Rehenes de Ortega: aislamiento, interrogatorios y torturas

Vista de las celdas del complejo carcelario Evaristo Vásquez, conocido como “el nuevo Chipote”. Foto: Tomada de El 19 Digital

Tercera visita confirma que mantienen en celdas de castigo solitario a Dora María Téllez, Tamara Dávila, Ana Margarita Vijil y Suyén Barahona

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Por más de cinco meses el régimen de Daniel Ortega ha sometido a los presos políticos encarcelados en “el nuevo Chipote” a constantes interrogatorios, aislamiento en penumbra, hambre y agravamiento de sus enfermedades crónicas, confirman sus familiares tras la tercera visita permitida en más de medio año, desde que comenzaron las detenciones a finales de mayo de 2018, pese a que la legislación nacional establece el derecho a una visita semanal. 

Tercera visita a presos políticos confirma aislamiento

De los presos políticos, capturados en la última oleada represiva de Daniel Ortega, previo a las votaciones del 7 de noviembre, 31 de ellos comparten celdas en El Chipote . Sin embargo, cuatro mujeres: Dora María Téllez, Tamara Dávila, Ana Margarita Vijil y Suyén Barahona, miembros de la Unión Democrática Renovadora (Unamos), permanecen en total aislamiento en celdas de confinamiento solitario desde que fueron apresadas, hace más de 159 días. 

Peltier Barahona, hermano de Suyén Barahona, presidenta de Unamos, asegura que está “firme, fuerte y que nunca la van a quebrar”, pese a que ha permanecido sola desde hace más de cinco meses. Su familia está preocupada por su estado de ánimo, y por la separación de su hijo.  

“Se nos están agotando las formas de explicarle que su mamá no está para él (…) Para Suyén eso significa un acto de tortura que está fuera de todo el debido proceso. El hecho de que la estén privando de la crianza de su hijo, que es un derecho que ella tiene como madre. Es realmente cruel”, reclamó su hermano. 

Aunque las condiciones son precarias para todos los reos políticos, el caso más “urgente” es el de Tamara Dávila, quien “sigue totalmente incomunicada”, señaló Victoria Cárdenas, esposa del aspirante presidencial, Juan Sebastián Chamorro. Bertha Valle, esposa del también precandidato presidencial, Félix Maradiaga, destacó el caso de Dávila y demandó un trato humano para los detenidos. 

Los presos políticos se enfrentan a la pérdida de peso acelerada, los interrogatorios constantes, la negación de acceso a sus abogados, porciones reducidas de comida que se traducen en desnutrición, bloqueo al ingreso de alimentos por parte de sus familiares y cero comunicación con el exterior. Algunos de los reos de conciencia se enteraron hasta este 15 de noviembre del discurso de odio de Ortega, en el que les llamó “hijos de perra”, “apátridas” e insinuó exiliarlos.

El político opositor José Pallais le dijo a su esposa, Jilma Herdocia, que él jamás ha pensado en exiliarse. Mientras que otros detenidos ni siquiera lograron comentar sobre el contexto sociopolítico por el nivel de vigilancia durante las visitas.

María Consuelo Céspedes visitó a su esposo, Walter Gómez, exgerente financiero de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro este martes 16 de noviembre. El hombre de 55 años ha perdido 37 libras en seis meses de encierro. No recibe sol y pasa a oscuras todo el tiempo, por lo que teme que su visión pueda verse afectada. 

Su esposa lo encontró con buen ánimo, pese a que los interrogatorios continúan. Esta tercera visita “nos golpeó más” porque “no lo queremos dejar”, expresó apesarada. Durante dos horas se limitaron a platicar sobre cuestiones familiares porque el entorno no permitía ahondar sobre la situación del país, indicó.  

Violeta Granera con problemas dentales y gástricos

Julio Sandino, hijo de Violeta Granera y exiliado en Estados Unidos, asegura que su madre ha perdido un poco más de 25 libras, pero está tratando de comer para recuperarse. Aunque es “durísimo estar sin libertad” continúa resistiendo con la ayuda de Dios, dijo.  

Granera sufre problemas dentales y gástricos, lo que dificulta la ingesta de alimentos. “Se le quebraron sus muelas por lo duro de algunas comidas y necesita que le hagan un trabajo urgente porque no puede comer más con los dientes de adelante. Se tarda bastante tiempo en comer y eso le da problemas gástricos. Hay algunas comidas que no puede ingerir porque son fritas y duras”, indicó su hijo.

En la soledad de la cárcel, Granera se dedica a rezar desde que despierta. Su llamado a la población es que no pierda la esperanza y resista. 

José Pallais con llagas en su espalda  

“Está subsistiendo” responde la esposa del doctor José Pallais, Jilma Herdocia, después que lo visitó en la cárcel. El político opositor continúa perdiendo peso, pero ya no de forma acelerada. También sufre de dolor y tiene llagas en la espalda. Duerme en una silla para enfrentar la apnea del sueño que padece y continúa tomando antibióticos.

“Hace unos días estaba durmiendo muy mal, y no puede dormir boca abajo con los problemas de la espalda”, relató su esposa. Cuando lo apresaron lo mantuvieron aislado, pero actualmente comparte celda con otro preso político. Únicamente salen para los interrogatorios o por visitas a la clínica. Desde la perspectiva de Herdocia, el trato hacia los detenidos “está más suave” porque ya no los despierta en la noche. Él “está sólido moralmente”, remarcó.

Algunos de los hoy más de 170 presos políticos en las cárceles de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Félix Maradiaga en penumbra 

Sin embargo, en el caso del precandidato presidencial, Félix Maradiaga, las condiciones carcelarias no han cambiado: permanece en total oscuridad, apenas recibe sol cada diez días por unos 15 minutos, la alimentación es deficiente, los interrogatorios son constantes y debe permanecer en silencio. Para su esposa, Bertha Valle, esas circunstancias no representan el mínimo respeto a la dignidad humana. 

“El tema del seguimiento de salud de los presos políticos no es algo que se está tomando con beligerancia. Hay personas que tienen varias complicaciones de salud”, señaló Valle. Sobre los cuestionamientos contra su esposo, Valle indicó que las preguntas están ligadas a las “acusaciones falsas” contra los opositores, han llegado a ser repetitivas, por lo que considera que la verdadera intención es mantener la presión psicológica sobre ellos.

Maradiaga y el resto de presos políticos permanecieron sin ver a sus familiares por 41 días, desde la última visita, el 11 de octubre. “Eso es un acto de tortura” , denunció Valle. 

Norma Vega, esposa de Pedro Vásquez, conductor de Cristiana Chamorro -quien se encuentra bajo arresto domiciliario- , indicó que su estado de salud, y ánimo sigue firme y fuerte.

“Todo se lo dejo en las manos de Dios porque el único juez es Jesucristo. Yo sigo pensando positivamente, y de aquí salimos, porque salimos”, le dijo Vásquez a su esposa.

Lesther Alemán pasa hambre y Aguirre Sacasa bajo interrogatorio

Lesbia Alfaro, madre del líder estudiantil, Lesther Alemán, asegura que su hijo está mucho mejor, tanto física como espiritualmente, en comparación con la visita anterior. Sin embargo, la pérdida de 25 libras es notable. Alemán está más delgado y luce pálido porque apenas recibe el sol por diez minutos una vez a la semana.

También experimenta mucho dolor de cabeza que, según Alemán, es provocado por el encierro y la falta de comida, por hambre. Las porciones de los alimentos que les brindan son insuficientes. Unos días les dan dos bebidas y otros, solo una. A la vez, padece dolor en la espalda porque la colchoneta que cubre la fría losa en la cárcel es demasiado delgada y por su altura, debe reposar con sus piernas recogidas.

Los interrogatorios son diarios por un lapso de media hora, indicó Alfaro, quien demanda que les permitan el ingreso de alimentos a todos los presos políticos.

Al ex canciller Francisco Aguirre Sacasa, lo interrogan de dos a tres veces al día. Lo despiertan a las cuatro de la mañana sin razón alguna. El resto del tiempo, al igual que el resto de prisioneros debe permanecer en silencio, lo que “mentalmente es tortura”, indicó su hija, Georgie Aguirre. 

José Adán Aguerri no logró despedirse de su mamá  

Carolina Jackson, hija del expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, expresó que su padre ha perdido 30 libras y “psicológicamente -está- afectado por la muerte de su mamá y no poderse despedir. Preocupado y con angustia por su familia y su país”, expresó. 

La madre de Aguerri, Hilda Chamorro Hurtado, falleció el 11 de octubre, sin la oportunidad de ver en libertad a su hijo, capturado por el régimen de Ortega, el 8 de junio. Jackson asegura que los reos de conciencia no están bien y desconoce por qué no han tenido reporte de las revisiones médicas que le realizó Medicina Legal. 

Una demanda generalizada de los presos políticos es que les permitan el ingreso de frazadas y ropa de frío, ya que actualmente se cubren con toallas, que son insuficientes ante el cambio de temperatura característico del fin de año. Asimismo, solicitan les permitan ingresar biblias. Los familiares continúan demandando su libertad e invitaron a la población a sumarse en ayuno y oración este jueves 18 de noviembre. Claman por una “Navidad sin presos políticos”. 

Lea más noticias desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *