Revisando la 1ra etapa de la actual temporada beisbolera cubana

Peter C. Bjarkman*

Maikel Caceres de Holguín. Líder de bateo con .400.

HAVANA TIMES – ​​Por segunda ocasión consecutiva la Serie Nacional de Béisbol  de Cuba celebra una temporada “dividida” de forma extraña, que involucra a los tradicionales 16 equipos de todas las provincias del país, incluido el municipio especial Isla de la Juventud, que luchan durante una primera mitad de 45 juegos para clasificarse para una segunda ronda de 42 juegos que incluye solamente los ochos primeros equipos.

La primera parte de la actual temporada concluyó el domingo 29 de diciembre con los ocho clasificados determinados oficialmente, pero también con gran cantidad de juegos suspendidos todavía por realizarse. Los juegos programados para realizarse del 4 al 7 de enero no cambiarán los nombres de los finalistas, pero si pueden puede alterar el orden de los cinco o seis primeros conjuntos.

Las posiciones finales tienen gran importancia, pues ellos determinarán el orden de selección durante la segunda ronda cuando seleccionen los cinco jugadores de refuerzo de los equipos que ya fueron eliminados, un proceso selectivo que está programado para ser llevado en vivo por la televisión nacional este jueves 9 de enero en víspera del juego Todos Estrellas que tendrá lugar el próximo fin de semana.

El nuevo formato dividido de la Serie cubana no ha estado exento de cierta cuota de controversia, pues, al parecer, ha aliviado la debilidad de un campeonato largo, mientras al mismo tiempo ha propinado un duro golpe contra uno de los tradicionales puntos de orgullo del evento.

Existen pocas dudas de que la concentración de las principales figuras del país en un contingente más pequeño de equipos ha fortalecido la calidad de los juegos durante la segunda “Etapa” rumbo al campeonato.

Al mismo tiempo, la eliminación de ocho equipos a mitad de temporada (y también la transferencia de algunos de los principales jugadores de la Isla, que pierden sus trajes tradicionales para tomar la de equipos contrarios) ha dejado a la mitad del país sin partidos locales y sin un interés enraizado durante gran parte de año.

Este sistema socava ahora el antiguo concepto de un verdadero deporte nacional y también debilita un formato único que permite a las estrellas locales jugar solo para sus equipos natales durante toda una carrera.

Ariel Miranda de Mayabeque fue el líder en ponches con 73.

Este año la primera media ronda se mantuvo muy apretada durante los dos meses de acción, con menos de cinco partidos separando a los ocho clasificados y con las dos últimas posiciones de la tabla sin determinarse hasta el último día de juego. Artemisa, Santiago y Ciego de Ávila llegaron cojeando hasta la meta con igual cantidad de ganados y perdidos 24-21,  pero los Tigres avileños quedaron fuera por haber perdido las subseries  frente a Artemisa y a Santiago de Cuba (y el último de estos obtuvo  el séptimo lugar por su superioridad individual frente a  Artemisa).

La primera etapa trajo una serie de pequeñas sorpresas, coronado por las buenas actuaciones de los normalmente perdedores Isla de la Juventud y Artemisa, este último después de haber permanecido en el sótano de las dos últimas temporadas, en las que participó por primera vez.

Quizás igualmente inesperado fueron los dramáticos descensos experimentados por dos de las potencias permanentes de la liga, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila.

Los Gallos espirituanos desde temprano cayeron en una vertiginosa crisis con la pérdida de pretemporada de los tres hermanos Gourriel (especialmente Yulieski, el estelar tercera base y quien ha sido durante mucho tiempo una figura incondicional de la selección nacional), los tres fueron trasladados a finales de agosto al equipo de Industriales, en un cambio muy controvertido relacionado con la salud y la reubicación del padre y antigua estrella de la Serie cubana, Lourdes Gourriel.

Ciego (bajo la dirección de Roger Machado) consiguió el campeonato solo dos años atrás y con un fuerte cuerpo de lanzadores encabezado por las estrellas del equipo nacional Vladimir García, Yander Guevara y Yadir Rabí fueron escogidos por la mayoría de los pronosticadores experimentados como el equipo retador.

Posiciones finales de la primera mitad de temporada (incluyendo los juegos suspendidos jugados entre el 4-7 de enero)

Equipo (G-P, GB)

Industriales (28-16, —)
Matanzas (28-17, 0.5)
Villa Clara (27-18, 1.5)
Isla de la Juventud (27-18, 1.5)
Pinar del Río (26-19, 2.5)
Holguín (25-20, 3.5)
Santiago de Cuba (24-21, 4.5)
Artemisa (24-21, 4.5)

Ciego de Avila (24-21, 4.5)
Las Tunas (22-23, 6.5)
Mayabeque (21-24, 7.5)
Granma (19-25, 9.0)
Cienfuegos (18-27, 10.5)
Camaguey (17-28, 11.5)
Guantánamo (15-30, 13.5)
Sancti Spiritus (14-31, 14.5)

La primera mitad de la actual campaña también estuvo marcada por una serie de logros notables y deslumbrantes caídas en lo individual.

Durante el penúltimo día de competencia, en el estadio Latinoamericano de La Habana, Yulieski Gourriel igualó el total de jonrones (247) establecido veinte años atrás por su legendario padre; al día siguiente su compañero de equipo Alexander Malleta (jugando ahora su temporada 16) sobrepasó su propio hito al convertirse en el jugador número 36 en la historia de las series nacionales en llegar a las 200 jonrones.

La acción de los primeros días de competencia estuvo marcada por el no-hit no run número  53 (coincidiendo precisamente con el número de años de la liga cubana) propinado por el as villaclareño Freddy Asiel Álvarez. La obra maestra de Álvarez tomó la forma de blanqueo 1-0 frente a Sancti Spíritus en su propia casa del estadio César Sandino.

También en el pitcheo, la actual temporada vio sufrir al estelar de Sancti Spíritus Ismel Jiménez en su peor año 2-6 (en gran parte como resultado del inexistente apoyo ofensivo de sus desanimados compañeros de equipo). Hace menos de un año Jiménez superó brevemente al Duque Hernández para reclamar, momentáneamente, el average de porcentaje de ganados de todos los tiempos.

Actuaciones notables adicionales durante los últimos dos meses han sido el éxito  de Maikel Cáceres con un promedio de bateo de .400 para Holguín,  y la sorprendente resurrección del alguna vez estelar industrialista Frank Montieth, quien paseó el circuito con un promedio de efectividad de (1.17) y con una impecable marca de ganados de 4-0 como el abridor más efectivo de la liga.

Los jonrones disminuyeron durante todo el año y algunos de los mejores bateadores de la liga muestran números sorprendentemente bajos: especialmente Alfredo Despaigne (7), Yulieski Gourriel (5), y Yosvany Peraza (4).

Líderes de pitcheo y de bateo de la primera mitad (sin contar los juegos suspendidos)

Frank Montieth fue invicto con un promedio de carreras de 1.17.

Bateo
Promedio: Maikel Cáceres (Holguín ) 0.400
Hits: Maikel Cáceres (Holguín ) 70
Carreras anotadas: Héctor Hernández (Camagüey) 37
Cuadrangulares: Dary Bartolomé (Camagüey) 8
RBI : Yadiel Hernández (Matanzas) 38
Bases Robadas: Luis la O (Santiago) 17
Slugging : Ariel Sánchez (Matanzas) 0.538

Pitcheo
ERA: Frank Montieth (Industriales) 1.17 ( 46.0 Innings )
Porcentaje: Frank Montieth (Industriales) 4-0 ( 1.000 )
Ganados: Yosvani Torres (Pinar del Río) 7
Ponches: Ariel Miranda (Mayabeque) 73
Salvados : José Angel García (Artemisa) 15
Entradas: Norge Luis Ruiz (Camagüey) 79,0
Apariciones: Yadir Rabi (Ciego de Ávila) 24

La liga ahora disfruta de otra breve pausa (después de realizarse media docena de partidos) antes de que se pongan en marcha los partidos del campeonato el 14 de enero.

La programación de la segunda mitad (que corresponde al enfrentamiento de cada conjunto contra los siete rivales en series de tres partidos en casa y como visitador) continuará hasta mediados de marzo, con dos semanas de suspensión (desde el 25 de enero hasta el 11 de febrero) para que el actual campeón de la liga, Villa Clara, participe en el campeonato profesional de la liga de invierno de la Serie del Caribe que este año se celebrará en Venezuela.

Las vacaciones de la mitad de la temporada también cuentan con el concurso de Todas las Estrellas este 12 de enero, que se realizará por primera vez en el estadio Cristóbal Labra de la Isla (Nueva Gerona).

Teniendo en cuenta la fuerte competencia que se presenció durante la primera mitad, este año el sorteo del jugador de refuerzo (9 de enero) es probable que juegue un papel significativo en inclinar la balanza de poder entre los equipos contendientes durante la segunda mitad.
Durante el sorteo estarán disponibles toleteros incondicionales como Alfredo Despaigne (Granma), Freddy Cepeda (Sancti Spíritus), y Dany Bartolomé (Camagüey), líder en jonrones de la primera mitad del torneo.

Más importante aún será la reubicación de algunos de los mejores talentos del pitcheo, representado por el líder en ponches el zurdo Ariel Miranda (Mayabeque) y el relevista caballo de batalla Yadir Rabí (Ciego de Ávila ), así como Norge Luis Ruiz (Camagüey), Vladimir García y Yander Guevara (Ciego de Ávila), y Noelvis Entenza (Cienfuegos).

Para algunos, si no la mayoría de los equipos sobrevivientes, el día del sorteo esta semana bien podría demostrar ser la fecha más importante de toda la campaña.
—–
(*) Peter Bjarkman es autor de Una historia de la pelota cubana, 1864-2006 (McFarland, 2007) y es ampliamente reconocido como una autoridad en el béisbol cubano, pasado y presente. Se ha informado sobre la Liga cubana y el equipo nacional cubano como escritor para www.BaseballdeCuba.com durante los últimos seis años y actualmente está escribiendo un libro pionero (“El Yanqui en el Dugout cubano”) sobre sus dos décadas de viajes a Cuba y sus aventuras dándole cobertura a la selección nacional cubana en el exterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *