Santiago de Cuba a 6-meses de Sandy

Un buen sustituidor de importaciones

Dariela Aquique (Fotos: Janis Hernández)

Viviendas en construcción.

HAVANA TIMES — Muchas personas se han interesado por la situación real de los santiagueros que fueron afectados por el huracán Sandy en el mes de octubre del año pasado.

Sobre todo los que viven fuera de la ciudad no se conforman con las noticias divulgadas por los medios oficiales. A mi colega y a mí, por ser santiagueras, nos han pedido que hablemos de este asunto.

Ella accedió a hacer un fotoreportaje, mientras que yo me haría cargo del post. Empecemos por decir que sí hubo una pronta recuperación, más no por rápida ha sido total.

Los donativos recibidos de otros países, sobre todo materiales de construcción, han sido destinados en su mayoría a los centros estatales que sufrieron daños, fundamentalmente escuelas y hospitales. Aunque pese a este aporte, todavía pueden apreciarse instalaciones de este tipo que no han recibido restauración alguna.

Los fondos habitacionales sin embargo son los que más daño sufrieron y los que más demoran (y demorarán) en ser reparados.

En varios sitios de la ciudad, brigadas de constructores locales y venezolanos erigen edificios de tres  a cuatro plantas para acoger a familias cuyas casas fueron perjudicadas de forma total o parcial. Las prioridades dependen de los daños sufridos y de la conformación de los núcleos familiares.

Las familias con niños, ancianos, discapacitados o de muy bajos ingresos económicos ocupan los primeros lugares en el escalafón para que le sean asignadas las viviendas.

Casa aun destechada.

No obstante, no faltan las quejas. Otros plantean que se ha sido moroso en las construcciones. Otros dicen que los acabados de las viviendas no tienen la calidad requerida. Algunos murmuran sobre el  burocratismo y favoritismo con las asignaciones.

Y hay quienes aseguran que no faltó el desvío de recursos, o la venta ilícita de estos materiales en el mercado negro.

Pero lo que sí enfadó en verdad a la población fue el reparto de alimentos que entraron en calidad de donativos por países solidarizados.

Los granos y cereales, como el arroz y los frijoles, fueron vendidos en diferentes sitios a precios muy módicos, durante los primeros dos meses de pasado el ciclón.

En cambio, los productos congelados y en conserva pasaron a ser expedidos en los mercados Ideales, a precios espeluznantes.

Las latas vendidas a los núcleos familiares en los primeros días del desastre fueron solo de carnes en conservas, en su mayoría con fecha de vencimiento, muy próximas al momento de su venta, lo que generó gran disgusto.

Pese a estas irregularidades, la ciudad se ve bastante recuperada, las personas como siempre “bastante conformes”, aunque no falten los comentarios y las quejas en las paradas, en las colas, en cualquier lugar.

Para un señor que se refería a todo lo ocurrido, su punto de vista fue:

–  Bueno, llegó bastante ayuda regalada de afuera, al Estado le convino…., Sandy  fue un sustituidor de importaciones

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

3 thoughts on “Santiago de Cuba a 6-meses de Sandy

  • Un abrazo solidario a santiagueras y santiagueros. Hondo en el pecho llevo la satisfacción de haber colaborado, siquiera con un granito de arena, -y junto a otros cubiches en esta lejana tierra-, para hacer más llevaderas las necesidades de la gente en “Chago”. Ver que el pueblo va dejando detrás las ruinas es el mayor estímulo. ¡Felicitaciones por el trabajo, Dariela y Janis!

  • Veo y se los destrozos de Sandy en stg de CUba, creo que para ser un pais como es se ha hecho bastante, vivo aca en NY y anoche vi imagenes reales del tiempo actual y esta peor, creo que con menos han hecho mas que en esta ciudad que se dice la Capital del mundo y con suficiente ayuda, gracias.

  • Gracias por el reportaje, me parece preciso con lo sucedido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *