Serie del Caribe: Cuba, de invitado a protagonista

Ronal Quiñones

Serie del Caribe 1-8 Febrero en la Isla de Margarita, Venezuela
Serie del Caribe 1-8 febrero en la Isla de Margarita, Venezuela

HAVANA TIMES — La isla venezolana de Margarita en Venezuela, es el próximo gran destino del béisbol cubano. Allí, en el Estadio Nueva Esparta, se jugará entre el 1 y el 8 de febrero la próxima edición de la Serie del Caribe.

A ella Cuba llega en calidad de invitada, una condición que ha sido polémica porque tiene implicaciones más políticas que deportivas.

La Major League Baseball (MLB) necesitaba de la aprobación del gobierno de Estados Unidos a la inclusión de Cuba para dar luz verde al enorme talento latino que está bajo su tutela, sin el cual no solamente la Serie, sino todas las Ligas invernales de la región, sufrirían enormemente.

Hasta la firma del Acuerdo Invernal (Winter League Agreement), los torneos profesionales de Venezuela, México, República Dominicana y Puerto Rico no sabían si podían contar con los jugadores con contratos en Grandes Ligas.

De manera indirecta, esto se relaciona con Cuba porque la Oficina de Control de Fondos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, obliga a los peloteros de este país a renunciar a mantener cualquier tipo de relación con Cuba, para poder tomar parte en sus torneos.

Tras meses de negociaciones, finalmente se logró el permiso el pasado 3 de diciembre, se firmó el Acuerdo, y casi al unísono, como muestra de que ambas cosas estaban interrelacionadas, se logró que Cuba compitiera en Isla Margarita de manera excepcional.

Así se hace en cada ocasión para que Cuba tome parte en el Clásico Mundial, sin derecho a cobrar los premios en metálico, y así al parecer será con la Serie del Caribe, como dejó entrever el presidente de la Federación cubana, Higinio Vélez.

Cuba asiste a la Serie del Caribe como invitada, recalcó en una comparencia televisiva, donde añadió que su presencia en 2015 depende de muchos factores y permisos, los cuales serán analizados con tiempo para valorar la asistencia a esa edición del certamen regional. Por solamente mencionar uno: la venidera edición de la Serie será en Puerto Rico, territorio estadounidense, y esos son otros cinco pesos, para decirlo en buen cubano.

De entrada, está el problema del visado, que se ha negado más de una vez a personal deportivo cubano, y además las propias autoridades cubanas son muy recelosas de cualquier evento en la Isla del Encanto, porque es tierra demasiado fértil para las deserciones.

Villa Clara fue el campeon del  béisbol cubano del años pasado, ganando el derecho de representar la isla en la Serie del Caribe.  Foto: trabajadores.cu
Villa Clara fue el campeon del béisbol cubano del años pasado, ganando el derecho de representar la isla en la Serie del Caribe. Foto: trabajadores.cu

Existe el convencimiento de que con la vuelta de Cuba se pueda rescatar parte del interés perdido por este torneo, en buena medida, debido a la escasa participación en la Serie de las estrellas de Grandes Ligas, quienes son incluidos en la cláusula de fatiga extrema que figura en el Acuerdo Invernal, y se les veta del certamen regional.

Por otra parte, algunos especialistas ven con mucha cautela el trasfondo político actual, que pudiera hacer las cosas volver a su estado inicial, o avizoran un dominio aplastante de Cuba porque puede contar con la totalidad de sus mejores peloteros, a diferencia de los demás.

Asimismo, para el futuro se habla incluso de un sexto equipo, que evitaría el descanso obligatorio de esta ocasión y premiaría además al ganador de la Serie Latinoamericana, donde se miden los monarcas de las Ligas de Colombia, Nicaragua, Panamá y la Liga Invernal Veracruzana (México).

UN POCO DE HISTORIA

Por tradición, este es un certamen que reúne a los equipos campeones d los países pertenecientes a la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC): Panamá (hasta 1960), Cuba (hasta 1960 y después de 2013), México (a partir de 1970), Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela.

En el torneo en cuestión, que tiene una sede rotativa entre las naciones integrantes siempre en el mes de febrero, cada plantel puede estar reforzado con los mejores jugadores del resto de los equipos de su Liga.

Selecciones cubanas dominaron en siete de las primeras 12 ediciones (1949, 1952, 1956, 1957, 1958, 1959 y 1960), pero después de esa última coronación no se vio más a la mayor de las Antillas.

Primero el torneo sufrió un parón, y tras su reanudación en 1969, Cuba no regresó, ya que el gobierno de Fidel Castro había abolido el deporte profesional en 1961, y esta competición era para profesionales.

Sin embargo, algunas figuras de la mayor de las Antillas todavía preservan sus récords, como Lorenzo “Chiquitín” Cabrera, quien promedió 619 (13 jits en 21 turnos) en 1951, y el lanzador Camilo Pascual, victorioso en seis encuentros con cinco juegos completos en apenas un torneo.

Asimismo, tras la salida de Cuba, República Dominicana ha sido el gran animador, con 18 coronas, seguido por Puerto Rico, con 14.

Calendario de los juegos de la Serie del Caribe.
Calendario de los juegos de la Serie del Caribe.

En cuanto a los clubes, los Tigres del Licey dominicanos son los máximos ganadores, con 10 títulos (1971, 1973, 1977, 1980, 1985, 1991, 1994, 1999, 2004 y 2008).

Pasaron los años, y la CBPC se vio en la necesidad de elevar la calidad del certamen, decaída drásticamente en este siglo XXI.

Eso, más el prestigio del béisbol cubano, motivó a los directivos del área a formalizar el retorno de los cubanos, empeño que el propio presidente de la CBPC, Juan Francisco Puello, reconoce que persigue desde el inicio de su gestión en 1999.

La coyuntura en la Isla mejoró el pasado año, cuando tímidamente se reintrodujo la práctica profesional, en un intento de detener las deserciones de deportistas, pero la nueva variante está todavía por arrancar en serio.

Su aplicación más palpable ha sido en la Serie Mundial de Boxeo (WSB), y esta Serie del Caribe podría ser otro ladrillo en la construcción de ese monumento.

Puello ha reiterado que la entrada de la Federación cubana a la CBPC se haría con los mismos derechos y deberes que el resto, incluidas las cuotas de inscripción y los premios metálicos para equipos y jugadores, pero la OFAC dice otra cosa.

En este sentido, es una incógnita si luego de 53 años de ausencia a los cubanos se les permitirá cobrar lo que ganen en la Serie, o se mantiene la política de impagos vista en el II y el III Clásico Mundial.

La excepción fue el I Clásico, porque Cuba decidió donar los premios en metálico a las víctimas del Katrina, y ese dinero nunca tocó manos cubanas, los del II y el III están congelados.

ASPIRACIONES, ¿REALES?

El club Villa Clara, primer equipo cubano de béisbol que participará en medio siglo en la Serie, aspira a disputar el título de ese torneo, según ha dicho en más de una ocasión su manager, Ramón Moré.

Para eso, además de los refuerzos con los cuales alzó el trofeo en la pasada versión (el tunero Danel Castro, el holguinero Yordan Manduley, el santiaguero Edilse Silva y el artemiseño Jonder Martínez –el quinto refuerzo, el camagüeyano Dayron Varona, fue sancionado por intento de salida ilegal del país-), Moré decidió sumar al industrialista Yuliesky Gourriel, el matancero José Miguel Fernández, el granmense Alfredo Despaigne, los camagüeyanos Norge Luis Ruiz y Vicyohandry Odelín, y el espirituano Ismel Jiménez.

Todos ellos, de probada calidad en los más altos niveles del béisbol internacional en el cual participa Cuba, intentarán redondear un cuadro que desconoce todavía la mayoría de sus rivales, y eso siempre es una desventaja.

El sorpresivo campeón de la pelota cubana en 2013 cuenta para eso con aquella máxima de que en el béisbol no hay nada escrito, y que a fuerza de coraje podrán convertirse en la sorpresa del certamen.

Sí, porque nadie dude que si los anaranjados llegan al menos a la discusión del trono ya eso será una gran sorpresa, ante equipos acostumbrados a jugar este tipo de lides, y con peloteros mucho más hechos.

Para esta ocasión se determinó efectuar una sola vuelta de todos contra todos y en cada jornada habrá descanso para una de las cinco selecciones. El equipo que finalice en el último lugar automáticamente quedará excluido de la posibilidad de acceder a la corona. Según el formato de la competición, en los partidos semifinales se enfrentarán primero contra cuarto y segundo contra tercero, y los ganadores de las semifinales jugarán la final.

Villa Clara será la imagen de Cuba, y eso no siempre es bueno para los protagonistas, por las altas dosis de tensión que implica. En muchísimas ocasiones en los últimos años se ha visto al equipo nacional presa de los nervios porque a las claras no están disfrutando el partido y solamente sienten la exigencia de ganar.

Y vale aclarar para los que no son grandes fanáticos de la pelota, que esta presión no viene de los aficionados cubanos. Los cubanitos de a pie siempre queremos que nuestros peloteros ganen, pero una y otra vez los recibimos con los brazos abiertos aunque no traigan el título: eso dice a las claras que no se trata de una cuestión de vida o muerte.

Con esa mentalidad deben salir los villaclareños y sus refuerzos, y solamente así podrán aventajar a Puerto Rico, República Dominicana, México y Venezuela. Solamente el terreno de juego demostrará si este Villa Clara puede seguir la estirpe sembrada por los Elefantes de Cienfuegos, Tigres de Marianao, Leones de La Habana y Alacranes de Almendares.

3 thoughts on “Serie del Caribe: Cuba, de invitado a protagonista

  • el 3 febrero, 2014 a las 9:34 am
    Permalink

    jose ignacio, por desgracia sí está victor en el viaje, y ya sabes, si está, no se va a quedar callado. A lo mejor tiene que ver en los dos juegos perdidos.

  • el 31 enero, 2014 a las 3:11 pm
    Permalink

    Precisamente la ventaja la lleva el equipo cubano por tratarse de un torneo corto, la pueden pelear, por supuesto pero sin duda el equipo dominicano está casi sentado ya en el trono.

  • el 30 enero, 2014 a las 11:15 am
    Permalink

    Yo doy un voto de confianza por estos muchachos!
    Aunque el torneo es corto, será una buena experiencia para enriquecerse del béisbol q se juega fuera de la isla, pase lo q pase ganaremos todos!, tanto los organizadores del certamen, teniendo a Cuba de regreso al mismo, así como los cubanos, no tendremos a un equipo”todos estrellas”,ni tendremos a víctor mesa como manager. La suerte está echada!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *