Taller creativo incentiva el arte de la animación en familia

Participantes en el taller aseguran que se puede aprender sobre el arte de la animación al disfrutar en familia.  Foto: Tomada de Facebook

Alrededor de 20 infantes asistieron, acompañados cada día por distintos familiares, sobre todo, padres, madres, abuelas y abuelos.

Por IPS-Cuba

HAVANA TIMES – Luego de evaluar los resultados del primer taller “Animación en familia”, la realizadora cubana Ivette Ávila asegura que pronto se organizará otro, para continuar integrando a niñas, niños y sus familiares a la creación audiovisual desde el trabajo colaborativo.

“Ya tenemos un listado de otras familias que quieren incorporarse a próximas ediciones”, indicó la promotora de esta iniciativa y creadora de la Academia ANIMALUZ, que promueve y contribuye, desde edades tempranas, al aprendizaje y la práctica de técnicas de animación como el stop motion, entre otras posibilidades de realización de audiovisuales.

Según la también directora de programas infantiles de la televisión cubana, a partir del interés de familiares en los talleres que habitualmente imparte ANIMALUZ, le solicitaron organizar, por primera vez, un curso para infantes entre cinco y siete años de edad.

Para afrontar el nuevo reto, Ávila se unió a la profesora Yoandra Reyes. Ellas asumieron “un trabajo más personalizado” con cada participante. Así, en la sede de los Estudios de Animación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), a finales de julio, se concretó el espacio “para la creación colectiva usando como pretexto la animación stop motion con plastilina”, indica un post en Facebook.

Alrededor de 20 infantes asistieron, acompañados cada día por distintos familiares, sobre todo, padres, madres, abuelas y abuelos. “Todos trabajaron en conjunto, de modo que resultó una real creación colectiva en familia”, valoró Ávila.

Ivette Ávila, creadora de la Academia ANIMALUZ, tiene el propósito de continuar los talleres de animación en familia.

Sueños creados en familia

La iniciativa contó con el apoyo de la Productora independiente Cucurucho, en cuanto a equipamiento, mientras la oenegé British Council Cuba aportó los materiales como colores y plastilinas, explicó.

Además, precisó que esas entidades también asumieron la producción de la serie televisiva “Para aprender animación: Galaxia K”. Desde hace algún tiempo, este trabajo conjunto permite promover el desarrollo de la animación en Cuba, según comentó.

Por otra parte, precisó, el taller “Animación en familia” se sustentó “en el trabajo con técnicas de animación artesanal, se lograron animaciones sencillas en papel, especialmente juguetes ópticos, también llamados folioscopios. De modo que niñas y niños entendieran qué es la animación, cómo se genera un movimiento o una ilusión de este, no solo de un dibujo”.

Respecto al modelado con plastilina, Ávila resaltó la posibilidad de haber confeccionado personajes propios, “con un banco de expresiones que reflejaran diferentes estados de ánimos”.

También expuso que realizaron ejercicios de dos capítulos de la serie “Galaxia K”: uno dedicado a los juguetes ópticos y otro, a la animación con plastilina.

“Algunos testimonios de familiares indicaban que hacía más de 40 años no jugaban con plastilina, los abuelos se mostraron muy motivados e integrados. Fue un proceso creativo muy bonito. En la mesa de animación, el niño y el adulto confeccionaban unidos. Fueron escenas que, en lo particular, me llenaron de satisfacción”, refirió la realizadora.

Jugar para aprender

Para Yeniris González y Daniel Burguet, padres de la niña Lilith Burguet se trató de una experiencia “muy positiva” y estiman “muy acertado” el sentido del taller. “A través de la seguridad y confianza que tienen en sus mayores, los niños se acercaron a estas actividades que, en muchos casos, son nuevas para ellos, y las abordaron más relajados, como si fuese un gran juego”.

Constataron “que los niños se divierten mucho y los padres también aprenden sobre esas técnicas de animación y obtienen algunas herramientas básicas, que luego pueden utilizar en el momento de juego en casa”.

Al respecto, destacaron la oportunidad que les brindó el taller de crear pequeñas historias, “y eso cohesionó muy bien el trabajo de hijos y padres, porque nos hizo hacer pensar juntos”.

Por su parte, Tamara Roselló, madre de Julián González, apreció que el taller propuso “un ejercicio de mucha paciencia y disciplina porque, al tiempo que enseña al niño a medir sus capacidades, igualmente le enseña a respetar el trabajo de los otros”.

Animados a seguir

Una reciente publicación de la Academia ANIMALUZ en Facebook convoca a jóvenes y adultos interesados en el mundo de la animación a participar en la jornada de puertas abiertas de los Estudios de Animación del ICAIC, los días 16, 17 y 18 de agosto.

Alrededor de 40 participantes recibirán clases de Arturo Palacios, Andrián Zarabozo e Ivette Ávila, quien confirmó que el audiovisual resultante del taller “Animación en familia” se presentará el día 16, entre las actividades previstas para la jornada.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.