Residuos de arroz para estirar la masa del pan en Cuba

“No podemos hacer nada, nos han orientado que le agreguemos al pan hasta un 20% de paja y puntas de arroz”. (14ymedio)

La paja del cereal y las puntas del grano se usan normalmente en Cuba como pienso para los puercos.

Por Mercedes García (14ymedio)

HAVANA TIMES – “Desde hace dos días no hay quien se lo coma”, lamenta Luciano, residente en el reparto San Luis de Sancti Spíritus, mientras muestra a unos vecinos la mañana de este viernes el pan del racionamiento. En medio del déficit de harina de trigo, las panaderías estatales en varias zonas de esta ciudad deben añadir a la masa hasta un 20% de residuos del descascarado de arroz, una mezcla que lo vuelve de textura arenosa y sabor agrio.

“Hasta con los bizcochos lo están utilizando y quedan duros, muy duros”, añade el jubilado, que, tras comprar el jueves pasado en la panadería normada, regresó a reclamar a la empleada por la mala calidad del producto. “No podemos hacer nada, nos han orientado que le agreguemos hasta un 20% de paja y puntas de arroz”, explicó la trabajadora. Sin embargo, en ningún lugar del local se lee un cartel donde se advierta a los clientes sobre la nueva receta.

“Ella me lo contó a mí porque me conoce de toda la vida pero no les han dicho que deban informar a los consumidores sobre este cambio”, lamenta el retirado. La empleada le confesó a Luciano que “cuando hacen la nueva fórmula toda la paja del arroz sube y es muy difícil mezclarla. Los panaderos están muy molestos con esto porque son los que ponen la cara al final”.

“Eso normalmente se ha usado como pienso para los puercos, porque incluye la paja del arroz y también puntas del grano. Como alimento animal no es malo, pero para hacer pan no sirve mucho”

Otro trabajador de una panadería en la barriada de Viento Negro confirma a 14ymedio el cambio en la confección del pan que, asegura, comenzó a implementarse esta semana, aunque no es la primera vez que se le añaden otros productos a la harina para estirarla. “Traen los sacos de residuos de los molinos de la carretera del Jíbaro, donde se descascara el arroz”, explica.

“Eso normalmente se ha usado como pienso para los puercos, porque incluye la paja del arroz y también puntas del grano. Como alimento animal no es malo, pero para hacer pan no sirve mucho”. El espirituano detalla que “antes de este ‘invento’, los guajiros que crían puercos pagaban unos 250 pesos por una lata de estos residuos, los cocinaban y ahí tenían algo que darles de comer”.

Sin embargo, en la mezcla con harina de trigo y para el consumo humano, el empleado estatal considera que “reseca la masa final y por eso el pan se desmorona como si fuera arena. Además se oscurece, y lo que no entra por los ojos no entra por la boca: la gente lo compra y con la misma regresa porque se asusta cuando lo cortan, nada más verlo con ese color amarillento oscuro”. Para mayor problema, “el sabor es malo, como a saco, a paja”.

La mezcla de otros ingredientes con la harina de trigo para confeccionar el pan del racionamiento no es nada nuevo. En la crisis de los años 90 y también en los últimos meses, las panaderías estatales han echado mano de boniatos, yucas y plátanos para lograr cubrir la demanda. Pero estas mezclas no han logrado convencer a los clientes, que alegan que con esos añadidos el pan puede conservarse menos tiempo debido al calor y, para colmo, toma rápidamente un sabor agrio.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.