Se buscan soluciones en Cuba, aunque sean a pequeña escala

 
 
Nasobucos confeccionados por la tienda privada de diseño de moda, Dador.

HAVANA TIMES – El proyecto CubaEmprende, en colaboración con AUGE (una consultoría de negocios), ha publicado un documento con una primera y detallada recopilación de las iniciativas que numerosos negocios particulares han llevado a cabo en los últimos meses para colaborar desde varios frentes en el enfrentamiento al Coronavirus en Cuba.

El texto, ya difundido por sus redes sociales, pretende recoger antecedentes para mostrar el rol que pueden jugar los pequeños negocios —e incluso algunos que en la práctica funcionan como pequeñas empresas, aunque aún sin reconocimiento legal—, desde distintas circunstancias en el desarrollo sustentables de la nación cubana.

Muchos de los emprendimientos particulares cubanos se han adecuado para colaborar a nivel local y cubrir algunas necesidades ante las inéditas circunstancias ocasionadas por el COVID-19. Ya sea desde la producción de equipamiento de seguridad para el personal médico que se encuentra en la primera línea de batalla contra la enfermedad, con la ampliación de sistemas de envío de diversos productos para propiciar el aislamiento hogareño que ha sido indicado por las autoridades sanitarias del país, con la creación y donación de nasobucos, o con la donación de productos y servicios —especialmente alimentarios y de aseo—, existe un buen catálogo de ejemplos y referentes.

Las acciones incluidas en el folleto fueron examinadas a través de dos simples criterios: que dieran muestra del valor de la comunidad emprendedora en las actuales circunstancias y que fueran de conocimiento público. Más adelante la serie continuará sus publicaciones con otras iniciativas de este tipo que no quedaron registradas en este primer corte. Así lo explica William Bello Sánchez, Coordinador del programa Oasis de responsabilidad Social Empresarial del proyecto CubaEmprende.

Hasta el momento, opina el también profesor, el sector privado ha operado en el país en un escenario donde la demanda es mayor que la oferta, lo que le ha permitido crecer, aun con restricciones. Se trata de un sector que ha propiciado la diversificación de productos y servicios, lo cual satisface numerosas necesidades y expectativas de diferentes segmentos de mercado, y que también ha generado la mayor cantidad de empleos en la última década, con salarios superiores al ingreso medio oficial del país. En palabras de William Bello, ha “creado puestos de trabajo para medio millón de cubanos”. Además, dice, la carga impositiva del sector es significativa y constituye un recurso importante para que el estado pueda proyectar diferentes inversiones de beneficio social y para el desarrollo.

“Los pequeños negocios, sin bien no tienen una gran capacidad productiva, o infraestructura, son más flexibles y se adaptan más rápido, lo cual puede ser muy bien aprovechado en varios de eslabones de nuestras cadenas productivas, aun con el actual marco legislativo. Las alianzas público-privadas pudieran aumentar de forma más eficiente las fortalezas de cada sector, reducir así las importaciones e incrementar el valor agregado de los productos nacionales”, explica.

El folleto mismo es muestra de que la capitalización de la creatividad, la innovación y el conocimiento “debe pensarse como algo sumamente conveniente para el crecimiento económico del país, venga de cualquiera de los sectores de nuestra economía y sociedad, para dar un mejor engranaje a los motores del desarrollo”.

Desde CubaEmprende, algunos de los principales obstáculos para el desarrollo del sector privado en Cuba siguen siendo:

  • Un marco legislativo con una lista de actividades que restringe el desarrollo de numerosas iniciativas surgidas en el sector y una carga fiscal que no estimula el crecimiento del empleo.
  • La ausencia de un mercado mayorista y el desabasteciendo que en general sufre el país.
  • Las medidas de la administración de Donald Trump hacia Cuba, que terminaron el periodo de mayor bonanza del sector y limitó el acceso a insumos y materias primas.
  • La demora en el tránsito de cuentapropistas a PYMES de muchos de los negocios existentes, dado el peso que tiene el reconocimiento, como figura jurídica, en el esquema empresarial y las relaciones que a partir de ello se pueden establecer.

Pero en lo fundamental, dice William, “el mayor obstáculo es subjetivo. Aún cuesta que se deje de ver al sector privado con hostilidad. Muchos buscan en el sector los problemas antes que las soluciones”.

El proyecto CubaEmprende surge como iniciativa del Arzobispado de La Habana. Desde el programa Oasis ha promovido la responsabilidad social en los negocios como cultura para elevar el bienestar y la participación activa de la empresa en el desarrollo sustentable. Para ello las acciones de capacitación y asesoramiento, la conexión con los emprendedores y la visualización de una gestión empresarial socialmente responsable en Cuba han sido las vías fundamentales empleadas. El presente folleto es resultado directo de estos objetivos.



One thought on “Se buscan soluciones en Cuba, aunque sean a pequeña escala

  • El sector privado llego para quedarse, se le debería dar más crédito a los mismos, por la televisión se ha visto como campesinos han entregado parte de su producción a los policlínicos, centro que tienen pacientes con corona virus, y no es solo en cuba o estados unidos, seguro son más los que están haciendo estas buenas acciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.