Sorpresas de Primavera en Aguacate, Cuba

Irina Echarry

HAVANA TIMES – ¿Viste qué lindo es Aguacate? -me preguntó un amigo luego de invitarme a visitar el pueblo por primera vez. Emocionado, me mostró la plaza, la iglesia, el cine. Enseguida percibí que estaba en un lugar, tranquilo, limpio, donde podría respirar un aire más puro que el de la ciudad.

La noche anterior se había inaugurado el Primer Festival de las Artes “Primavera en Aguacate”; los ánimos de algunos habitantes estaban exaltados pues la idea ―amasada durante tanto tiempo― de acercar ofertas artísticas diferentes a las habituales, comenzaba a hacerse realidad.

La música clásica fue la encargada de inaugurar el Festival, el viernes 23. En la plaza, el reconocido clarinetista cubano Léster Chío y su Proyecto Ruta de Colores Concertantes ―integrado por instrumentistas del patio como Vicente Monterrey, Antonio Dorta, Dianis Catá y Mario Rodríguez; franceses como Cyrille Mercadier (músico y luthier) y Richard Vieille―, junto a la primera violinista Anolan González, quebraron la tradicional quietud nocturna y ofrecieron una velada mágica.

En formaciones de dúos, tríos o ensambles los músicos ejecutaron composiciones de Mozart, Amilcare Ponchielli, Calixto Álvarez, Pixinquinha, Alejandro Scarpino, en un programa variado que comprendió serenatas, divertimentos, un vals brasileño y hasta un tango.

Kirenia Corzo

El sábado en la mañana ya los niños estaban dispuestos a recrearse en su fiesta particular: Teatro Viajero había preparado un simpático “mini curso” para aprender a hacer títeres; y con diversos personajes, colores, chistes, poemas, divirtieron también a los adultos.

Luego, bajo un sol radiante, tuvo lugar la Fiesta de la palabra. La profesora Mayra Navarro, Lavinia Cué, y otros narradores orales contaron diferentes historias. Así supimos de una cazuela maravillosa que cocinaba frijoles y no paraba hasta que alguien dijera las palabras mágicas; de la escuela de monstruos que fue muy bien desbaratada por Frankeistein; de una cabra y una vaca deseosas por dejar de ser herbívoras… Los cuentos se enriquecieron con la intervención, suspicacia y simpatía de los niños allí presentes.

Lesby Bautista

El acontecimiento de la tarde fue la apertura del cine Talía, luego de casi dos décadas sin ofrecer ninguna proyección. Una señora comentaba mientras esperaba su turno para entrar: “mi nieto ya está en el Servicio Militar y nunca ha podido entrar a este cine”; otra muchacha recordaba la cantidad de muñequitos rusos que vio en esa sala.

Una vez dentro, Juan de los Muertos, la película cubana que ha obtenido varios premios internacionales, reestrenó la pantalla. Uno de sus actores, Jazz Vilá, no logró llegar para la proyección, pero luego se incorporó y compartió con la gente de Aguacate.

Otra de las propuestas fue la música de concierto. Para esta ocasión, la iglesia abrió sus puertas a Voces de primavera, una agrupación compuesta por tres jóvenes intérpretes del canto lírico: la soprano Kirenia Corzo, el tenor Daniel Noriega y el contratenor Lesby Bautista, quien conquistó la tarde con su impresionante voz interpretando Il secreto per esser felici, de Donizetti.

Cola para entrar al cine para ver Juan de los muertos.

Ayudados por la excelente acústica de la sala de conciertos de este templo consagrado a la virgen del Carmen, nos emocionamos con piezas de Verdi, Haendel, Offenbach, Lecuona, Roig y Verdi, entre otros.

Por la noche, un concierto con la cantante Milada Milet dio por terminado el Festival.

Algunos pobladores del lugar no asistieron a ninguna función; prefirieron mirar desde lejos a los artistas, o simplemente siguieron en sus rutinas. Otros, en cambio, se mostraron muy entusiasmados, y eso da motivos para seguir con la iniciativa. Para la próxima ocasión habrá mucho más, intentarán sumar otras manifestaciones del arte como la Plástica y la Danza. Lo importante era romper el hielo, nos dice uno de los jóvenes organizadores.

El actor Jazz Vila con los niños.

¿Errores? Claro que hay algunos, es una obra humana y no está exenta de ellos, pero lo esencial es el intento de extirpar la tristeza en que se ha ido sumiendo poco a poco la mayoría de los habitantes de esta localidad.

Quizá Aguacate no vuelva a ser un municipio; quizá pocos recuerdan que allí vivió el maestro del ajedrez José Raúl Capablanca. Quizá algunos de sus vecinos más jóvenes prefieran correr al concierto del reguetonero Osmani García y no se queden a escuchar los clarinetes. No importa; lo fundamental son las opciones. A partir de ahora, podrán elegir.

A los que piensan que Aguacate es un pueblo olvidado habrá que explicarles: hay gente interesada en acercar a los aguacatenses una parte de la cultura que hasta ahora tenían vedada; es un proceso lento, pero avanza.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


6 thoughts on “Sorpresas de Primavera en Aguacate, Cuba

  • el 9 mayo, 2017 a las 8:41 am
    Permalink

    Me gustaría que gravarasun un vídeo donde nací.En los campos de La Flor de Itabo y otro en Averoff y te juro qué lloraría cómo estoy llorado ahora al ver a mi pueblo amado pueblo.Soy de la familia Carrión molina Lima y viví en la calle el Carmen.Vine por el mariel y nunca he vuelto.gracia por el trabajo bonito y sentimental que has hecho.gracias.

  • el 9 mayo, 2017 a las 8:23 am
    Permalink

    Me gustaría que gravarasun vídeo en averoff otro. En los campos de:La Flor de Itabo
    .PUEDES?lloraría cómo un niño como VB estoy llorando ahora al ve te va a mí amado pueblo pues allí nací de la familia Carrión molina Lima calle :el Carmen gracia por tú gran trabajo tan bonito.No sabes cómo me has emocionado DCML.

    .

  • el 7 junio, 2014 a las 7:20 am
    Permalink

    Gracias, Irina, por mostrarnos un atisbo a la Cuba profunda, la que no sale en los folletos del turismo, pero que tiene incluso más valor. Estimula sobre todo ver a sus pobladores volcados en la actividad social y cultura. ¡Nos hace tanta falta!

  • el 7 junio, 2014 a las 4:41 am
    Permalink

    Es mi ciudad , es mi pueblo, bendito Aguacate. Natural soy de ahí , ahí nací ,mi infancia feliz fue ahí , al igual que mi adolescencia y me ha dolido mucho ver como poco a poco se quiebra . Valerosos esos jóvenes con esos proyectos de reanimación del alma de aguacate.No importa que no haya recursos financieros y materiales para una buena pintura del pueblo y otras condiciones para su mejoría. Pero al menos todo el que pueda que se sume y no se pierda la motivación de que vuelva a ser un pueblo lindo y feliz.Añorado por todos los que hoy están ausentes por una razón u otra y que sienten ese deterioro del pueblo en lo mas profundo de su alma . Adelante coterraneos con sus proyectos.

  • el 6 junio, 2014 a las 12:29 pm
    Permalink

    Aguacate era un pueblo bonito, no se como estará ahora.

    Es bueno que se hagan estas cosas en diferentes pueblos. Lastimosamente la oferta cultural eventual no hará que se recuperen de la falta de opciones económicas que hacen que la población emigre de ellos.

  • el 6 junio, 2014 a las 8:16 am
    Permalink

    muy lindo, irina, ojala se haga en muchos lugares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *