Rosario Murillo, la poderosa vicepresidenta de Nicaragua

Por Gabriela Selser  (dpa)

En círculos políticos se asegura que el enorme poder de la primera dama Rosario Murillo es justamente fruto del apoyo absoluto que le dio a su esposo cuando el fue acusado de 19 años de abuso sexual.  Foto: lavozdelsandinismo.com

HAVANA TIMES – A sus 65 años, Rosario Murillo es considerada la mujer más poderosa de Nicaragua. Poeta, escritora y vocera exclusiva del Gobierno, ha llegado a la vicepresidencia de la República de la mano de su marido, el mandatario Daniel Ortega.

La fórmula Ortega-Murillo ganó las elecciones del pasado 6 de noviembre con el 72,5 por ciento de los votos, según los datos oficiales de los comicios generales realizados sin oposición real ni observadores independientes.

Ortega, de 71 años, fue reelegido por segunda vez como candidato del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para iniciar un cuarto mandato presidencial este 10 de enero, el tercero en forma consecutiva.

Nacida en Managua en 1951, Murillo se opuso a la dictadura de Anastasio Somoza desde el grupo cultural “Gradas”, formado por artistas que en la convulsa década de 1970 se reunían en los atrios de las iglesias para manifestarse en contra del régimen.

Fue secretaria del asesinado director del diario “La Prensa”, Pedro Joaquín Chamorro, y en 1977 conoció a Daniel Ortega en el exilio en Costa Rica. Tras el triunfo de la revolución (1979-1990) y mientras su esposo gobernaba el país, ella dirigió la Asociación Sandinista de Trabajadores de la Cultura (ASTC).

Madre de nueve hijos, siete de los cuales los procreó con Ortega, “la compañera Rosario” fue ganando poder desde que el líder sandinista volvió al Gobierno en 2007, después de 16 años en la oposición.

Desde entonces, como “coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía”, ha sido la única vocera del Gobierno, dirige las reuniones del gabinete, coordina planes de emergencia, jornadas de salud y organiza en detalle cada uno de los actos gubernamentales.

Se afirma que los principales lemas del Gobierno, que combinan la jerga izquierdista con frases religiosas, han sido obra de esta poderosa mujer, en cuyas diarias intervenciones en las radios oficialistas invoca a Dios, a la virgen y todos los santos.

Ataviada con coloridos ropajes y abundantes anillos, pulseras y collares con piedras “de la buena suerte”, la primera dama ha punteado en las encuestas como el personaje “más popular”, aunque se afirma que en el FSLN hay muchos sandinistas que se le oponen.

Analistas opinan que fue elegida candidata a vicepresidenta para “asegurar la sucesión” en caso de que Ortega, aquejado desde hace años por una enfermedad nunca revelada, no complete sus cinco años de Gobierno.

Es la primera vez en Nicaragua que un matrimonio ocupa los dos máximos cargos de poder. Además, siete de sus hijos manejan inversiones, negocios privados y una docena de radioemisoras y canales de televisión.

En América Latina se recuerda el caso de Juan Domingo Perón e Isabel Martínez, ungidos presidente y vicepresidenta de Argentina en 1973. Tras la muerte del caudillo en 1974, Martínez asumió el Gobierno hasta ser derrocada por un golpe militar en 1976.

Además de los siete hijos con el presidente, Murillo tuvo previamente otros dos, entre ellos Zoilamérica Narváez, que en 1998 demandó a su padrastro Daniel Ortega por abuso y violación sexual desde que era una niña. El juicio no prosperó porque Ortega se amparó en su inmunidad como diputado.

En círculos políticos se asegura que el enorme poder de la primera dama es justamente fruto del apoyo absoluto que le dio a su esposo en medio del escándalo: ella se enfrentó públicamente a su hija biológica, quien hoy vive virtualmente exiliada en Costa Rica con un boliviano expulsado de Nicaragua en 2013.


3 thoughts on “Rosario Murillo, la poderosa vicepresidenta de Nicaragua

  • el 13 enero, 2017 a las 1:14 am
    Permalink

    Todo lo que leo acá sobre Nicaragua es cuán malosos (diabólicos) son Daniel y Rosario, como si en el país no viviera nadie más que ellos dos. Sería muy productivo si también se publicaran textos que muestren por qué la oposición no avanza, o por qué no logra destronar al sandinismo reciclado.

    Resultaría meritorio asimismo que se abordara el nuevo contexto económico en que se desarolla el país. Quizás entenderíamos mejor de qué van los nicas – más allá de las ojerizas personales- si tuviéramos a mano referencias como esta que publicó el Banco Mundial en 2016:

    http://www.bancomundial.org/es/country/nicaragua/overview

    “… A pesar de las turbulencias económicas globales, Nicaragua se ha destacado por mantener niveles de crecimiento superiores al promedio de América Latina y el Caribe. Disciplinadas políticas macroeconómicas, combinadas con una expansión constante de las exportaciones y la inversión extranjera directa, han ayudado al país a afrontar las turbulencias económicas derivadas de la crisis de 2008-2009 y de la subida de los precios de los alimentos y del petróleo.”

  • el 10 enero, 2017 a las 7:07 am
    Permalink

    Mientras las astucias y las pillerías sean “el mérito” de los dirigentes políticos en América Latina, no hacemos más que reciclar delincuentes de cuello blanco en las presidencias de nuestros países.
    Una madre que traiciona a su hija a favor del pedófilo de su marido, no tiene ninguna credibilidad.Una pareja que se apropió en “la piñata” de parte de las empresas públicas en 1990 no puede ser presidenciable en ningún lugar.No se puede eliminar las desigualdades abismales sociales ni desarrollar ningún país con las reglas del juego de la corrupción y del tráfico de influencias.No sé cómo el gobierno cubano demuestra esa amistad funesta con ese gobierno.Otro descrédito del gobierno cubano.

  • el 8 enero, 2017 a las 11:35 pm
    Permalink

    Me revuelve el estomago!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *