Régimen Ortega promueve destrucción de Reserva

y se mantiene asediando a las autoridades Rama-Kriol

“El único que manda es Daniel Ortega”, les repiten. La detención arbitraria y asedio contra el Gobierno Territorial Rama Kriol es su realidad diaria

Por Cindy Regidor (Confidencial)

HAVANA TIMES – 400 quemas han ocurrido dentro de la Reserva Indio Maíz en los últimos seis meses. Nada ha cambiado desde aquellas manifestaciones ocurridas en abril de 2018 que protestaban por la respuesta tardía del Gobierno ante un incendio de gran magnitud que devoraba el bosque protegido.  Dos años después, siguen denunciando maltrato y asedio por parte del Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“Unos cuantitos”, les llamó despectivamente un oficial del Ejército de Nicaragua a los 18 miembros del Gobierno Territorial Rama Kriol (GTR-K) que realizaban una gira de evaluación del bosque y que fueron retenidos durante varias horas el pasado domingo 27 de septiembre en la comunidad Nueva Quezada, municipio de El Castillo, departamento de Río San Juan. “Son unos cuantitos ustedes que andan en eso de la defensa, ya los conocemos”, les dijeron los militares, que, a pesar de conocerlos, los detuvieron, requisaron y trataron de manera incriminatoria.

Becky McCray, la primera mujer abogada del pueblo indígena Rama y asesora legal del GTR-K, contó a CONFIDENCIAL los detalles del asedio que vivieron los líderes indígenas y afrodescendientes que culminó con la detención arbitraria e ilegal del presidente del GTR-K Teodoro McCrea Williams que fue trasladado a la estación policial de Boca de Sábalos, y explica que el hecho sienta un grave precedente. 

Los militares desconocieron y deslegitimaron la autoridad del GTR-K ante los pobladores de la zona, quienes incluso, al ver al grupo retenido pensaron se trataba de delincuentes: “Decían que, qué bueno que agarraron a los delincuentes, a los criminales, traficantes de tierras. Ha habido abuso de poder, fuimos humillados ante la población”, relata McCray. 

Los únicos que protegen Indio Maíz, no solo no cuentan con el apoyo de las autoridades como el Ejército o la Policía, sino que también les desconocen como autoridades y obstaculizan su trabajo, denunció la abogada.

“No estoy para estar escuchando estupideces, aquí no existe Gobierno territorial. En Nicaragua el único Gobierno que existe, el único que manda es el comandante Daniel Ortega, no hay ningún otro Gobierno”, le dijo un oficial de la Policía de Boca de Sábalos al presidente del GTR-K McCrea Williams cuando intentaba explicarle quién era y por qué su detención era injusta.

GTR-K en vigilancia permanente de la reserva

La defensora legal del GTR-K explica que se encontraban en la Reserva como parte de sus planes de acción para la conservación del bosque y en defensa de su territorio que fue titulado en diciembre del año 2009. “Planificamos dentro de nuestras actividades giras a la reserva, sobre todo en la zona núcleo, para recopilar información sobre el avance de la invasión de colonos hacia nuestro territorio ancestral titulado y en la reserva Indio Maíz”. 

La gira empezó el 20 de septiembre y lograron identificar cuántas familias están asentadas dentro de la zona y con qué documentos o autorización cuentan para posesionarse de tierras comunales y realizar actividades agrícolas y ganaderas. La gira era del conocimiento de autoridades como el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) y autoridades regionales, incluyendo Johnny Hodgson, secretario político del Frente Sandinista (RAAS), los alcaldes de San Carlos y de San Juan de Nicaragua.

Al momento de la salida del equipo de la reserva fue que se dio el incidente con el Ejército. Les tomaron fotos, les impidieron seguir su viaje, revisaron sus pertenencias y les quitaron un mapa y un GPS. Mientras las autoridades del GTR-K eran tratados como sospechosos de cometer algún delito, colonos entraban y salían de la reserva con ganado, con insumos y equipos  para la agricultura y la ganadería a la vista y paciencia de los uniformados, describe McCray.

Para la abogada la deslegitimación pública del GTR-K crea un mal precedente, ya que los colonos desacreditarán cualquier reclamo del GTRK sobre las tierras. “Nos sentimos tan ofendidos, porque incluso nosotros ya habíamos hablado con más de 150 familias de colonos dentro de la reserva, dándoles información de que dentro de la Reserva no puede haber asentamientos humanos por la misma categoría de la Reserva, igual les explicamos que eran tierras comunales tituladas legalmente por el Estado de Nicaragua y que ese territorio está bajo nuestra administración”.

Becky McCray, asesora legal del Gobierno Territorial Rama y Kriol durante encuentros con colonos en que explicó la Ley 445. //Foto: Cortesía

“Tuvimos que explicar como mil veces a los oficiales del Ejército con base legal, argumentos legales, quiénes éramos, que estábamos actuando conforme a las leyes, que era nuestro territorio. No nos sirvió para nada. Parecieran cosas pequeñitas, pero para nosotros son expresiones de discriminación… todo lo que dice la Constitución Política no se respeta, el Gobierno miente al decir que hay restitución de derechos humanos de los pueblos indígenas a las comunidades afrodescendientes. Si las mismas instituciones del Estado no nos respetan es porque ha habido expresiones, ha habido orientaciones de desconocer a los gobiernos territoriales y comunales”, considera.

El Ejército de Nicaragua, por su parte, en la nota de prensa 093/2020 publicó  otra versión de los hechos: dijo que el grupo de líderes se negó a presentar sus cédulas de identidad “poniendo en entredicho la identidad de cada uno de ellos”. La nota no habla de la detención de McCray sino que más bien la retrata como un “traslado” voluntario. 

McCray exige que el Ejército haga una aclaración y una disculpa pública ya que su actuación creó una mala imagen del GTR-K en la zona.

El estado de Indio Maíz

Tras la gira de siete días, el GTR-K prepara un informe sobre el estado en que se encuentra Indio Maíz. 

McCray adelanta que la invasión de los colonos, la destrucción de los bosques es mucho mayor de lo que han informado personas que han entrado a la zona anteriormente. “Ya las zonas del norte y la zona del sur están totalmente invadidas. Hay colonos que tienen ‘carrileado’ o trabajando de cincuenta manzanas para arriba dentro del núcleo de la reserva”, detalla.

Carriles dentro de la Reserva Indio Maíz. Los colonos trazan esos caminos en medio del bosque para entrar y salir más fácilmente, ya sea con ganado o para la extracción de madera. Fotografía tomada por el GTR-K durante su más reciente gira. //Foto: Cortesía.

Algunos de estos colonos fueron desalojados de la Reserva en 2003 y se les prometió serían reubicados fuera, pero eso nunca ocurrió, por lo que se volvieron a asentar en el mismo lugar en 2013, otros volvieron en 2017, algunos incluso se tomaron parte del territorio Rama Kriol y muchos manifiestan que cuentan con el apoyo del alcalde sandinista de El Castillo, Rigoberto Obando.

Qué es el GTR-K

Los gobiernos comunales tradicionales han existido previo a que la Región Autónoma fuera parte del Estado de Nicaragua. Los gobiernos comunales son elegidos por la Asamblea Comunal de cada comunidad, autoridad máxima. 

McCray explica que los gobiernos territoriales nacen con la Ley 445 Ley del Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica de Nicaragua y de los Ríos Bocay, Coco, Indio y Maíz en el año 2003. “Se establece que si las comunidades querían formar un bloque territorial podrían hacerlo. En nuestro caso, se juntaron las comunidades del pueblo Rama, que son seis, más tres afrodescendientes Kriol, y decidieron reclamar un solo bloque territorial y titularlo de esa misma forma”.

El GTR-K lo conforman 18 miembros: dos miembros de las nueve comunidades del Territorio Rama-Kriol. Tiene su propia estructura, con distintas áreas técnicas de trabajo como justicia comunitaria, ecoturismo y economía, cultura y deportes, saneamiento de tierras comunales. 

Representa a 2500 ciudadanos Rama y 300 ciudadanos Kriol. Es elegido por las nueves comunidades del territorio que delegan esta responsabilidad en los 63 miembros que participan en una Asamblea Territorial. En junio de 2019 hubo cambio de Gobierno y se eligió a Teodoro Jaime McCray Williams como presidente y a los otros miembros que fueron detenidos por el Ejército de Nicaragua el pasado 27 de septiembre. 

Con el trato que el Ejército dio al GTR-K hubo un desprecio a toda esta población. “Fue un atropello, una violación a nuestros derechos humanos, una discriminación y desconocimiento de la existencia de los gobiernos comunales y territoriales, la existencia de los pueblos indígenas y afrodescendientes y, más aún, desconocimiento de las propiedades comunales que tenemos bajo nuestra administración y mediante nuestra propia forma de gobierno”, subraya.

Sigue las noticias sobre Nicaragua aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *