Rosario Murillo atiza discurso de odio, “en defensa del amor”

Rosario Murillo. Foto: el19digital.com

“Hijos del demonio”, dice Ortega, “vendepatrias, peleles, chingastes, puchos, criminales, terroristas, malignos, serpientes”, agrega Murillo

Por Cindy Regidor / Keyling T. Romero  (Confidencial)

HAVANA TIMES – La vicepresidenta Rosario Murillo, una vez más, descargó su discurso de odio contra los opositores en Nicaragua, en particular contra grupos feministas que defienden los derechos de las mujeres. 

La nueva ofensiva del régimen Ortega Murillo inició este martes 15 de septiembre, en el acto del 199 aniversario de la independencia del país, cuando el presidente Daniel Ortega se refirió a las masivas protestas de la ciudadanía que demandaba su salida del poder y amenazó a los opositores que enarbolan la bandera azul y blanco con cadena perpetua de cárcel.

“Prácticas terroristas que no podemos olvidar… cómo torturaban y cómo quemaban en abril de 2018”, dijo, además de insultar a la ciudadanía opositora llamándoles “cobardes, asesinos… no son nicaragüenses, son hijos del demonio, son hijos del diablo y están llenos de odio”. 

En Nicaragua persiste una crisis sociopolítica desde abril de 2018 cuando la ciudadanía salió a las calles a protestar pacíficamente contra el Gobierno de Ortega, que reaccionó con una brutal represión, perpetrada por fuerzas de seguridad y paramilitares, que dejó más de 300 muertes, miles de heridos, centenares de presos políticos y unos cien mil nicaragüenses que se vieron obligados a exiliarse debido a la persecución y a la crisis económica. La represión estatal y abusos de derechos humanos han sido condenados por organismos internacionales de Derechos Humanos como la CIDH, GIEI y OACNUDH  que califican los actos como crímenes de lesa humanidad.

Al finalizar el acto de este 15 de septiembre, la vicepresidenta y primera dama Rosario Murillo sumó insultos y amenazas hacia quienes no comulgan con el régimen: “Sabemos que el que se arrodilla frente a los imperios no le espera nada bueno. Primero, son traidores a su patria, vendepatria, peleles, chingastes, puchos, irresponsables y criminales”.

Este miércoles, en su acostumbrado monólogo diario a través de medios oficialistas, Murillo continuó con sus ataques. “Alterar la paz que atesora el pueblo nicaragüense, que tanto nos ha costado, es un crimen lesa humanidad”.

Incorporan nuevos conceptos

Tanto Ortega como Murillo incorporaron y destacaron en sus discursos los conceptos de “crímenes de odio”, “crimen de lesa humanidad”, a raíz de que un Tribunal de Conciencia establecido en San José, Costa Rica, les condenara por la comisión de tortura como crimen de lesa humanidad.

Este 11 de septiembre el tribunal juzgó 18 testimonios de víctimas de violencia sexual perpetrados por policías y paramilitares entre abril y agosto de 2018. Los abusos y violaciones sucedieron durante la detención y confinamiento de las personas que fueron capturadas de forma arbitraria e ilegal por participar en manifestaciones que exigían la salida de Daniel Ortega del poder.

“No cabe duda que el Estado de Nicaragua incurrió en un crimen de tortura a través del abuso y violación sexual de mujeres y hombres mientras se encontraban bajo la custodia de las fuerzas policiales y parapoliciales del país”, fallaron las reconocidas juristas y defensoras de derechos humanos con vasta experiencia en el campo de la justicia internacional y de defensa de derechos humanos Almudena Bernabéu, Alda Facio, Sonia Picado y Clemencia Correa.   

La sentencia agrega que “esas torturas se cometieron de manera sistemática por agentes del Estado contra la población civil nicaragüense, constituyendo por tanto un crimen de lesa humanidad”.

Victimarios como “víctimas”

Ortega y Murillo volvieron a acusar a la oposición de cometer torturas y violaciones durante las protestas en 2018. Se trata de un método del discurso de odio llamado “acusación en espejo”, que consiste en imputar a la víctima los mismos crímenes que el perpetrador comete.

Durante los meses de protestas ciudadanas de 2018, que consistieron principalmente en marchas masivas y tranques o barricadas desplegados en todo el país como forma de resistencia ante la represión estatal, parte del discurso oficial del régimen Ortega Murillo consistió en acusar a los manifestantes de delincuentes y de cometer abusos por los que dicho régimen ha sido responsabilizado, tales como la violencia sexual como tortura. 

El régimen Ortega Murillo pretende incorporar la cadena perpetua en la ley y la Constitución Política. Ortega justificó el cambio como solución y castigo a los recientes femicidios de dos niñas en Mulukukú, en la Costa Caribe Norte, aunque seguidamente señaló a opositores de cometer “crímenes de odio” que deben ser castigados.

El anuncio ha preocupado a organizaciones opositoras y defensoras de derechos humanos, que consideran que el verdadero fin es castigar a la oposición que demanda el fin de la dictadura. 

“Y todavía vociferan… Cuando hay quienes pretenden que no se castigue, en esta Nicaragua bendita y siempre libre, los crímenes de odio, decimos ‘a confesión de parte…’”, dijo Murillo este miércoles. 

“Pretendieron acabar con Nicaragua, con la paz, con la concordia, con los procesos económicos victoriosos, nunca más. Se los decimos categóricamente, el terrorismo, nunca más”, amenazó.

Ataque a feministas

Este miércoles Murillo atacó también a organizaciones y defensoras de los derechos de las mujeres, especialmente a quienes demandan aborto terapéutico como un derecho reproductivo para casos en que la vida de la mujer embarazada corre peligro. 

Aseguró que las Comisarías de la Mujer fueron cerradas en 2016 a causa de dichas organizaciones que “usaban las Comisarías de la Mujer para promover esas malas prácticas”, aseguró sin ofrecer explicaciones.

“Relanzamos las Comisarías de la Mujer. Nos vimos obligados a hacer un tránsito hacia otro modelo. ¿Por qué fue? Porque andaban por ahí las disfrazadas promoviendo el aborto desde las oficinas y las Comisarías de la Mujer… Es una denuncia que hasta ahora estamos haciendo porque se atreven a hablar en nombre de las mujeres quienes quieren acabar con la vida de las niñas o niños antes de nacer”, continuó Murillo.

“Hemos sido acusados por defender el derecho a la vida en el vientre materno… Había quienes tenían el negocio, clínicas, para acabar con la vida de niños no nacidos encubierto, por supuesto, con una cultura desarrollada, decían… Muy progresistas, cuando en verdad lo que están haciendo es queriendo negarle al ser humano el derecho a la vida”, aseguró la vicepresidenta”.

Organizaciones feministas han criticado de forma directa y consistente a Ortega Murillo desde 2006, cuando en campaña electoral previa a su retorno al poder apoyaron la prohibición del aborto terapéutico para ganar apoyo político, acercandose con la Iglesia Católica.

Organizaciones por los derechos de las mujeres señalaron que se trataba de un retroceso en materia de derechos humanos, pues la figura se encontraba contemplada desde 1837 en el Código Penal.  “La prohibición total del aborto en Nicaragua está poniendo en riesgo la salud y la vida de mujeres y niñas”, advertieron organismos internacionales de derechos humanos.

Las acusaciones de Murillo contra las feministas llegan luego de que este domingo 13 de septiembre un grupo de feministas saliera a la calle a realizar una manifestación en Carretera a Masaya en la capital, demandando justicia por el aumento de femicidios en el país, en especial los ocurridos en Mulukukú, en la Costa Caribe Norte el sábado 12, cuando las dos niñas fueron asesinadas en la comunidad de Lizawe.

Las 30 mujeres decidieron protestar a pesar del estado policial de facto instituido por el régimen, en que las protestas son reprimidas por la Policía. Poco después de iniciar su reclamo, dos patrullas policiales interrumpieron la protesta, al menos una manifestante fue golpeada a patadas, cinco resultaron detenidas de forma temporal y algunas les arrebataron celulares, pancartas y pañoletas.

La primera dama también insultó a los opositores que han pedido a la comunidad internacional que imponga sanciones económicas contra funcionarios del régimen Ortega Murillo.

“Van orgullosos, vanidosos, soberbios, a tomarse fotos con los amos, a pedirles de rodillas que acaben con Nicaragua, con las instituciones nicaragüenses… Asaltantes, terroristas, mentirosos, hipócritas, vendepatria. Agachados. Los que tienen esos apellidos que a lo largo de nuestra historia han traicionado y vendido la patria, los mismos son. Aah, ahora pretender ser los grandes demócratas. ¿Qué son? Asaltantes, ladrones, criminales, terroristas, malignos, son serpientes”, dijo Murillo, quien es una de los más de 20 funcionarios sancionados económicamente por Estados Unidos. 

Canadá y la Unión Europea también sumaron a las sanciones por las violaciones de derechos humanos perpetradas por el régimen y como forma de presión para que acepte una transición pacífica, elecciones libres y transparentes como salida a la crisis sociopolítica y de derechos humanos que persiste hasta hoy.

Lea más artículos sobre la situación en Nicaragua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *