se permita una visita entre Tamara y su hija y de todos los hijos e hijas de personas presas políticas a sus madres y padres”; y que “se garanticen visitas cada 15 días y llamadas telefónicas semanales como lo establecen las leyes de Nicaragua, incluyendo a niños, niñas y familiares que se encuentran fuera del país”.

También, urgieron que comisiones de defensores de derechos humanos o de la Cruz Roja ingresen a las celdas de El Chipote a “constatar el estado de salud” de todos los presos políticos, en especial el de quienes han decidido permanecer en huelga de hambre, demandando respeto a sus derechos y el de sus hijos.

—–

Nota del editor: El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo finalmente permitió que los presos políticos Tamara Dávila y Miguel Mora vieran por primera vez, desde que fueron arrestados hace unos 15 meses, a sus hijos, de seis y 21 años respectivamente. La visita se llevó a cabo en la cárcel de la Dirección de Auxilio Judicial conocida como El Chipote, este sábado 20 de agosto. Ante la negativa policial de permitir la visita de sus hijos, ambos reos de conciencia habían iniciado una huelga de hambre.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.